Se considera una soñadora que adora ver feliz a la gente y crear vestidos únicos para momentos inolvidables. Kate Winslet, Lady Gaga, Beyonce, Gwen Stefani y otras famosas lucen sus diseños en la alfombra roja y grandes eventos. Yulia Yanina es una encantadora mujer de familia rural, hecha a sí misma, que triunfa en los poderosos salones de la alta costura de París y Moscú con una moda imperial.

¿Cuál es su idea de la moda?
Son las diferentes posibilidades y herramientas que puedo ofrecer a la gente para hacer su vida más creativa y bonita. Su concepto de moda se basa en la búsqueda de la belleza, la armonía y la diversión. Es normal, adoro la armonía y la felicidad. Si la gente es feliz, tú también. Es como organizar una fiesta, crear una atmósfera especial y cuidar hasta el último detalle. Cuando ves a la gente feliz y en armonía, tú te sientes igual.

Usted realiza diseños exclusivamente para mujeres, ¿le gusta recrear la feminidad?
Creo que cuando la diseñadora es mujer puede sentirlo más adentro. Nuestras colecciones y vestidos son muy emocionales. Es una dedicación hacia la mujer y cuando ella se prueba nuestros vestidos siente algo especial. Esta es la idea principal, sentir confianza y felicidad.

¿Para diseñar vestidos prefiere mujeres delgadas o con curvas?
Eso depende, me gustan las mujeres en general. Me encanta ayudarlas de algún modo, soy una especie de psicóloga de la moda.

¿Cómo se siente cuando ve mujeres con sus trajes en la alfombra roja de Hollywood o en el Festival de Cannes?
Soy una soñadora. Todas las nuevas estrellas o artistas famosas a las que les gustan nuestros vestidos son como un regalo. Me siento muy halagada y orgullosa de lo que hacemos, me da mucha alegría y satisfacción. Es una recompensa al trabajo, algo que te llena y te motiva.

¿De dónde le llega su prodigiosa inspiración?
Me viene de todos lados. Ibiza ha sido una gran inspiración. La nueva colección tiene mucho que ver con la isla, es sorprendente. Me atrae mucho la isla porque me siento fantásticamente bien aquí. Las mujeres aquí no tienen edad y ese es mi concepto de la mujer. Siempre lo comento con mis clientas, les digo que la edad no importa para estar bella. Yo misma me siento mucho más joven y eso es lo importante. Nuestra moda ayuda a las mujeres a no tener una edad determinada, después de los 30 viene un tiempo maravilloso. Cuando me preguntan cuantos años tengo, contesto: ‘No lo sé, me he olvidado’, ya que me siento como si tuviera 35 años.

Le gusta mucho diseñar vestidos de noche y de novia, ¿por qué no hace moda prêt-à-porter? No estoy de acuerdo, creamos de todo para nuestros clientes. Solíamos hacer colecciones de todo tipo: ropa de cóctel, de diario y de casa, ya que queríamos cubrir todas las edades, desde la abuela hasta la hija y la nieta, porque los eventos familiares suponen una gran responsabilidad. Por ello nos encargamos y somos muy honestos.

Su línea de moda nupcial es realmente impactante e imperial. ¿Qué le inspira a la hora de crear vestidos de novia tan increíbles? ¿Es igual que para diseñar uno de noche o es diferente?
Los vestidos de novia son una historia completamente diferente ya que es importante crear un vestido único para un momento más único. Es un diseño exclusivo para una sola persona y tiene que sentir que ninguna otra persona en el mundo va a llevar el mismo vestido. La boda es un día muy especial en una mujer. El día de tu boda te sientes la más bonita del mundo y esa sensación se mantiene toda tu vida. Me casé muy pronto, con solo 18 años, pero desde ese momento siento que soy una mujer bella y puedo compartir este sentimiento con las novias a las que visto.

Sus vestidos de novia son sexys.
No se pueden crear vestidos de novia demasiado sexys para un gran evento familiar. Debes crear un vestido increíblemente bello, único e individual pero tienes que pensar que tiene que gustar a muchísima gente y tiene que ser absolutamente precioso para todos los invitados. La novia tiene que sentir que es la mejor y debe ir a esa aventura con la confianza que es la mejor.

¿Prefiere el blanco o el color para la moda nupcial?
Prefiero el blanco, son vestidos únicos que uno solo se permite una vez en la vida. Me encantan las ceremonias, celebraciones y eventos y animo a la gente a hacer eventos porque puedo crear vestidos increíbles para esos momentos.

«Mi moda son las diferentes herramientas y posibilidades que puedo ofrecer a una mujer para hacer su vida más bonita y creativa»

¿Cuál es la diferencia entre un vestido de novia ruso y uno europeo, por ejemplo? Cada país tiene una tradición diferente, pero depende de la nacionalidad y el deseo de mostrar el estilo de vida que tenga la familia.

¿A quién le gustaría vestir para casarse?
Es importante mantener una buena relación entre el diseñador y la novia, tienes que sentir que confía en ti, independientemente de quién sea. Si siento que confía en mí en seguida empiezo a sonreír y a hacer mi trabajo, pero si por el contrario no detecto esa complicidad nunca lo haría. Estas son las reglas de nuestra casa también. No trabajo con la gente con la que no existe una complicidad y un entendimiento, tiene que haber una conexión.

¿Esta forma de pensar y actuar le ha dad algún dolor de cabeza?
En ocasiones han acudido a mi taller mujeres con gran poder adquisitivo, conocedoras de la alta costura y me hablaban del estilo de Channel y Dior. Les remarco que si vienen a mi taller tienen que confiar en mí. Tuvimos un encuentro en Ibiza con una familia cuya hija era muy fan de nuestra marca y estaban encantados de conocerme, esto es importante para mí porque se trata de una relación humana. No me gusta ver solo una imagen snob de alguien que se puede permitir un vestido caro, quiero ver a la persona, de este modo me abro y trabajo a gusto.

Hay quien comenta que usted es como Christian Dior en sus buenos tiempos en los que el cliente iba al atèlier a confeccionar un traje. ¿Se siente así? Creo que sí. Aunque no pretendo ser Christian Dior, quien ha sido una especie de gran maestro para mí, conozco todo sobre su vida porque tengo una gran colección de libros sobre su historia. De algún modo siento que tengo que seguir en esta línea, ya que para las mujeres la costura tiene que ser un sueño, por eso me gusta que mis colecciones sean llevables y ponibles. Un traje nupcial tiene que ser un sueño y una realidad al mismo tiempo.

Yanina Couture es una empresa familiar con historia y, de repente, se convierte en una marca famosa, ¿cómo ha sido esa transformación?
Evolucionamos, crecemos y vendemos en países de todo el mundo. Ahora compran nuestra colección demi couture Japón, Inglaterra y Estados Unidos, entre otros. Mi pasión es la costura y las estrellas se enamoran de nuestros trajes, no les presionamos. Es un gran momento para Yanina Couture porque las mujeres pueden sentir, probarse muchos vestidos y descartarlos si no se sienten a gusto.

¿Le gustaría crecer como marca o prefiere mantener el carácter familiar de sus vestidos exclusivos para eventos importantes?
Es difícil que una empresa familiar se quede pequeña cuando tiene un estatus, una reputación y un reconocimiento importante en la alta costura. Iremos creciendo en haute-couture, estamos pensando hacer algo en París, sin embargo me gusta seguir siendo creativa y soñadora, no quiero volverme comercial y que mis clientes lo perciban. Ponerse un vestido no significa solo llevarlo sino que emana muchas otras cosas. Si una nominada para un Oscar o un Award lleva un vestido exclusivo se sentirá ya ganadora antes de que se den los premios.

«puedo aportar elegancia y confianza a una mujer y eso no tiene precio»

¿Mantendrá también esta línea en los vestidos de noche?
Lo mismo pasa con los vestidos de noche, puedo aportar elegancia y confianza a la mujer y eso no tiene precio. Me gusta ser honesta, ser yo misma y no tratar de ser otra persona, esta es mi libertad. No dependo de nada, ni de la situación, voy a mi ritmo y por mi camino. Adoro a mi gente, a mi familia y crear vestidos de ensueño.

¿Quiere mantener su libertad para crear?
Es un estilo de vida, no es necesario ser más rico o más ambicioso para jugar a este juego. Hay gente que no es famosa y cada año compra un par de piezas nuestras, me encanta esta tradición. Nuestra marca invita a eso, crea una historia sobre la moda y la costura. Somos una especie de maestros de la costura ya que años atrás poca gente sabía nada sobre ella. No quiero depender de nada ni de nadie. Ahora sueño con los Oscars, Cannes y los Festivales de Cine.

Sus diseños combinan la sofisticación europea con la cultura y moda rusa, ¿es su visión particular o es parte del negocio?
Es parte de la identidad de la casa, marca registrada y nuestra seña de identidad. Estoy muy en contacto con la vestimenta tradicional y la artesanía rusa, tratamos de mantener la tradición y recoger reminiscencias interesantes del pasado. Para ello tenemos un gran equipo que se encarga de los bordados y estamos orgullosos de que toda la producción se realice en Rusia. Lo bonito es que nuestra casa de moda rusa se ha hecho popular a nivel internacional y hemos puesto nuestra marca al alcance de los clientes del mundo.

«Yanina Couture invita a la tradición, crea una historia sobre la moda y la costura sin depender de nada y nadie»

Y mantiene vivas las tradiciones. Sí, totalmente. Estoy muy contenta de esta fuerza y tener la base en Moscú porque no muchas casas de moda rusas famosas en el mundo son patriotas.

¿Se considera una pionera?
De algún modo sí. Valentín Yudashkin fue el primer diseñador importante ruso, le admiro y sigo sus pasos con mi propio estilo.

¿Cuál es el vestido que sueña que todavía no ha realizado?
No puedo pensar en uno solo. Por supuesto, me encantaría que estuviera en la ceremonia de los Oscar, que ya nos ha pasado anteriormente y me encantaría que lo llevara la actriz que se lleve el galardón. Todas las colecciones consisten en un vestido de ensueño.

Ha vestido a mujeres poderosas como Kate Winslet, Beyoncé o Lady Gaga, entre muchas, ¿a qué artista le gustaría vestir?
Me gusta mucho Kate Blanchett, se hizo varias pruebas de vestuario que al final no surgieron pero fue un momento maravilloso. Me encanta Kate Hudson, a quien conozco personalmente. Gwen Stefani es toda una fan de nuestra marca y es un placer. Vanessa Hudgens llevaba un vestido rojo para la alfombra roja de la gala de premios MTV, yo no lo sabía. Cada vez que un famoso elige nuestra marca es una sorpresa. En el caso de Lady Gaga fue sorprendente porque era un vestido muy popular de la colección ‘Ballarían’. Este tipo de cosas provocan una gran excitación y esta emoción influye mucho en el círculo interno de la marca ya que todo el mundo está contento y orgulloso. Me encanta que la gente esté contenta y feliz.

«un vestido de novia es una historia diferente, hay que crear un diseño único para un momento aún más único»

¿Cuál es su sueño?
Realmente estoy contenta de volver a Moscú porque echo de menos a mi equipo, algunos llevan conmigo más de 20 años, me siento muy protegida y a gusto en mi atèlier. Ese es mi concepto de una casa de alta costura, tiene que haber un ambiente muy cálido, próximo y cercano para que la clienta se sienta segura y cercana cuando entre. Quizá no sea una idea tan moderna pero la colección sí que lo es. Sueño con tener a mi equipo cerca de mi siempre, con viajar, con mi nueva colección, volver a Ibiza y que mis hijas se casen en felicidad.

¿Cómo es la vida a nivel político y de la moda en la Rusia actual?
Es un momento complicado, intento ser optimista ante todo tipo de situaciones y pienso que habrá una solución. Es mejor no criticar, sino trabajar en tu línea y lo mejor posible y de este modo las cosas cambiarán. No me gusta la gente que no hace nada y solo critica a los demás.

¿Cómo ha pasado sus vacaciones en Ibiza?
Han sido maravillosas, casi un mes. Por un lado echo de menos el trabajo y a mi equipo pero, por otro lado, todo es tan bonito y agradable aquí. Adoro la isla.