Pensar en un local de referencia mundial en el sector gastronómico y de ocio situado en la isla, es pensar en Heart Ibiza. Fundado en 2015 por los hermanos Adrià y Guy Laliberté, creador del Cirque du Soleil, el restaurante lleva a cabo su concepto creativo de colisión de arte, gastronomía y música, en el denominado ‘laboratorio de experiencias’ (Lab), situado en el exclusivo Ibiza Gran Hotel.

Una experiencia inovidable

Desde que el cliente llega a las instalaciones, antes del conocido aperitivo de autor realizado en la terraza, es sorprendido con tres paradas obligatorias para degustar nuevos y elaborados snacks, como por ejemplo, la nube aérea de tequila. De este modo da comienzo la inmersión completa en el espectáculo made in Heart. A continuación, la espectacular terraza con vistas a Dalt Vila da la bienvenida a los invitados para seguir disfrutando de la velada gracias a la cocina más creativa, ecléctica y dinámica. Una serie de snacks, cada uno de los cuales son pequeñas obras de arte en sí, hacen su aparición. Deliciosos buñuelos aéreos de maíz y guacamole, cócteles de fruta de la pasión y café o secuencia de tofú y aguacate, entre otros,hacen las delicias de los paladares más exigentes.

Rafa Zafra, chef ejecutivo del restaurante Heart Ibiza.
Rafa Zafra, chef ejecutivo del restaurante Heart Ibiza.

Rafa Zafra, chef ejecutivo: «Cenar en Heart Ibiza es vivir una experiencia para todos los sentidos»

Una banda recibe a los invitados en el salón del Lab, la noche continúa. La música en vivo, presente durante toda la velada, acompaña a los clientes mientras disfrutan de una oferta gastronómica variada y cosmopolita. En este punto, el foco de la experiencia gastronómica recae sobre el producto: materia prima de la mayor calidad como la carne de Wayu, el bogavante nacional o el King Crab traido directamente desde Alaska, son algunos de los elementos clave de la exquisita cena, sin olvidar, por supuesto, la degustación de algunos de los clásicos de El Bulli como la aceituna esferificada o la croqueta líquida de jamón ibérico.

Un lugar para repetir, ya que la absoluta libertad creativa de la que gozan los chefs les permite reinventar e innovar completamente desde el comienzo hasta el final la experiencia gastronómica.

- Publicidad -