Uno más de la familia

Los profesionales de las clínicas veterinarias destacan que los ciudadanos de Ibiza y Formentera cada vez están más concienciados con el cuidado, el respeto y las obligaciones hacia los animales de compañía

Crom, un hermoso ejemplar de Braco de Weimar. JOAN TORRES
- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar
Un gato asoma por la rama de un árbol en el campo. |Gabi Vázquez
Un gato asoma por la rama de un árbol en el campo. |Gabi Vázquez

Una mascota es más que un animal de compañía, es uno más en la familia y como tal los responsables de cuidarlo deben tener en cuenta sus responsabilidades a la hora de tomar las decisión de incorporar un miembro más a la familia. Los profesionales consultados de Ibiza coinciden en que  la concienciación de los ciudadanos ibicencos ha ido en aumento en las últimas décadas principalmente por tres razones: la convivencia con extranjeros de países donde existe mayor respeto hacia sus mascotas, el trabajo altruista y esforzado  que realizan las asociaciones protectoras de animales y el hecho de que el sector veterinario se haya profesionalizado de tal manera que ha ayudado a que la gente se responsabilice más por su mascota.
«Creo que el hecho de vivir en una isla cosmopolita ha ayudado a que haya una mayor sensibilidad hacia nuestros animales de compañía, el hecho de que vivan muchos extranjeros en la isla, y los de segunda generación, ha ayudado mucho a la concienciación de la gente», sentencia Fernando Ribas, veterinario de la Clínica Veterinaria San Jorge, quien cree que en los últimos 20 años la atención hacia las mascotas ha cambiado mucho. De similar opinión es Silvina Guerrini, del Centro Veterinario Pitiuso, que cree que el hecho de que Ibiza sea un lugar turístico «y se conviva con personas extranjeras de países donde hay gran respeto hacia los animales ha permitido que tengamos mayor conciencia de lo que supone tener una mascota». Para Guerrini,

«comprar o adoptar un animal no es comprar un juguete, hay que saber todo lo que conlleva esa responsabilidad.Es verdad que todavía hay casos de gente que desconoce sus responsabilidades como dueño de mascotas, pero también es cierto que cada vez hay menos casos».

Por su parte, Toni Roig, veterinario de Puig d’en Valls, considera que «cada vez la gente está más concienciada de lo que supone tener un animal: un ser vivo que requiere de atención y cuidados, lo que en ocasiones supone un esfuerzo económico. Hoy en día nuestras mascotas son consideradas como ‘uno más de la familia’». Roig incide también en el hecho de que en Ibiza se han creado numerosas asociaciones  «que ayudan y protegen a los animales, cuya labor se ve facilitada con las nuevas tecnologías como son las redes sociales».

A Fito le gusta posar dentro de un barreño. | Verónica Carmona
A Fito le gusta posar dentro de un barreño. | Verónica Carmona

También Elena Marí, veterinaria de la clínica Kans, considera muy importante la labor de estas asociaciones, «que desarrollan una gran labor de concienciación». En este sentido, la evolución en los últimos años ha sido muy importante. «En el año 94, cuando empecé, era un caos y apenas había campañas de esterilización para gatos; ahora aunque hay cosas que mejorar, hemos avanzado mucho», señala Marí.

Según Carlos  Revilla, de la Clínica Veterinaria Port des Torrent, la conciencia social «está cambiando en todos los ámbitos y cada vez la gente muestra una mayor preocupación por el bienestar de sus mascotas, aún queda un largo camino por recorrer, pero cada vez más personas son asesoradas para prevenir las enfermedades antes de que ocurran, y en caso de padecer una enfermedad tratarla lo antes posible antes de que llegue a cronificarse, de ahí la importancia de realizar visitas periódicas al veterinario, así como acudir al menor síntoma», señala Revilla, quien considera que es «importante a su vez recalcar que muchas de las enfermedades pueden prevenirse con una buena alimentación».

Profesionalización

Un dueño juega con su perro en el campo de Ibiza. | Gabi Vázquez
Un dueño juega con su perro en el campo de Ibiza. | Gabi Vázquez

«Antes la atención hacia las mascotas la realizaba gente a la que la gustaban mucho los animales, ahora está todo mucho más profesionalizado», asegura Fernando Ribas, uno de los profesionales que más ha divulgado la responsabilidad que supone tener una mascota y lo importante que es acudir al veterinario. «En la actualidad, en  Ibiza hay 16 clínicas veterinarias muy equipadas y que han invertido mucho tiempo y dinero en la atención de los animales», apunta Ribas. De hecho, el alto nivel profesional que hay en la isla favorece a que sean «muy pocas» las cirugías que se realizan fuera de la isla, «porque los veterinarios de aquí cuentan con los medios y el conocimiento para hacerlo».

El hecho de que Ibiza se encuentre a la altura de las ciudades más evolucionadas de España en concienciación sobre el respeto a los animales es el resultado del trabajo durante años de muchos profesionales veterinarios, de la vocación y el amor por los animales de muchos voluntarios y asociaciones y de propietarios concienciados. En los últimos años se ha avanzado mucho, pero aun queda camino por recorrer.