Con ocasión del Día Mundial del Ahorro Energético celebrado el pasado sábado, Endesa ha presentado su segundo Informe de Comportamiento Energético de las Empresas Españolas 2017, de las cuales un 85% pertenecen a los sectores de la Hostelería, Comercio, Industrial y Agrario.

Del estudio se desprende que el 82% de las pymes de este país no han puesto en macha medidas de eficiencia energética. Este nuevo informe ha supuesto un incremento del 175% del número de empresas analizadas con respecto a las de la edición anterior. Y de este muestreo se deduce que la mitad de las empresas se encuentran en un tramo de consumo anual de menos de 100.000 kWh/año. Y el 57% de las pymes españolas se encuentran en un tramo de potencia de 26-100 kW.

Esa falta de concienciación de las empresas españolas se debe, según el estudio, a un desconocimiento real de sus datos energéticos y de las posibilidades de mejora que tienen y, por otro lado, al temor que les produce la idea de enfrentarse a una fuerte inversión. Sin embargo, y según el estudio de Endesa, las principales medidas para mejorar el comportamiento energético pasan por el ajuste y optimización de la potencia contratada, el control y la reducción de los consumos fantasmas/ stand-by, el control de la energía reactiva con la instalación de baterías condensadoras y la instalación de iluminación eficiente con tecnología LED. Todas estas medidas supondrían un ahorro directo en su factura, algunas con carácter inmediato como el ajuste de potencia.

Las empresas desconocen en muchos casos, sus gastos energéticos y las posibilidades de mejora gratuitas

En dos años y medio, más de la mitad de las pymes pueden amortizar totalmente todas sus inversiones de eficiencia y si implementaran todas las medidas propuestas (optimización de potencia, eliminación de consumos fantasma, compensación de energía reactiva y cambio de sistema de iluminación convencional por LED) podrían ahorrar 4.660 euros al año.

Por otro lado, el potencial de ahorro de las empresas analizadas en función de su consumo energético se clasificaría en tres categorías diferenciadas: en primer lugar, el 29% tendrían un potencial de ahorro inferior al 10% de su consumo energético, el 21% un potencial de ahorro entre el 10% y el 20%, y en tercer lugar el 35% conllevarían un potencial de ahorro superior al 20% de su consumo energético.

La optimización de potencia contratada es una primera medida correctiva que no requiere inversión para las empresas, y así, en el informe de Endesa se puede comprobar el porcentaje de empresas que presentan ahorros en cada tramo: un 20% de empresas presenta un potencial de ahorro superior a 2.000 euros por año, un 40% tienen ahorros potenciales entre 500 y 2000 euros al año y por último un 40% conlleva un potencial de ahorro inferior a 500 euros anuales.

Si hablamos de compensar la energía reactiva, el estudio de Endesa desvela que el 76% de las empresas no disponen de equipos que controlen su energía reactiva. En este caso, el estudio revela que, gracias a las medidas de ahorro, el 69% de las inversiones recuperan su inversión en menos de 4 años.

En cuanto a la instalación de iluminación eficiente, la inversión en tecnología se amortiza en menos de cuatro años en el 52% de los casos. Cabe destacar a este respecto que el cambio a tecnología LED presente en todo el sistema de iluminación supone un importante ahorro para las empresas, variando la amortización según la inversión y los objetivos de la misma.

En el informe se identifica una evolución del ahorro potencial de las empresas, ya que se han identificado medidas con un potencial de ahorro más interesante. Por ello, un 9% más de empresas poseen un ahorro potencial respecto al consumo superior al 20%; situándose así en esta edición en un 35% de las empresas analizadas.

Invertir en ahorro energético no sólo beneficia a las arcas de las empresas sino que además supone un beneficio para el medio ambiente. Las empresas que aplican medidas de eficiencia energética reducen sus emisiones hasta en un 23%, como es el caso del sector terciario, un 16% en el industrial, un 6% en el agrario, y un 14% en el de la hostelería y residencial.

- Publicidad -