El megayate de los 200 millones

El barco es propiedad del empresario israelí de origen kazajo Alexander Machkevith

Lady Lara

el desfile de los megayates más impresionante del mundo ya ha comenzado en Eivissa con el Lady Lara, un superyate de 91 metros de eslora. El barco, propiedad del empresario israelí de origen kazajo Alexander Machkevith, está valorado en unos 200 millones de euros.

Este megayate atracó en el puerto de Ibiza el pasado martes donde llegó procedente de Gibraltar. Botado en 2015 es obra del astillero alemán Lurssen.

Además de grande es también uno de los más lujosos y espectaculares, como lo atestigua su posición número 64 entre los yates con más eslora el mundo.

El deseo del propietario de crear un equilibrio armonioso entre los espacios interiores y exteriores, hizo que el responsable de todo el diseño fuera Reymond Langton Design.
Entre las peculiaridades de este barco destacan los balcones abatibles de las suites VIP, un el beach club junto al agua, y unas amplias instalaciones de spa y tratamiento. A bordo, los espacios interiores cuentan con una elegante selección de acabados que fluyen hacia las áreas abiertas. Las cubiertas exteriores ofrecen una variedad de opciones para que los huéspedes disfruten en las zonas entretenimiento abiertas y creadas para aprovechar el sol y los espacios interiores más privados e íntimos.

El Lady Lara cuenta con un beach club junto al agua

Estas son algunas de las comodidades con las que pueden deleitarse los 18 invitados que se alojan en los nueve camarotes. Para ello cuentan con una tripulación de 40 personas.
El propietario es Alexander Machkevith, filólogo de formación, aunque su trayectoria ha permanecido unida a los negocios tras la disolución de la URSS. Actualmente es uno de los socios principales de la empresa de materias primas Eurasian National Resources Corporation (ENRC).

La embarcación atracó en Ibiza el martes 5 de junio