En junio de 1998, Adolfo Utor lideró la creación de Baleària junto con otros extrabajadores de la naviera Flebasa, que había entrado en quiebra. En sus inicios, la empresa operaba las rutas de Denia-Eivissa-Palma e Eivissa -Formentera. Dos décadas después, Utor sigue como presidente y socio mayoritario al frente de la compañía, convertida en referente en sostenibilidad, innovación y responsabilidad social que el año pasado transportó más de 3,7 millones de pasajeros y 5,6 millones de metros lineales de carga, con una facturación de 362 millones de euros.

‘Federico García Lorca’, primer ‘fast ferry’ que operó en Balears.
‘Federico García Lorca’, primer ‘fast ferry’ que operó en Balears.

A pesar de empezar con una situación financiera delicada, la recién nacida Baleària apostó por la nuevas tecnologías y la renovación de la flota y, solo tres años después, revolucionó el sector marítimo al incorporar el primer buque de alta velocidad que conectaba Balears con la península, el ‘Federico García Lorca’, buque insignia de la compañía durante muchos años.

Alta velocidad

La apuesta por la alta velocidad siguió con la incorporación de más fast ferries, al tiempo que se abrían nuevas líneas en Balears y se alcanzaban otros hitos como la primera línea en el estrecho de Gibraltar, que marcó el inicio de la internacionalización de la empresa, ya que unía Algeciras con Tánger. Era el año 2003, el mismo en que se produjo la fusión por absorción de la división naviera del Grupo Matutes, al que corresponde el 42,5% de las acciones.

incorporó el primer buque de alta velocidad entre balears y la península

En 2004 se puso en marcha la Fundació Baleària como forma de contribuir al desarrollo social y cultural de los territorios. La responsabilidad social y la innovación forman parte del ADN de Baleària, muestra de ello es el ambicioso plan de flota, que implicó la construcción de cuatro innovadores ferries de última generación. Así, en 2009 empezaba una nueva etapa y un nuevo concepto: el viaje experiencial, centrado en la comodidad y el entretenimiento a bordo. Los nuevos buques eran, además, mucho más sostenibles y con mayor capacidad de carga. En los años siguientes, un nuevo eje estratégico tomó fuerza: la implantación en mercados exteriores.

Botadura del barco ‘Martín i Soler’ en Vigo, 2008.
Botadura del barco ‘Martín i Soler’ en Vigo, 2008.

Expansión internacional

Primero fue en el Caribe y posteriormente en diferentes rutas en el norte de África, de modo que actualmente uno de cada cuatro pasajeros que viajan con Baleària lo hace en una de sus cuatro rutas internacionales. Dos décadas después de su creación, Baleària es una empresa dinámica y competitiva que opera 19 rutas en cinco países, y tiene más de 1.500 empleados en sus 21 delegaciones y 25 buques.

ofrece a sus clientes un servicio de calidad y respetuoso con el medio ambiente

Nuevos retos

La naviera española líder en el transporte de pasaje y carga en las conexiones con Balears, sigue marcándose retos. Los actuales: la digitalización y el uso de gas natural licuado como combustible, aspecto en el que es pionera a nivel mundial al estar construyendo los dos primeros ferries propulsados por GNL que navegarán en el Mediterráneo. Asimismo, tiene previsto remotorizar varios de sus buques para que usen esta energía más sostenible. Y es que la sostenibilidad –económica, social y ambiental– descrita en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, marca la hoja de ruta que guiará la navegación de Baleària en sus próximas travesías, gracias a un compromiso compartido por toda la compañía y la apuesta por el desarrollo sostenible de la empresa.

Bautizo del barco ‘Abel Matutes’ en Eivissa, junio de 2010.
Bautizo del barco ‘Abel Matutes’ en Eivissa, junio de 2010.

la innovación y la responsabilidad social forman parte del adn de baleària

Conexiones con las Pitiusas

Baleària opera desde sus inicios las líneas desde Eivissa a Formentera, Palma y Dénia, rutas a las que ha sumado a lo largo de los años las conexiones con los puertos de Barcelona y València, además de la única ruta que conecta directamente Formentera con la península.

Convención de trabajadores de la empresa en 2016.
Convención de trabajadores de la empresa en 2016.

Con la cultura de la isla

Desde finales de 2011, la empresa gestiona el centro cultural Es Polvorí (en Dalt Vila) con una programación basada en el intercambio de producciones culturales de los territorios en los que opera la naviera de la que han disfrutado alrededor de 55.000 asistentes.