En una atmósfera marinera, Port Balansat ofrece una experiencia gastronómica muy especial en pleno Port de Sant Miquel. Tras unos meses de descanso, este tradicional restaurante con décadas de historia ha vuelto para continuar ofreciendo calidad directa a la mesa.

En la terraza o en el interior, vistas de impacto al Mediterráneo.
En la terraza o en el interior, vistas de impacto al Mediterráneo.

Todos los mediodías (excepto los martes, que el restaurante permanece cerrado), los comensales pueden degustar una excelente cocina mediterránea e ibicenca en la que todo el mundo encuentra su capricho. Pescados frescos de calidad, arroces y una selección de mariscos son los reyes de la carta, en la que también pueden encontrarse ensaladas, carnes y una variedad de entrantes.

¿Aún no has probado el bullit de peix de Port Balansat?

Pues ya tardas en reservar. Es, sin duda, uno de los mejores de la isla. Elaborado con los pescados más frescos al estilo tradicional, y acompañado por el delicioso arroz a banda. ¡Toda una tentación!

Los mariscos y pescados más frescos.
Los mariscos y pescados más frescos.

También apetecen en esta época platos como el arroz marinera, aunque no hay que renunciar a las mariscadas que se sirven en el restaurante o el imprescindible bogavante frito con ajos. Por supuesto, Port Balansat ofrece también excelentes formas de poner la guinda a la comida con una selección de postres que seducen a los paladares más golosos. Para probar y repetir.

El ambiente familiar reina en Port Balansat, el lugar perfecto para que niños y mayores disfruten. La proximidad de la playa hace que los pequeños puedan correr y jugar a sus anchas en la arena mientras los adultos alargan la sobremesa.

- Publicidad -