Al igual que el tejido empresarial español, donde el 99 por ciento son pequeñas empresas, es decir pymes con menos de 250 trabajadores, Ibiza y Formentera ofrecen un panorama industrial dominado por microempesas del sector servicios volcadas evidentemente en el turismo.

Desde el boom turístico de los años 60, la isla ha vivido distintos picos de expansión económica y con ellos también han llegado la aparición de las zonas o polígonos industriales. Al principio, con mayor desorden urbanístico y en espacios sensibles medioambientalmente, como la zona más cercana al parque natural de ses Salines, que surgió también por cercanía al aeropuerto; y otros que debido al desarrollo urbanístico se han quedado muy cerca de la ciudad, como el Can Bernat o el de Can Bufí. Estos dos últimos quizás sean los que más problemas de movilidad ofrecen por ser las primeras zonas industriales que nacieron alrededor de la ciudad de Vila.

La zona industrial de Can Bufí. Vicent marí

Con el paso de los años, la expansión empresarial emigró a otros municipios, además de Vila y de Sant Josep, como Sant Antoni y Santa Eulària. De hecho, es en estos dos últimos donde se han desarrollado dos de las zonas industriales más importantes actualmente, el polígono de Montecristo en la carretera de Sant Antoni y el de Ca na Palava, en el inicio de la carretera de Sant Miquel. Allí se ha asentado gran parte de los nuevos negocios que han surgido en la isla y han llegado otros en busca de mayor espacio. Es Gorg, a las afueras de Vila, es otro espacio industrial en crecimiento y que también se está desarrollando con el orden que necesitan este tipo de infraestructuras. Estas zonas disponen de calles amplias, servicios y naves modernas y se presentan como una oportunidad para los empresarios que quieran buscar un asentamiento interesante para desarrollar su negocio.

Montecristo, el mayor

Fue a principios del siglo XXI, cuando se puede decir que comenzó el segundo boom turístico de la isla, cuando se empezaron a desarrollar estas zonas. En 1999 los promotores del polígono industrial de Montecristo comenzaron con las obras de esta vasta extensión de 350.000 metros cuadrados, es decir cerca de 35 campos de fútbol, y en la que se iba a levantar la mayor zona industrial de las Pitiüses. Desde entonces, la llegada de empresas y negocios a esta zona ha sido contaste hasta convertirse hoy en día en la más variada y amplia zona industrial.

La zona industrial de Montecristo es la mayor de la isla. S.G.CAÑIZARES

EL POLÍGONO DE MONTECRISTRO, LA MAYOR ÁREA INDUSTRIAL DE LA ISLA CUENTA CON 140 NAVES

Montecristo lo forman cerca de 140 parcelas, que se dividen entre terrenos de mil y dos mil metros cuadrados y a día de hoy tiene prácticamente el 90 por ciento de ellas ocupadas. La mayoría de parcelas, casi un centenar, son las de mil metros. Las naves no pueden exceder de una altura máxima de 7 metros. En cuanto a la gestión y organización de este espacio, ésta corresponde a una junta de compensación que está formada por los propietarios de los terrenos.

Ca na Palava, el último en llegar

El polígono de Ca na Palava surgió en el año 2000 por la necesidad de adecuar una zona industrial en el centro de la isla. Su construcción se realizó bajo criterios urbanísticos muy estrictos y cumpliendo dos objetivos básicos: funcionalidad y estética.

Polígono industrial de Ca na Palava. S.G.CAÑIZARES

En los 80.000 metros cuadrados de Ca na Palava se reparten naves desde 200 metros a mil metros cuadrados, en calles amplias, iluminadas y con alguna zona verde pública y privada. Son los propietarios los que se encargan del mantenimiento de las zonas comunes. El polígono está conectado a la depuradora y dispone de red de agua corriente, electricidad soterrada y servicios de telecomunicaciones.

CA NA PALAVA COMENZÓ A CONSTRUIRSE EN EL AÑO 2000 Y TIENE UNA SUPERFICIE DE 80.000 METROS

La mayor reivindicación de los empresarios del polígono es la remodelación de la carretera de Santa Eulària, una vía saturada diariamente y por la que circulan la totalidad de vehículos que trabajan en el polígono.

Los accesos, la mejora de las carreteras y la seguridad son varias de las principales reclamaciones del colectivo empresarial que se reparte por la media docena de polígonos industriales de Eivissa. Sin duda, una parte muy importante del tejido empresarial de la isla.

- Publicidad -