Dos clásicos imponentes

[:es]Los barcos de Arabia Saudí son habituales de Ibiza y Formentera [:en]The ships are common in the Pitiusas[:]

El megayate mide 147 metros de eslora

Su imponente entrada en el puerto de Ibiza no deja nunca de sorprender aunque lleve varios veranos repitiendo la misma maniobra. El Prince Abdulaziz suele pasar parte del verano junto a su inseparable Al Diriyah yendo y viniendo de Ibiza a Formentera. El impresionante yate fue el más grande y lujoso fabricado en el siglo pasado y durante veinte años nadie le bajó de ese pedestal. Hoy con sus 147 metros de eslora y 18 de manga está entre los diez más grandes del mundo.

Construido en Dinamarca en 1984, fue remodelado en 2005, y aunque no han trascendido imágenes de su interior, sí se sabe que el vestíbulo es similar al del Titanic, un gran espacio con una espectacular escalera, decorado con muebles clásicos.

El megayate fue encargado por el conocido como Rey Fahd, Fahd bin Abdelaziz al-Saud, rey y primer ministro de Arabia Saudí. A su muerte fue heredado por Abdul Aziz bin Fahd, uno de los mayores fan de las Pitiusas.

Las maniobras de atraque son todo un espectáculo
Las maniobras de atraque son todo un espectáculo

Este barco que, además de por su gran tamaño destaca por las dos enormes chimeneas azules, puede alcanzar un velocidad máxima de 22 nudos aunque la de crucero es de 18. Para alimentar los dos potentes motores diesel, el depósito tiene capacidad para 400.000 litros. Y como complemento, en su cubierta tiene un helipuerto con su correspondiente helicóptero.

En su interior pueden alojarse cómodamente 64 invitados, y para estar en todo momento atendidos cuentan con una tripulación de 65 aproximadamente personas.

Al menos en Ibiza, el barco siempre está acompañado por Al Diriyah. Los dos barcos, además de las rutas, comparten las líneas azules que atraviesan sus cascos. Construido en los años 60, hoy destaca por su aspecto clásico. Mucho más pequeño, comparado con Prince Abdulaziz, mide 78 metros de eslora y 11 de manga. El yate, también decorado a todo lujo, puede alojar 16 invitados y 41 tripulantes.

Las embarcaciones llevan varias semanas atracados en Ibiza desde donde suelen partir a medio día hacia Formentera y llegar de nuevo la Pitiusa Mayor hacia las diez de la noche. ¡Todo un clásico ver el espectáculo de las entradas y salidas del puerto!.

Visita: charter.diariodeibiza.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here