Recibir agosto con las botas puestas

Jimena L. Ansótegui
- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

Una de las primeras cosas que impacta y enamora a los turistas cuando llegan a la Pitiüses por primera vez, es la curiosa forma de vestir de la gente. Sorprende ver tantas chicas con botas camperas y vestidito mini en pleno agosto. Además, las camisas de los hombres están naturalmente desabrochadas dejando ver sin tapujos sus bronceados escotes.
Las telas de nuestros vestidos son más vaporosas, frescas y transparentes. Son alegres y elegantes, ideales para pasear por el puerto de Ibiza pero no para dar una vuelta por el centro de San Sebastián, Vigo o Sevilla por no salir de España.

Hasta las visitas dejan de usar la corbata cuando ya han pasado un par de veces por aquí.

En Ibiza y Formentera tenemos un estilo propio marcado por la comodidad de las prendas combinada con la frescura y con una sensual elegancia.
Nadie va trajeado a su trabajo a no ser que sea en un banco o tenga una importante visita de fuera. Aunque también es cierto que hasta las visitas dejan de usar la corbata cuando ya han pasado un par de veces por aquí.

Somos cómodos, prácticos y elegantes, nos gustan las prendas de lino, seda y algodón. Cuanto más naturales sean y menos pesen mucho mejor.
Combinamos colores y estampados imposibles y lo que más me gusta aquí es poder rescatar siempre que quiero prendas del baúl de los recuerdos sin sentir que mi look es old fashion.
Aquí vestir de mercadillo es de lo más chic, da igual que sea de segunda mano, es vintage y eso es ir a la última.

Otra tendencia autóctona que cruza fronteras inimaginables es ir vestido de blanco.
¿Quién no ha asistido a una fiesta Ibicenca fuera de la isla? Lo he visto en grandes discotecas, en bodas, cumpleaños y hasta en la fiesta de la urbanización donde me alojaba durante unas vacaciones en un pueblecito de de Andalucía.

Ibiza es tendencia no solo por sus fiestas y su música sino también por todo lo demás y eso es un orgullo.
Hoy por hoy las botas con minifaldas en pleno agosto son bohochic y no solo impactan sino que encantan y se pueden ver en las pasarelas y los Instagram de todo el mundo.