Inicio Etiquetas Fotografía

Etiqueta: fotografía

Jimmy Nelson: «Quiero dejar constancia de que existen»

0

Desde que era un niño, debido al trabajo de sus padres, ha vivido en muchos lugares diferentes, ¿cuál cree que son las principales ventajas y desventajas de esta forma de vivir?
La gran ventaja es que estás todo el rato en movimiento, viajando y descubriendo diferentes lugares y personas. El inconveniente es que no tienes un verdadero hogar.
Ha recorrido gran parte del planeta viajando. De todos los lugares que ha conocido, ¿dónde diría que se siente más en casa?
Amsterdam es donde tengo mi casa, mi familia, mi corazón. La segunda sería el mundo en general, del cual estoy enamorado. Por eso siempre busco un hueco para regresar.
¿Recuerda el momento en que se enamoró de la fotografía?
Sí, lo recuerdo. Tenía 17 años y estaba viajando por el Tíbet cuando conocí a la primera mujer de la que me enamoré. A ella fue a la primera persona a la que retraté en mi vida y, desde entonces, no he dejado de hacerlo.

La primera vez que hice una fotografía fue a mi primer amor, mientras viajaba por el Tíbet

¿Cómo comenzó su carrera como fotógrafo?
Gracias a esa primera fotografía en el Tíbet descubrí mi pasión, así que, a mi regreso del viaje, busqué trabajo y comencé como fotoperiodista. En mis primeros trabajos cubrí información de temáticas muy diferentes, como la participación de Rusia en Afganistán, la contienda entre la India y Pakistán en Cachemira o el comienzo de la guerra en la ex Yugoslavia.

Su nuevo libro ‘Homage to Humanity’, uno de sus mejores trabajos, se publicará este otoño.
Su nuevo libro ‘Homage to Humanity’, uno de sus mejores trabajos, se publicará este otoño.

¿Cuál fue el inicio de su proyecto ‘Before they pass away’?
Comencé a trabajar en él en 2009, después de un viaje de tres años fotografiando a más de 35 pueblos indígenas por Europa, Asia, África, Suramérica y el Pacífico Sur. Me inspiró mucho el gran Edward S. Curtis y sus excelentes fotografías de los nativos americanos en los Estados Unidos.
¿Cuál es el objetivo de este proyecto?
Es mi manera de conservar las tribus, de mostrarlas antes de que desaparezcan. De dejar constancia de que existieron. Mostrar la belleza que hay en el mundo, las diferentes culturas, etnias, son hermosas. Mi objetivo, o por lo menos mi intención, es conseguir que los seres humanos se vean unos a otros de una manera más respetuosa y sean capaces de enamorarse de sí mismos y del planeta en el que viven.
Sus fotografías están tomadas desde muy corta distancia, ¿cómo consigue acercarse tanto?, ¿cómo consigue esa proximidad?
Dejando claro desde el principio que no soy una amenaza. Conviviendo con ellos, tratándoles y demostrándoles que soy igual de vulnerable que ellos y que mi intención no es otra que plasmarles como son y enseñarlo al mundo.

Mi objetivo, o por lo menos el de mis fotografías, es conseguir que los seres humanos se vean unos a otros de una manera más respetuosa y sean capaces de enamorarse de ellos mismos y del planeta en el que viven

¿Ha viajado alguna vez con su familia a alguna de las tribus que ha fotografiado?
Sí, por supuesto. Antes lo hacíamos más, cuando mis hijos eran más pequeños y escuchaban a sus padres. Antes aceptaban el destino del viaje que les dijéramos, ahora son adultos y toman sus propias decisiones, así que ya no lo hacemos.
Su trabajo es admirado pero también criticado por alterar la estética de las tribus, ¿qué opina de eso?
Las críticas solo derivan de malentendidos, envidias o de la incapacidad de aceptar lo hermosas que son las personas y por ello, lo hermosas que se ven a través de mi objetivo. Tal vez la controversia surja por el miedo a observar que ellos poseen algo que nosotros no tenemos.
¿Podría decirnos un lugar donde todavía no haya ido y que le apetezca visitar?
Por supuesto, este verano estoy planteándome cruzar el Paso del Noroeste (ruta marítima que bordea Norteamérica por el norte). Es un viaje de Groenlandia hasta Rusia, a través de los estrechos del archipiélago canadiense, una zona que todavía no conozco y que tengo muchas ganas de explorar.
A su modo de ver, ¿cuál es el poder de la fotografía?
Es la habilidad para transmitir la esencia de uno mismo a través de la esencia del objeto o la persona retratada.

Isa Stoppi: «Ibiza tenía una libertad impagable»

Isa Stoppi ha sido una de las modelos más famosas y glamurosas de Italia en los años 70, la época dorada de Verushka, Marisa Berenson, Twiggy y Lauren Hutton, entre otras divas de la moda. Fueron las precursoras de la top-models al atravesar el Atlántico y triunfar en la cuna de la moda del momento, Italia, en Nueva York y a nivel internacional.

Su fotógrafo de cabecera, Gian Paolo Barbieri, con quien logró inolvidables portadas para Vogue, Bazaar, Squirre, Grazia, Belleza, Linea Italina y los grandes magazines de moda de época la denominó ‘One in a million’ y el gran fotógrafo Richard Avedon quedó impresionado cuando la conoció en un restaurante de Nueva York y exclamó: «Acabo de conocer a la mujer más guapa del mundo, sus ojos son embriagadores». Oliviero Toscani y Henry Clarke, entre otros, retrataron también su gran estilo.

«Cuándo llegué de nueva York me sorprendió que aquí había más libertad y podías ser tú misma»

Isa Stoppi (Milán) ha vivido una vida de ensueño, adorada por los mejores fotógrafos del mundo de los 70 y 80, ha sido musa de los grandes diseñadores como Valentino, Armani, Versace y Pucci. Su belleza radiante, seductora y llena de un ala de misterio y elegancia natural era capaz por sí sola de inspirar un perfume o un vestido. Ha sido incluso protagonista de una historia animada de espias.

Abandonó la moda y la fotografía para casarse con un hombre importante. «Estaba muy enamorada y él me pidió que dejase de trabajar. Era un hombre importante, apuesto y a la postre un poco celoso. Tuve dos hijos de este matrimonio Mario Germano y Giammaria y al final me divorcié pero ya había dejado atrás mi carrera de modelo y el mundo de la moda», recuerda Stoppi.

Su divorcio la trajo a Ibiza, donde trató de olvidar su crisis existencial y buscar una nueva vida. En 1998 compró una masía ibicenca que restauró y conserva con sumo gusto situada en las montañas de Jesús, donde vive largas temporadas. En este retiro dorado Isa recibe a sus famosos amigos de sus momentos de gloria, a los nuevos amigos ibicencos y sus amistades internacionales.

«Quizá es justo que Ibiza sea ahora como es porque todo cambia. me gustaba más la isla bucólica»

La prestigiosa editorial italiana Silvana Editoriale ha publicado un impresionante libro sobre la vida y trabajo de la modelo titulado ‘Isa Stoppi. The Book’, junto al fotógrafo y descubridor Gian Paolo Barbieri que presentó en Milán el pasado mes de diciembre y en Ibiza este verano para un reducido grupo de amigos y familiares.

Pese al paso del tiempo Isa mantiene su belleza delicada, serena y la calidez y exquisitez femenina que le encumbró como icono de referencia en la moda de dos décadas y recuerda cómo llegó a Ibiza y se enamoró de la isla de sus sueños: «Estaba triste y un tanto desesperada tras mi divorcio y no sabía adonde ir. Una amiga me dijo: “Vete a Ibiza que es un sitio divertido y te animas”. Vine a casa de un amigo, salía cada noche, bailaba como una loca en el Amnesia y Glorys y por el día llevaba gafas de sol lo que me hacía más interesante aunque no las necesitaba».

Llegó a la isla en los convulsos años ochenta y se encontró con el movimiento hippie avanzado y el nacimiento de las increíbles noches de Ibiza: «Corrían los años 80 y el punto de encuentro de toda la gente nocturna de Ibiza era el Coco Beach en Platja d’en Bossa. Me maravillaba que íbamos a las cinco de la tarde a la playa porque dormíamos todo el día. Mi hijo me despertaba por la mañana para ir a la playa y le decía: Vamos después, por la tarde. Era un ambiente fantástico, me cautivó, me compré un piso frente al mar y luego adquirí la casa payesa en 1998, cuando mi marido aceptó que Ibiza era un buen lugar para mis hijos también».

«Tengo recuerdos imborrables de Ibiza, hasta he bailado con el rey Felipe en Pachá»

En su libro, de gran formato y excepcional calidad, Isa rememora los recuerdos de la isla, los olores, perfumes, sabores, fragmentos de imágenes y tantas cosas que le recordaban a África, donde vivió de joven con sus padres. Esto le cautivó y pensó que había encontrada su lugar ideal para vivir: «Lo recuerdo con cierta nostalgia, sobre todo por la libertad que se respiraba. Vivía en Nueva York y cuando llegué a Ibiza me sorprendió que aquí había más libertad, podías ser tú misma, nadie te miraba aunque estuvieras desnuda con una pluma por vestido. Era una libertad impagable, todo el mundo se mezclaba. Ricos, pobres, locos, millonarios, príncipes árabes, guapos, aristócratas y artistas. Recuerdo que he bailado con el actual rey Felipe en Pachá. Todos éramos iguales ante la internacionalidad del lugar»

A esta diva de la alta costura le gustaba más la Ibiza bucólica de antes que la moderna y bulliciosa actual: «Probablemente es justo que Ibiza sea como es ahora porque todo cambia. A mí me gustaba más la otra isla bucólica porque era diferente de lo que veo ahora. El lujo y lo que sucede ahora ya lo había vivido en Cerdeña, Saint Tropez y otros lugares. Eran también destinos turísticos elegantes con mucha fiesta y moda. El único problema es que ahora no veo a ningún amigo o ya no sale», sonríe con ironía.

La mujer sofisticada, adelantada a su tiempo y con un estilo original y vanguardista recuerda a sus famosos amigos Gianni Versace, Vittorio Gassman, Anna Piaggi, Gigi Rizzi, Lawrence Rockefeller, Walter Albini, Nino Cerrutti, Ellien Ford, Lisa Fossamgrives, Elsa Martinelli, Marisa Berenson y la entonces duquesa de Feria, Naty Abascal, y a los fotógrafos que inmortalizaron su increíble belleza y estilo.

- Publicidad -