La información no duerme

Aquí nadie se aburre. Sacar un periódico cada día y estar pendiente de una web con decenas de miles de lectores requiere de un trabajo tenaz y de una dedicación absoluta. La redacción de Diario de Ibiza está más que preparada para afrontar el reto

Vista de la redacción, en el primer piso de Diario de Ibiza. A la izquierda, la pantalla que muestra en tiempo real el consumo de la web. Toni Escobar
Vista de la redacción, en el primer piso de Diario de Ibiza. A la izquierda, la pantalla que muestra en tiempo real el consumo de la web. Toni Escobar

La jornada no acaba nunca. Ya no hay horarios para la información. La irrupción del periodismo digital ha cambiado la profesión, que ahora lucha para abrirse un hueco entre la abrumadora avalancha de noticias falsas y chascarrillos que se cuelan en la red. A base de rigor y seriedad. Por eso ya no hay descanso posible.

En cuanto abres los ojos ya estás pegado a la pantalla. A ver qué hay de nuevo. A esa hora, Verónica Carmona o Jorgelina Torres, nuestras guías en el mundo virtual y responsables de la web (diariodeibiza.es), ya están en el Diario. Son apenas las siete de la mañana y aunque la Redacción se vació bien entrada la madrugada, con la salida de los colegas de Talleres: Isabel Marí, Miguel Serra y Ángel Icardi, es muy probable que algún periodista haya actualizado la web en el ínterin.

La labor a primera hora se centra en corregir las informaciones que Talleres ha volcado del papel a la web, aquellas que se han reservado para la edición del día siguiente. Además, Torres y Carmona pulen las noticias, las enriquecen para que el tirano Google las posicione adecuadamente y recolocan la portada y las diferentes secciones de la web en función de la importancia de las informaciones. Y se hacen cargo de lo que va llegando.

Desde que encienden los ordenadores tienen un ojo en nuestra herramienta de trabajo digital, el Manager, y el otro, en las métricas y estadísticas, al igual que los jefes. Hay varias plataformas que nos ayudan a saber cómo responden las noticias en función de la interacción de los internautas.

Tenemos un ojo en la la web y otro en los medidores de audiencia como google Analytics

La más utilizada es Google Analytics, que indica qué informaciones son las más leídas. También controlamos con otro programa las de la competencia, aunque la distancia es sideral, todo hay que decirlo. Gerard Felip, el community manager, no se despega de sus dos pantallas. No se le pasa una. Hiperactividad y profesionalidad.

Hasta que no se incorporan alguno de los jefes antes de las diez de la mañana, están solos en la Redacción. Su teclear sólo es acompañado por el rumor de voces que sube desde la zona de administración y publicidad, en la planta piso del imponente edificio de Diario de Ibiza en la avenida de la Paz.

Pero el goteo de periodistas empieza pronto. Los que no están ya trabajando llegan a las diez. A esa hora, la subdirectora y los dos jefes de Local, Rita Vallès, Fernando de Lama y César Navarro, ya lo tienen todo preparado. O lo intentan, porque hay días en que no se pueden poner diques a la riada de noticias.

El trabajo de los redactores se intenta perfilar al finalizar la jornada del día anterior, cuando el jefe de turno revisa qué le ofrece Desk-Net, una herramienta que fue recibida con recelos pero sin la que ya no podríamos trabajar. En esencia, es una agenda virtual en la que apuntamos las previsiones (ruedas de prensa, actos de todo tipo, reportajes, entrevistas…) a corto, medio y largo plazo. En cuanto se registran, sólo queda asignar la tarea.

Al hacerlo, el programa envía un correo electrónico para avisar al redactor elegido. Y también al fotógrafo, si se decide incorporar una imagen a la noticia. Además, permite explicar en qué consiste la información que se debe cubrir, anotar recomendaciones y detalles complementarios y solicitar, si se considera oportuno, la edición de un vídeo al redactor o al fotógrafo. Para ello disponemos de tabletas y el grupo al que pertenece Diario de Ibiza, Prensa Ibérica, ha facilitado la formación correspondiente.

Los redactores piensan en web. Saben que deben dar prioridad a la edición virtual para mantener informados al momento a los miles (con un mínimo de 40.000 y picos de cerca de 100.000) de usuarios de todo el mundo que se conectan a lo largo del día a diariodeibiza.es para saber qué pasa en Ibiza y Formentera.

En Redacción todo está bien estructurado, con al menos tres reuniones diarias

El día a día en la Redacción tiene de todo. No hay tiempo para el aburrimiento. Además de la relación constante entre todo el personal, se programan varias reuniones. La primera es de los jefes con los redactores, sobre las diez de la mañana, para programar la jornada. El objetivo es repasar las tareas asignadas y analizar las noticias propias que gestionan los periodistas, que diferencian a Diario de Ibiza de sus competidores.

Si es lunes, además, toca el encuentro semanal del Comité de Transformación Digital, compuesto por la directora, Cristina Martín, la subdirectora y los jefes de Local y Deportes (Paco Murillo), Carmona o Torres, el community manager, la directora comercial, Berta Lartuna, directora de desarrollo de negocio, y el coordinador multiplataforma, César Navarro.

En estas reuniones se pulsa el estado de la edición digital: qué tráfico ha tenido la semana anterior, cómo han respondido las redes sociales y qué noticias han funcionado mejor. También se planifica la semana en función de la agenda. De nuevo aparece Desk-Net para aclararnos el horizonte. Toca decidir qué vídeos se encargan, los directos y las entrevistas a expertos… Es el primer paso para dejar encarrilados los siete días siguientes.

Pero estas reuniones son sobre todo una especie de tormenta de ideas que permiten enfocar la semana desde diferentes puntos de vista. Siembre hay una aportación novedosa, una idea fresca que facilita la constante evolución tanto de la web como de la edición en papel. La idea es no quedarnos parados, avanzar para afrontar los retos con la preparación necesaria.

Mientras tanto, los redactores llevan ya tiempo trabajando. Unos, la mayor parte, en la calle, hablando con sus fuentes o cubriendo alguno de los muchos actos del día. Txema Alonso y Laura Riera, encargados de los sucesos, tienen carta blanca. Lo primero es ir a los juzgados, para que no se les pase nada. Luego, dependerá de qué sucesos surjan durante el día. Lo suyo es un no parar.

Diario de ibiza tiene la plantilla de periodistas más preparada y amplia de las Pitiüses

Las ruedas de prensa, tanto de los partidos como de las instituciones, ya no son convocatorias ineludibles. Hay que buscar, como siempre ha hecho Diario de Ibiza, relatos informativos novedosos, enfoques de interés general. Pero sobre todo hay que profundizar en los asuntos realmente relevantes para Ibiza y Formentera. Para ello contamos con la redacción más amplia y mejor preparada de las Pitiüses. Además de los mencionados Alonso y Riera, están Joan Lluís Ferrer, Eugenio Rodríguez, Marta Torres, Carmelo Convalia (Formentera), José Miguel L. Romero, Nieves García , Daniel Azagra, Josep Àngel Costa y Maite Alvite. En fotografía, Juan Antonio Riera y Vicent Marí son una referencia en la profesión. No hace falta ni presentarles. Como a Toni Escobar, una máquina. Todos son la mejor y más amplia muestra del talento periodístico que hay en las Pitiüses.

Y qué decir de Deportes. Paco Murillo lidera una plantilla de lujo con Rubén J. Palomo y Rafa J. Domínguez.
Avanza el día y la web sigue su ritmo normal: imparable. Carmona o Torres, así como los redactores y los jefes, mantienen en permanente actualización tanto la home (la portada) como las diferentes secciones. Hay que estar pendientes también de las informaciones que envían los redactores desde fuera del diario para incluirlas, a través de una aplicación específica.

Y de las pseudonoticias que aparecen a diario relacionadas con las islas. Como ejemplo, Torres encontró un vídeo en el que aparecía una mujer completamente borracha intentando conducir una moto. En la red se rumoreaba que era en una calle de Dalt Vila. Nuestro trabajo consistió en comprobar su veracidad (y como en tantas otras ocasiones, no la tenía) y contactar con el autor del vídeo para pedirle permiso para publicarlo.

Mientras tanto, a lo largo de toda la jornada, sobre todos nosotros sobrevuela la figura de Hipólito Guillén, el jefe de Sistemas. Es como el ángel guardián que vela por el funcionamiento de todo lo que tenga cables –o no– y requiera de un botón para funcionar.
Alrededor de la una de la tarde, los jefes y la directora se reúnen para perfilar el periódico según las informaciones que cierran los redactores. Con el alzado de las páginas ya con la publicidad insertada, se decide qué información abrirá la edición del día siguiente y dónde y cómo irá el resto, página a página, sección a sección.

Por la tarde, a primera hora, se celebra la reunión de portada, en la que participan la directora, la subdirectora, los jefes de sección, la gestora de home y el community manager. Además de decidir los temas de portada, revisan la agenda del día siguiente y determinan el tipo de cobertura, tanto para web como para la edición impresa, que requiere cada asunto.

La maquetadora Rosa Mayans trabaja junto a los jefes y los redactores para hacer páginas, gráficos e infografías especiales. Las maquetas corrientes se seleccionan en cuestión de segundos en el maquetero incorporado al sistema de edición.

Poco a poco el ‘producto’ va cogiendo cuerpo. Pero las noticias siguen llegando y hay que decidir si se incluyen en la web y en la edición del papel. Y cómo. Y en qué espacio. Aquí no se aburre nadie, garantizado. Y el periódico puede cambiar en un minuto.
Los fotógrafos aparecen fugazmente para ‘volcar’ las imágenes del día en el sistema. Si no, las envían a través de internet. Los redactores y los jefes deben elegir. Especial cuidado se tiene a la hora de seleccionar la foto de portada.

Llega el turno de escribir. Decenas de dedos se mueven acompasados para narrar la realidad pitiusa. Los jefes se ‘reparten’ a los redactores, a quienes corrigen las informaciones. A media tarde llega la tercera reunión del día. Presidida por la directora, se confirma la disposición de las noticias, se analiza la web y se aprovecha para avanzar en la coordinación del trabajo del día siguiente.

La segunda corrección de los textos es tarea del departamento de Cierre, donde Elena González o Daniel Azagra acaban de zurzir el trabajo del día. Son los ojos que velan por todos.

El paso final en la sede de Es Diari se produce en la sección de Talleres. Isabel Marí, Miguel Serra y Ángel Icardi son el penúltimo eslabón de la cadena de producción que se activó con su salida la noche anterior y la llegada de Carmona o Torres a las siete de la mañana. De sus ordenadores salen las páginas hacia su último destino: la rotativa del polígono de Montecristo. En pocas horas, vuelta a empezar…