Grupo de autoridades que acudió a la inauguración de la muestra.
Grupo de autoridades que acudió a la inauguración de la muestra.

El ‘Mystere’ es la joya del Salón Náutico de Palma (ahora llamado Boat Show). Un velero de reluciente casco azul, cuatro cabinas y finísimas líneas con arboladura de un único mástil y 43,2 metros de eslora. Su precio es el récord de la feria, 11,5 millones de euros. Su localización, el pantalán de los grandes veleros, donde por una vez las joyas se pueden ver y tocar, preguntar por ellas a sus responsables, conocer detalles y secretos y pisar sus cuidadas cubiertas de madera de teka. Eso sí, con permiso y desprendiéndose primero del calzado, como es costumbre.

Con más de doscientos expositores, barcos de todos los tamaños y los últimos accesorios y gadgets para navegar, el Salón Náutico de Palma abrió ayer sus puertas al público en el Moll Vell hasta el próximo 4 de mayo. Y lo hizo sin colapsos ni grandes aglomeraciones, pero sí con una más que notable y continua afluencia de ciudadanos.

Numerosas personas se acercan estos días al club náutico.
Numerosas personas se acercan estos días al club náutico.

En el interior del recinto, el público paseaba y disfrutaba del ambiente y las demostraciones en un día de sol y buen tiempo, mientras las terrazas de las cafeterías lucían a plena actividad. En el exterior, la policía portuaria multaba a los coches mal aparcados, en estos días más de la cuenta por el inicio de la temporada turística y la coincidencia de la feria náutica con la Beer Palma instalada en el Parc de la Mar. Novedades, tendencias y excentricidades.

Entre las primeras, las nuevas tablas hinchables de Mistral de padel surf y windsurf, para aquellos usuarios poco exigentes que quieren guardar la embarcación en el barco sin complicaciones o para el aprendizaje de los más pequeños en situaciones de poco viento y oleaje. Entre las tendencias, los nuevos prismáticos que ha llevado a la feria la firma francesa Bernard Optic, binoculares marinos de aspecto clásico, 7,5 aumentos, pero resistentes al agua y con la suficiente flotabilidad para no perderlos, lo que hace posible recuperarlos en caso de accidente, explica Aurélie, que atiende el expositor.

La excentricidad más grande es el añadido que luce el majestuoso velero ‘Aphrodite A’, de 42,6 metros de eslora, un solo mástil y cuatro cabinas: una silla de pesca de altura en la popa, lo que un clásico definiría como un pecado de nuevo rico que desconoce por completo el tipo de barco que se ha comprado y cree que en el mar también es posible la cocina de fusión. Junto al ‘Eleonora’, con sus palos trinquete y mayor que lo distinguen de los demás, el ‘Twiligt’, el ‘Alexa’, un espectacular chárter habitual de los muelles de Puerto Portals, o el ‘Mondago’, un grupo de chicas trabaja a destajo en dos grandes mesas al aire libre preparando espectaculares ramos de flores que luego adornarán los centros de mesa de los superyates.

Barcos equipados con todos los detalles más lujosos y confortables
Barcos equipados con todos los detalles más lujosos y confortables

Hay expositores de mobiliario náutico, de motores fuera e intraborda, de sondas de profundidad y sistemas de navegación por sátélite, de embarcaciones neumáticas y deportivas de todos los tamaños y de vehículos auxiliares, desde bicicletas electricas a pequeñas motos y automóviles del tipo minibuggy. En los pantalanes el atuendo de marinero de pantalón bermuda y polo de manga corta convive con los trajes a medida de los ejecutivos de astilleros y empresas de chárter internacionales. En las terrazas, se sirve café, refrescos, cervezas y copas de un conocido champán frances cuya botellas ahora se ha vestido de blanco. Porque la feria ofrece ocio y negocio por igual, es un espacio para disfrutar, ver y también para dejarse ver.

Bauzá destaca el auge del sector náutico

Bauzá destaca el auge del sector náutico
Bauzá destaca el auge del sector náutico

El presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá,destacó el jueves en la inauguración del Salón Náutico Internacional de Palma el vigor del sector náutico en el archipiélago, que da trabajo a 2.500 personas y factura 340 millones de euros anuales, según los últimos datos. Bauzá abrió oficialmente ayer la trigésima segunda edición de una feria en la que este año participan 207 expositores en representación de unas 3.000 marcas y a la que hasta se espera una afluencia de público superior a 40.000 visitantes hasta su cierre el próximo lunes. El presidente autonómico destacó que el 75 % de los expositores presentes en el muelle de Palma repiten, lo que prueba su fidelidad con un evento «que se ha convertido en un referente en el mundo náutico, tanto en España como a nivel internacional».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here