Inicio Etiquetas Niños

Etiqueta: Niños

Más de 30 años de excelencia en Otorrinolaringología en Ibiza

0

Los doctores Juan Marí, Isidro Alonso y Diego Espuch son los tres especialistas que están al frente de la Unidad de Otorrinolaringología, que cuenta con más de 30 años de experiencia en el Grupo Policlínica, en Ibiza. Actualmente esta unidad atiende a unos 140 pacientes a la semana. El…

Ir al artículo original

Comidas caseras saludables de calidad

0

Tierra de Ibiza es un espacio tan versátil que permite ofrecer infinidad de propuestas: desde comer allí, llevarse uno de sus deliciosos platos, organizar un pequeño evento o asistir a un taller de gastronomía.  

Toda su cocina se basa en ingredientes de calidad elaborados con aceite de…

Ir al artículo original

La educación emocional como herramienta de éxito

0

La inteligencia emocional es un concepto cada vez más presente en el ámbito social y educativo. Enseñar a los niños a gestionar las emociones parece una tarea esencial para permitirles un mejor desarrollo, y ayudarlos a convertirse en adultos equilibrados con más posibilidades de alcanzar…

Ir al artículo original

Divertida noche del terror en Ibiza

La noche de Halloween no es solo cosa de niños. El truco o trato va a extenderse en la noche del 31 de octubre por diferentes restaurantes y locales de ocio de la isla, con el fin de que los mayores también puedan echarse unas risas y disfrutar de propuestas gastronómicas pensadas para esa…

Ir al artículo original

Educación. Criar niños felices para crear una sociedad en positivo

0
EUROPA PRESS – Madrid

Dinamarca ha sido declarado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como el país más feliz del mundo todos los años desde 1973. Pero, ¿cuál es el secreto de su felicidad? Su estilo de crianza. Es reconocido por todas las instituciones mundiales que los padres daneses crían niños felices que crecen para ser uno adultos felices, que además repiten este ciclo.

«Esto se logra gracias a que, desde pequeños, los niños están en contacto con sus sentimientos, tienen seguridad en sí mismos y la capacidad para ver el lado positivo de las cosas», subraya Jessica Joelle Alexander, escritora y psicóloga norteamericana, coautora junto a la coacher y psicoterapeuta danesa Iben Dissing de ‘Cómo criar niños felices. El método danés para desarrollar la autoestima y el talento de nuestros hijos’ (Planeta).

A su juicio, las nalgadas y los gritos, una crianza autoritaria muy utilizada por los padres, deberían cambiar y mucho a la hora de criar a los hijos. «También el reducir la presión, la programación de la vida de nuestros hijos. Hay que centrarse más en la autoestima, en el sentir cómo son, no en lo que pueden hacer o producir (en los grados, en los logros), en crear más bienestar, ya que dura toda la vida», avisa.

Pautas a poner en práctica

Así, a lo largo de este libro, las autoras sugieren cómo modificar nuestros viejos hábitos para intentar la ‘manera danesa’ de ver la vida y formar adultos plenos, tolerantes al fracaso, y con una autoestima alta. Con ello, sugieren estas 6 pautas a poner en práctica:

1.- Enseñarles a jugar: el juego libre es fundamental para el desarrollo de los niños. «Si los niños siempre están luchando por conseguir algo, como buenas notas, premios, o el reconocimiento de profesores o de sus padres, no lograrán desarrollar su impulso interior. El juego puede ser usado para mejorar las habilidades de superación de adversidades, en especial las de adaptación, de resolución de problemas y de establecimiento de metas», destacan las expertas.

Aquí recomiendan apagar la tele, crear un entorno enriquecedor, que el arte sea el aliado, dejar que el niño explore el mundo exterior, combinar niños de diferentes edades, dejar que los menores se olviden de la culpa y sean libres, además de dejar que jueguen solos y evitar una intervención demasiado rápido.

2.- Definir la autenticidad: Si enseñamos a nuestros hijos a reconocer y a aceptar sus verdaderos sentimientos, ya sean buenos o malos, y a actuar conforme a sus valores, no los derrumbarán los desafíos y los momentos difíciles de la vida. Para ello, sugieren que hay que centrarse en lo que ha hecho el niño, en lugar de saturarlo con halagos, pues permite a los menores enfocarse en el trabajo, pero también les enseña a ser humildes.

«Ayudar a los niños a sentir que pueden volverse expertos en algo en vez de hacerles sentir que ya lo son crea bases más sólidas», indican, a la vez que aconsejan erradicar la autodecepción, responder con honestidad, leer cuentos que abarquen todas las emociones, celebrar el proceso, el hecho de que los halagos no sean una respuesta automática, enfocarse en el esfuerzo y ser genuino, enseñar a los niños a no compararse con otros, o destacar la originalidad y autenticidad.

3.- Utilizar la redefinición para mejorar: El adulto debe motivar al niño a ver ciertas situaciones desde distintos puntos de vista y lograr que se centre menos en los resultados o conclusiones negativas. «Los daneses evitan usar un lenguaje limitante o negativo y no les dicen nunca a los niños qué hacer, quiénes son o cómo sentirse en diferentes situaciones. Es importante centrarse en los aspectos positivos de cada situación. Le darás a tu hijo herramientas necesarias para lidiar con algo utilizando su originalidad», sostienen.

4.- Crear empatía: Fomentar la empatía en los niños desde una edad temprana ayuda a desarrollar a largo plazo mejores y más cariñosas relaciones, y sabemos que esas relaciones son fundamentales para la verdadera felicidad y el bienestar.

Fomentar la empatía desde una edad temprana mejora las relaciones. iStock.

Según advierten, las familias que suprimen la empatía en sus hijos los exponen a sufrir abuso físico, psicológico o sexual. Sus límites saludables se rompen y con ello su habilidad. Igualmente, avisan de que las familias sobreprotectoras hacen de todo para evitar conflictos y satisfacen todos los deseos de sus hijos. En su opinión, estos padres a veces ocultan a sus hijos sus reacciones lógicas, irracionales o emocionales para protegerlos, y al hacer esto impiden que se desarrolle su capacidad.

5.- Aprender a no poner ultimátums: A su juicio, el problema de dar a los hijos ultimátums es que se crea una lucha de poder en el que el uno gana y el otro pierde. Aquí recomienda distinguir entre el niño y el comportamiento, no culparlo, tratar de que los niños son buenos por naturaleza, además de involucrar a la pareja.

«Lo que a menudo sucede es que los padres pierden en esta configuración. Podemos perder la cercanía (gobernando con miedo), podemos perder la perspectiva (escogiendo las batallas y no la guerra o las grandes líneas de la paternidad), y podemos perder el respeto (si no lo siguen). El uso de la empatía y un enfoque más basado en el respeto tiene un efecto boomerang. Enseñe respeto, sea respetuoso y usted será respetado es el lema», defiende.

6.- Reforzar la unión y el hygge (comodidad): Las investigaciones demuestran que uno de los indicadores más importantes del bienestar y de la felicidad es el tiempo de calidad que pasamos con los amigos y la familia. El hygge consiste en pasar tiempo junto a la familia y amigos, pero tiempo de calidad.

«Se busca desconectar de todo y dedicarse a estar con quien más se aprecia en un ambiente acogedor. El concepto de unión y hygge tiene demasiadas implicaciones pero, esencialmente, es hacerte tú mismo a un lado por el beneficio de un todo. Es dejar el drama en la entrada y, sacrificar tus necesidades y deseos individuales para hacer que una reunión grupal resulte más amena», sentencian las expertas.

El deporte, el mejor transmisor de valores en la infancia

0

Lograr el equilibrio entre la parte competitiva y la educativa debería ser la meta de todo club deportivo. Al menos sí de aquellos que trabajan con niños. Enseñar a los pequeños cómo afrontar situaciones deportivas es, al fin y al cabo, acompañarlos en su proceso de desarrollo personal y aprendizaje, prepararlos para gestionar situaciones similares que encontrarán en su vida adulta.

Desde que el niño tiene capacidad de decidir, es importante escuchar qué actividades le interesan más. Fotos: iStock

Pero, ¿con qué problemas pueden encontrarse los niños cuando practican deporte en su etapa infantil? «El mayor peligro es proyectar las frustraciones de los adultos, ya sean los padres o los entrenadores, en los niños», afirma la psicóloga Manuela López Serra, especialista en etapas infantiles. Obligar a un niño a practicar un deporte porque es el que gusta a los padres es un error. «Al principio hay que guiar al niño, sí, pero cuando tiene capacidad de decisión, es importante escuchar cuáles son sus intereses y, en la medida de lo posible, respetarlos», aconseja López Serra, quien indica que lo importante es que los pequeños practiquen deporte, adquieran ese hábito, no convertirlos en futuras estrellas.

Los padres «excesivamente motivados» pueden perjudicar al niño, crearle una presión que no es acorde a su edad. Todos los niños quieren tener contentos a sus padres, y no lograr los objetivos deportivos que creen que esperan de ellos puede convertirse en un auténtico problema para el menor. «Los padres no deben, por ejemplo, analizar cómo ha jugado el niño en un partido de fútbol cuando termina —comenta Manuela López Serra—. Esa es tarea del entrenador».

La constancia y el trabajo en equipo son valores que hay que inculcar

Todos los agentes que participan en la actividad directa o indirectamente (padres, entrenadores y el propio niño) deben cumplir su papel y respetar la función del resto. En este sentido, la confianza en el entrenador es un aspecto esencial para que la práctica deportiva del niño se desarrolle con normalidad. Los padres no deben cuestionar sus decisiones deportivas, una situación que solo puede generar problemas. «Los entrenadores, normalmente, basan sus decisiones en lo que resulta mejor para el equipo —expresa Manuela López—. En categorías inferiores, además, todos los niños deben jugar un mínimo de tiempo».

Lo que importa es el proceso

Vivimos en una sociedad en la que lo queremos todo ya. «Todo es muy automático: quiero esto y lo compro desde el móvil y en 48 horas lo tengo en casa. Así que la idea de trabajarse las cosas para conseguirlas no está muy asentada», recalca la psicóloga, que alerta de que estamos ‘construyendo’ niños con muy baja tolerancia a la frustración, lo que puede derivar en problemas en la etapa adulta. «Por ejemplo, el consumo de drogas, que son muchas veces el parche rápido a una situación adversa».

Ganar no debe ser el objetivo principal en el deporte base.

«Hay que dejar a los niños frustrarse», subraya López Serra, quien aconseja, tanto en el ámbito deportivo como en la vida en general, poner el foco «en el proceso, no en el resultado». El hecho de ir cada día a entrenar, ser puntuales, apoyar y animar a los compañeros o respetar al entrenador son valores mucho más importantes que ganar el partido, y esa es la parte más complicada de enseñar a los niños. «Si uno se centra en el proceso, siempre hay algo positivo que rescatar», opina la psicóloga.

Entrenador y agente educativo

El entrenador es una figura muy importante para los niños. Su actitud tanto durante los entrenamientos como en las competiciones suele acabar contagiando a los críos que, en definitiva, pasan muchas horas a la semana con él.

«El entrenador debe estar formado y, por encima de todo, ser una buena persona. Es muy importante que sea consciente de su responsabilidad, de lo que va a influir en el desarrollo de los niños», incide Manuela López, quien considera importante «crear un clima de confianza» con los pequeños para establecer una comunicación directa con ellos.

El entrenador debe fomentar el compañerismo.

«Los educadores y entrenadores de las etapas formativas del club tienen a su cargo la gestión del crecimiento personal y educativo de los chicos, tal como aprender el trabajo en equipo, la constancia, el esfuerzo, la victoria, la derrota, la frustración, la competencia…», afirma Jordi Marí, miembro de la junta directiva de la Unió Esportiva Sant Josep, que cuida especialmente esa trasmisión de actitudes positivas de entrenadores a deportistas en las categorías inferiores. Hasta los 12 años aproximadamente la práctica deportiva debe ser algo divertido, e incluso se pueden combinar diferentes deportes. Es a partir de ese momento cuando los niños pueden empezar a especializarse en una sola disciplina, pero nunca antes.

Los niños no deben especializarse en ningún deporte hasta los 12 años.

Este club de gimnasia rítmica y fútbol lleva años implantando valores en todas las categorías, en las que equilibran esa parte competitiva con la educativa. «Cuidamos mucho la inclusión de los deportistas y su conciencia de grupo por encima de las individualidades, y trabajamos las distintas motivaciones, positivas y negativas, que van experimentando los chicos en las distintas edades», añade Marí. Por ello, han organizado un ciclo de jornadas de deporte y valores que empieza hoy a las 19,30 horas en el Centro Cultural Can Jeroni con la psicóloga Manuela López Serra. La especialista aplaude que un club reconozca las emociones y trabaje con ellas también desde el punto de vista deportivo.

Un calendario que ayuda a cumplir sueños

Cuando nace un bebé con alguna patología, el contacto de la familia con otras familias que hayan vivido una situación similar suele ser un factor esencial para salir adelante. «Los padres suelen sentirse muy solos. Vas al pediatra y estás cinco minutos; al neurólogo, y cinco minutos… Y en esos momentos la familia necesita un apoyo que es fundamental. Muchos padres se encuentran perdidos», expresa Carmen Boned, responsable del Área de Planificación Estratégica y Comunicación de la Asociación de Personas con Necesidades Especiales de Eivissa y Formentera (Apneef).

Precisamente esa vertiente humana, esa comunicación directa con las familias, es una de las prioridades de esta entidad, que nació en 1998 ante la carencia de servicios para personas con necesidades especiales en las Pitiusas. A partir de 2005, Apneef se empezó a profesionalizar con la incorporación de terapeutas, solicitud de subvenciones y desarrollo de programas definidos.

Susi Fresneda, actual presidenta de Apneef, entró en la asociación porque su hijo Lucas tiene una discapacidad. «Lo que más me gustó al conocer la asociación fue precisamente ese contacto humano». Tanto Carmen Boned como Alba Pau, colaboradora de Apneef, la definen como una mujer «muy fuerte, más de lo que ella cree». «Pero no todo el mundo tiene esa fortaleza —recalca Alba Pau—. Hemos visto gente caer por el camino, y personas que entran en depresiones de las que no logran salir».

El contacto directo con las familias es una prioridad para Apneef

Detección precoz

La detección precoz de la patología es muy importante para tratarla lo antes posible. De esto se encarga el Servicio de Atención Temprana del Govern balear, en el que actualmente participan más de un centenar de niños de entre cero y seis años. En esta etapa, Apneef ofrece su apoyo a las familias tanto mediante el trato directo como a través de reuniones y formación para que esos padres aprendan a trabajar con sus hijos y puedan poner a su disposición todos los recursos para potenciar su desarrollo.

La labor de Apneef se intensifica con niños a partir de seis años. «Lo mejor de esta asociación es que impulsamos un programa dirigido a todo tipo de discapacidades —apunta Boned—. En Ibiza hay muchos niños con discapacidad, pero pocos que compartan la misma discapacidad o enfermedad, por lo que no tiene sentido especializarse en una». Así, el equipo terapéutico realiza terapias básicas de comunicación, rehabilitación o desarrollo cognitivo, entre muchas otras, que sirven para todos.

Apneef realiza un programa dirigido a cualquier discapacidad

Para desarrollar su trabajo (hoy en día tienen un equipo de 33 personas), la entidad tiene que apoyarse en las subvenciones de los ayuntamientos y el Consell de Ibiza. «Nos resulta muy complicado mantenernos así, ya que las subvenciones no llegan al 100% de los gastos que tenemos, así que tenemos que buscar otras fórmulas que conllevan mucho tiempo y esfuerzo», explica Boned.

Una de esas fórmulas es el calendario benéfico que impulsan cada año, desde 2005. «La idea de hacer las fotos con famosos y de implicar a alguna empresa fue de Alba», comenta Susi Fresneda. Y así se empezaron a establecer los contactos, y el calendario comenzó a convertirse en lo que es hoy.
Pachá se implicó directamente en la creación del calendario de 2011. «Ricardo Urgell vio los calendarios que estábamos haciendo y en seguida quiso participar en ellos», expresa Alba Pau, amiga íntima de Urgell.

Y llovieron los famosos, y con ellos, la ilusión de los niños por pasar un rato con muchos de sus ídolos. Porque, a lo largo de estos años, han pasado por el calendario de Pachá rostros conocidos que van desde la música a la moda, desde la arquitectura a la medicina. Artistas, deportistas, periodistas, DJ, empresarios… «Nunca hemos repetido, siempre viene gente nueva», asegura Alba Pau, que solo tiene buenas palabras para todos los que han colaborado en el calendario.

Lucas y Ana han aparecido juntos en varios calendarios de Apneef.

Ilusión y muchas anécdotas

Personajes ha habido muchos, y anécdotas, cientos. Uno de los recuerdos más dulces de Alba Pau es el de Ángel Nieto, que apareció en el mes de julio del calendario de 2011. «En esos días se iba a Japón, pero se hizo las fotos y nos dejó las llaves de su casa para que pudiéramos hacer también la de Manu Tenorio», recuerda.

Aina todavía tiene en su habitación las fotos que se hizo con el cantante James Blunt, con el que apareció en el mes de marzo de 2012. Mar Flores recibió en su casa a los niños con los que se fotografió para el calendario de 2013, a los que ofreció una merienda y se mostró encantadora. Por su parte, Naomi Campbell dio plantón en la primera cita para la sesión fotográfica («porque se le había roto el barco»), situación que solventó en la segunda quedada apareciendo con un regalo entre las manos.

Pablo, con Rosa Clarà, y años más tarde con el mago Lucas di Giacomo.

El pintor Mario Arlatti hizo la portada del calendario de 2014, en el que Pepe Reina se tiró a la piscina por los niños, como también la karateka ibicenca Irene Colomar o el cantante Miguel Ángel Muñoz, que tuvo que velar por que el pequeño Tomás, deseoso de lanzarse a nadar, no se escapara.

El tenista Rafa Nadal viajó expresamente a Ibizapara hacerse la foto para el calendario de 2015. «Hablé con su manager y me dijo que, si había algún fotógrafo, se volverían a subir al avión y se irían —recuerda Alba Pau—. Pero vinieron solo para hacerse la foto, y él fue encantador».

El año 2016 el telón de fondo de las fotografías fueron los campanarios de las iglesias de Ibiza y Formentera, frente a los que posaron personajes como el cantante Raphael, el vocalista de Jarabe de Palo, Pau Donés, o el DJ ibicenco Sebastián Gamboa, otro fiel colaborador de la asociación.

Los niños tienen gran ilusión por pasar un rato con sus ídolos

Seis niños de Apneef vivieron una gran experiencia en 2016 para preparar el calendario de 2017. «Un amigo me dijo que teníamos que hacer una foto con el fotógrafo italiano Stefano Guindani, muy famoso. Pero Masseratti lo contrató para cubrir un evento en Madrid. ¿Qué ocurrió? Que mi amigo decidió pagar el viaje a los seis niños que iban a protagonizar la foto y a tres monitores», rememora Alba Pau. Adrián, Yulia, Jennifer, Marina, Carlos y Marcos lo pasaron genial durante el evento de la prestigiosa marca de coches. Se fotografiaron con famosos e incluso se probaron los zapatos de tacón de Raquel Sánchez Silva, que llamaron la atención de Adrián.

El nuevo calendario lo estrena la modelo Ana Vide en el mes de enero, que posa con Larisa, Marco y Fernando. Por sus páginas pasan también el diseñador Juanjo Oliva, el actor José Sacristán, Wyoming o la actriz Cayetana Guillén Cuervo, entre muchos otros. Cada uno de estos calendarios están repletos de historias, de anécdotas y de mucho cariño.

La modelo ibicenca Ana Vide estrena el calendario 2018 en el mes de enero.

Alba Pau comenzó a colaborar con Apneef hace más de una década, aunque no tenía previsto hacerlo de forma tan intensiva. ¿Qué pasó? «Fui a una cita con la anterior presidenta de Apneef y los niños me sonrieron. Hasta el día que me muera, voy a estar con ellos. No puedo soportar que haya niños que sufren».

- Publicidad -