El cáncer de próstata es uno de los más frecuentes entre los hombres. En 2018 se diagnosticaron 687 nuevos casos en Baleares. En España, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2018 se diagnosticaron 33.370 nuevos casos, un 22% del total de tumores diagnosticados. Acudir al especialista a partir de los 45 años para realizar una revisión anual es clave para prevenir y poder tratar a tiempo la gran mayoría de las enfermedades de la próstata.

Según el doctor Fernando García Montes, responsable de la Unidad de Urología y Andrología de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario, «las patologías de la próstata son las más frecuentes en hombres a partir de los 50 años, aunque aconsejamos que las revisiones se inicien a los 45 años – especialmente si hay antecedentes familiares- para detectarlas y tratarlas en una fase muy temprana, en el caso de que aparezcan».
La enfermedad más común de la próstata es la hiperplasia benigna prostática (HBP), que la mayoría de los hombres padecerán, ya que al envejecer se produce el crecimiento de la glándula prostática y la consiguiente dificultad para orinar.

Otras enfermedades prostáticas son las infecciones de la próstata que afectan a personas más jóvenes, que pueden ser transmitidas por vía sexual.
A pesar la alta incidencia de los problemas relacionados con la próstata, la gran mayoría de hombres no acude a estas revisiones de forma rutinaria. Según datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), solo la mitad de ellos se somete a revisiones anuales.

Detección precoz
El cáncer de próstata, uno de los cánceres más frecuente entre los hombres. De hecho, el 22% de los cánceres que se diagnostican a hombres en España son de próstata. «La buena noticia es que, si lo detectamos de forma precoz, podemos curar la gran mayoría de casos. De ahí la importancia de realizar chequeos rutinarios anuales. Es importante saber que se trata de un tipo de cáncer de evolución lenta y, que cuando aparecen los primeros síntomas, normalmente ya está en una fase más avanzada y más difícil de tratar», explica Fernando García Montes.

«Los hombres deberían tener claro que acudir al urólogo una vez al año debe formar parte de su rutina, igual que lo es para las mujeres ir al ginecólogo. Sin embargo, solo acuden cuando toman conciencia porque algún familiar o amigo padece una enfermedad de la próstata, por insistencia de su pareja, porque la empresa les obliga o cuando ya han tenido problemas que les impiden llevar una vida normal», insiste García Montes.


Las revisiones urológicas son, no obstante, un trámite mucho más llevadero de lo que la mayoría cree. No duelen y no requieren ninguna preparación intestinal previa. La visita médica incluye un cuestionario sobre hábitos urinarios y sexuales y una exploración física del aparato genito-urinario, incluido un tacto rectal, una ecografía del aparato urinario y unos análisis de sangre y orina. En el caso de que exista una posible afectación de la próstata, el especialista pedirá, además, pruebas específicas de tecnología avanzada para determinar qué tipo de afección está padeciendo el paciente.

Tecnología avanzada

La Unidad de Urología y Andrología de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario está altamente especializada en el diagnóstico y tratamiento integral de las enfermedades urológicas. La Unidad cuenta con tecnología avanzada para el diagnóstico de enfermedades prostáticas y utiliza técnicas laparoscópicas y endourológicas de última generación, que le permiten mantener la filosofía de la cirugía mínimamente invasiva siempre que sea posible.
Cuando los pruebas iniciales de revisión prostática sugieran la existencia de algún tipo de patología, la Unidad de Urología cuenta con pruebas más específicas para llegar a un diagnóstico exacto.

- Publicidad -