Febrero es uno de los meses más fríos del año y los resfriados son muy frecuentes. Desde siempre han existido remedios naturales que han ayudado a mejorar la sensación del malestar que provocan los procesos gripales.

Entre ellos, la miel y el limón han ido juntos como solución a la tos y los problemas de garganta y, actualmente, tras el auge del jengibre en la medicina natural, se ha creado una infusión perfecta para calmar la tos y mejorar el bienestar en días fríos y grises.

Por un lado, el limón es conocido por su aporte de Vitamina C, que refuerza las defensas del organismo y además es desinfectante. También es rico en minerales, entre los que destacan el potasio, el magnesio, el calcio y el fósforo.

Por otro lado, la miel no es solo una alternativa saludable al azúcar, sino que a la vez, aporta muchos beneficios como su poder antiséptico o su acción calmante.

Finalmente, el jengibre favorece la absorción de nutrientes, lo que le convierte en un buen ingrediente complementario en sopas, cremas y salsas. Cuenta con propiedades expectorantes y antibióticas que pueden actuar con eficacia en problemas de gripes y resfriados.

Si juntamos estos tres extraordinarios alimentos, el resultado es un remedio complementario para minimizar los síntomas de los procesos gripales como la tos, la congestión nasal e incluso pueden reforzar el sistema inmunitario.
El concepto de infusión viene del propio verbo infusionar, que significa aromatizar un líquido con otro ingrediente a través del calor.

Así es cómo, en este caso, para conseguir un remedio tan legendario como la infusión de miel, jengibre y limón únicamente hay que dejar hervir agua con dos rodajas finas de jengibre fresco durante 10-15 minutos. Pasado este tiempo, se añade el zumo de un limón y una cucharada de miel. A pesar de ser un remedio fácil y rápido de preparar, hay quienes no les gustan las infusiones.

Preparar caramelos

Para ellos, existe la versión en gominolas. Una receta muy sencilla y rápida para llevar a cualquier parte.
  • Para ello solo se tiene que hervir 250 ml de agua con el zumo de cuatro limones, una cucharada y media de jengibre fresco rallado y tres cucharadas de miel. Mientras infusiona durante 15 minutos, se disuelven 20 gramos de gelatina en 250 ml de agua, se agrega a la infusión y se deja hervir hasta cumplir el tiempo.
  • Se vierte la mezcla en moldes para hacer cubitos y se deja enfriar en la nevera hasta que adquiera la textura de gominola.
  • Se conseguirán unas gominolas naturales perfectas como remedio casero contra la tos.
- Publicidad -