Los cocineros con tres estrellas Michelín se hacen un ‘selfie’ con el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, y el director internacional de la Guía Michelin, Michael Ellis, durante la gala para España y Portugal celebrada en el hotel Abama de Guía de Isora, en Tenerife.
Los cocineros con tres estrellas se hacen un ‘selfie’ con el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, y el director internacional de la Guía Michelin, Michael Ellis, durante la gala para España y Portugal celebrada en el hotel Abama de Guía de Isora, en Tenerife.

PILAR SALAS – EFE
Tenerife

No se puede acusar a la Guía Michelin de cicatería en su edición 2018, con un doblete de restaurantes ‘triestrellados’, cuatro nuevos dos estrellas y 17 que estrenan la primera, aunque sí de ‘olvidos’ en una publicación en la que los cocineros televisivos tienen protagonismo.

Ángel León tras recibir su tercera estrella Michelin.

De roñosa con España hemos tachado a Michelin en las últimas ediciones, pero en esta ocasión ha dado a Andalucía su primer ‘triestrellado’ con Aponiente (El Puerto de Santa María, Cádiz), de Ángel León, y su segundo a la ciudad de Barcelona con ABaC, de Jordi Cruz, algo que no acontecía desde que en 2013 lograsen las tres estrellas Quique Dacosta Restaurante (Dénia, Alicante) y Azurmendi (Larrabetzu, Vizcaya).

Cataluña sobresale esta vez, porque además del ABaC de Jordi Cruz, a quien no le pesan en la cocina sus once entregas como jurado de ‘MasterChef’, consiguen la segunda Dos Cielos (de los también televisivos gemelos Sergio y Javier Torres) y Disfrutar de los exBulli Eduard Xatruch, Oriol Castro y Mateu Casañas, y la primera Enigma de Albert Adrià y el gerundense Castell Peralada, mientras que Caelis de Romain Fornell la conserva tras su traslado.

Jordi Cruz recibió su tercer ‘brillo’.

Felicísimo Jordi Cruz por aportar el segundo ‘triestrellado’ a una ciudad «tan abierta» como Barcelona, tanto como el equipo de Disfrutar, «defensores de la cocina creativa» y contentos de sumar al «turismo gastronómico» barcelonés, dicen.
Aponiente, de Ángel León, se convierte en el primer tres estrellas Michelin de Andalucía cocinando pescados humildes como «las acedías y las pijotas» y lleva su sello también Alevante en el hotel Meliá Sancti Petri, que debuta con una. Al igual que Bardal, donde Benito Gómez recupera un ‘brillo’ que ya lució en Ronda (Málaga) con «una cocina más ligada a la tradición que a la innovación en la que no siempre se fija la Michelin», explica.

Cataluña sobresale esta vez, con las tres estrellas de abac y la segunda de dos cielos

Michael Ellis acompañado por los cocineros con una estrella.

Otras pruebas de la diversidad por la que apuesta la Guía Michelin son la primera estrella para Amelia del argentino Paulo Airaudo en San Sebastián, de cocina argentina con influencia italiana, y para Kiro Sushi en Logroño, donde Félix Jiménez demuestra su habilidad y devoción por el sushi. «Para mí es una palmada en la espalda y un motor conseguir una estrella Michelin», reconoce Jiménez, quien destaca que en esta edición de la guía hay «muchísimo reparto en estilos de cocina diferentes, saliéndose de lo que parece siempre estipulado».

A Almansa (Albacete) miran ahora con más atención los gourmand gracias al segundo ‘brillo’ de Maralba, y también a El Palmar (Murcia), donde Pablo González recibe la segunda estrella dispuesto a ofrecer al comensal una experiencia «única».

A Eneko Atxa, que ya lucía tres estrellas en Azurmendi (Larrabetzu, Vizcaya), la primera ganada para el vecino Eneko le supone «una satisfacción enorme» porque le da la oportunidad de «recuperar la clientela local, cercana, familiar y de gente joven que quiera descubrir la gastronomía» en un local basado «en nuestro territorio y nuestra cultura».

Pero no todo son alegrías bajo el estrellado cielo Michelin. Cocineros y crítica gastronómica echaron en falta la tercera para Santceloni (Madrid), Miramar (Girona) o Casa Marcial (Asturias) y la segunda para Nerua (Bilbao), Ricard Camarena (Valencia), Casa Gerardo (Asturias) o Solla (Pontevedra), o la primera para Dins (Mallorca), todos ellos favoritos en las quinielas, sin hablar de la eterna deuda con Mugaritz (Rentería, Guipúzcoa), siempre pendiente de saldar.

- Publicidad -