Rumbo a la innovación

El Salón Náutico Internacional de Barcelona suelta amarras e inicia su singladura hacia su 57ª edición con muy buenas expectativas. Del 10 al 14 de octubre, los muelles de la Fusta y de Espanya del Port Vell reunirán más de 275 expositores y varios centenares de embarcaciones tanto en tierra como en agua en una edición en que el certamen reafirma su apuesta por la tecnología y la digitalización como elementos clave para la modernización de la industria náutica.

Organizado por Fira de Barcelona, con la colaboración de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN), el Salón Náutico Internacional de Barcelona tiene previsto crecer un 8% en relación a la edición de 2017.

El buen comportamiento del sector, en recuperación, se verá reflejado en los más de 275 empresas y más de 700 barcos (165 de ellos, en el agua), lo que convertirá a la 57ª edición del certamen en una de las mejores de los últimos años.

Una vez más, el Salón Náutico Internacional de Barcelona contará con una amplia muestra de las marcas de referencia en el mercado. En este sentido, hasta este momento, ya han confirmado su participación importantes empresas del sector como Beneteau, Jeanneau, CNB-Lagoon, Sunseeker, Touron, Yamaha o Zodiac.

El presidente del salón, Luis Conde, afirmó durante la presentación del evento que «la edición de este año reafirma las sensaciones de 2017 y pondrá de manifiesto la recuperación y oportunidades del sector náutico español».

El mercado náutico ha comenzado la temporada en positivo, en el primer semestre se han matriculado 3.256 embarcaciones

Por su parte, el secretario general de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN), Carlos Sanlorenzo, explicó que «el mercado náutico ha comenzado la temporada en positivo, en el primer semestre de este año se han matriculado 3.256 embarcaciones de recreo frente a las 3.171 del mismo periodo de 2017, lo que supone un crecimiento del 2,7%».

Por esloras, los segmentos que más han crecido han sido el de embarcaciones entre 6 y 8 metros, que han pasado de las 595 matriculaciones del año pasado a las 695 de 2018, lo que significa un aumento del 16,8%; y el de los barcos entre 12 y 16 metros que crece un 12,6%, con 116 matriculaciones frentes a las 103 registradas en el primer semestre de 2017.

Carlos Sanlorenzo destacó el potencial y el efecto tractor de la náutica de recreo en España, «un sector cuya actividad aporta 12.000 millones de euros sobre la producción efectiva total, 4.822 millones de euros sobre el VAB (Valor Añadido Bruto) y 82.345 empleos directos e indirectos del que forman parte 3.700 empresas».

La edición de 2018 contará con un amplio programa de actividades para fomentar la práctica de la náutica que, en los últimos años, se está revelando como una destacada propuesta para hacer turismo. España, con 375 puertos deportivos y 7.880 kilómetros de costa, es uno de los países que presenta un mayor potencial para el desarrollo de la náutica.

El certamen exhibirá con la mayor muestra flotante que se puede reunir hoy en España.

Imagen de archivo de una de las muestras anteriores