Las grandes y medianas urbes europeas se engalanan de forma especial para celebrar las fiestas navideñas, creando un ambiente entrañable y diferente del resto del año que fomenta al mismo tiempo las compras de Santa Claus (Sinterklaas) o Papá Noel y Navidad, las dos grandes fiestas de los regalos de los Países Bajos.

La geografía, arquitectura y la especial medida humana de la capital de Holanda le confiere un carisma y atractivo especial en esta fechas en sus canales principales y en las pequeñas callejuelas de algunos barrios típicos de la ciudad de los canales como el famoso Negen Straatjes, una zona de pequeños comercios originales y exclusivos donde comprar ropa de diseñadores locales, antigüedades, decoración, libros, discos o tomar una copa o café en sus Coffee shops o bares típicos de la ciudad.

Experiencia inolvidable

En Amsterdam se celebra por estas fechas el Amsterdam Ligth Festival (Festival de Luces) que también tuvo lugar en Eivissa en octubre. El ‘Boulevard de luces’ es una sucesión de shows en los puentes, canales y edificios en el curso del río Amstel sobre los que se proyectan inauditas imágenes. El símbolo fuerte de las celebraciones es el clásico árbol de pino navideño de 20 metros de alto, decorado con 40.000 luces y un cableado de 4.000 metros en la plaza del Dam al que se suma la iluminación de los árboles que bordean los canales menores. Recorrer las calles de Kalverstraat, Leidsestraat, Rembrandtplein, Nieuwendijke, en el centro urbano, Koningsplein o la lujosa y exclusiva P.C. Hoofstraat durante las compras navideñas es una experiencia inolvidable.

En los tradicionales mercados navideños callejeros al aire libre se instalan cientos de puestos que ofrecen artículos de regalo, souvenirs y todo lo que busque para comprar. A’dam es uno de los destinos favoritos del turismo en Europa donde se realizan festejos, eventos y celebraciones únicos en el mundo como el patinaje sobre hielo en pistas o en los canales helados. Una tradición para la población cuándo nieva o en los inviernos más fríos cuándo se congela el agua de los canales y se puede patinar sobre ellos, viviendo una sensación única.


- Publicidad -