- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

La vuelta al cole es el mejor momento para incorporar hábitos saludables en la rutina de los más pequeños.

La Asociación Española de Pediatría ha pueso en marcha la campaña ‘Únete a la tropa supersana. Descubre tus poderes’.

La campaña intenta ayudar a las familias a enfrentarse a los enemigos de la salud infantil como la obesidad, el sedentarismo o los virus.

La iniciativa, dirigida para adoptar hábitos de vida más sanos y concienciar sobre la importancia de llevar este estilo de vida desde las primeras etapas, cuenta con una serie de materiales informativos. A través de cómics, vídeos y una microsite, se da vida vida al superhéroe, Álex, cuya misión es luchar con los villanos que atacan la salud de los niños.

 

Toda la información está disponible en la web www.tropasupersana.es.

Entre estas recomendaciones, se destaca la importancia de dormir bien. Los niños en edad escolar deben descansar entre 9 y 11 horas cada día, dentro de un horario continuado y rutinario. Una vez que el menor va a la cama, deben dejarse a un lado otras actividades y juegos y centrarse en la relajación y el sueño.

La alimentación es otro de los pilares fundamentales. El desayuno, constituye la cuarta parte de las calorías que van a ingerirse a lo largo del día, por lo que debe ser lo más completo posible e incluir láctecos, cereales y fruta.

Además, para una mejor planificación, se aconseja revisar el menú escolar y de esta manera, completar con aquellos alimentos que no hayan tomado, el resto de ingestas diarias.

Otro de los aspectos que genera multitud de dudas entre los progenitores es el peso de la mochila escolar. Problemas en la espalda y cuello se derivan de un mal uso, por ello se recomienda que los libros, cuadernos y otros materiales y objetos que van en la mochila, no deben pesar más del 10 al 15 por ciento del peso del niño desnudo.

En cuanto al desplazamiento que realiza el alumno hasta llegar a la escuela, ya sea andando, en bicicleta, coche o en autobús escolar, es imprescindible respetar siempre las normas viales y de seguridad.

Al inicio del curso, desde diferentes entidades públicas, se realizan una serie de talleres y cursos de seguridad vial de vital importancia para los menores.

Es por ello, que los padres deben completar esta información con una serie de informaciones clave como mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar el paso de peatones, o no entrar y salir del colegio corriendo.

Estas y otras normas, como usar un chaleco reflectante y casco, si van en bicicleta o esperar al autobús en el lugar correspondiente sobre la acera, ayudarán a evitar accidentes.

Una vez que se han abarcado factores a tener en cuenta antes y durante la jornada escolar, es importantísimo plantear qué hacer después. Tras las clases, un adulto debe acompañar al niño una vez que regresan a casa.

No se debe olvidar la importancia que tienen las actividades extraescolares para el desarrollo motriz y social del alumnado.

Es conveniente que, al elegir la clase, sea apropiada para la edad del menor, sin impedir que tengan tiempo de descanso y juego libre. Y sin que se conviertan en una obligación diaria. Las clases extraescolares son una buena oportunidad para que los niños se relajen y se relacionen con otros niños, que realicen ejercicio y que no sientan la prolongación de la jornada escolar, sino la diversión y el aprendizaje de una actividad diferente.

El doctor Gerardo Rodríguez, coordinador del Comité de Actividad Física, recomienda que «al menos una de estas actividades, esté relacionada con el deporte, ya que los niños en edad escolar deben hacer como mínimo una hora diaria de actividad física moderada-intensa».

Entre otras cosas, este hábito previene la aparición de obesidad, mejora el rendimiento escolar y el estado anímico de los niños.

Acompañarles caminando a aquellos recorridos que sean asumibles como ir y volver del colegio, o hacer unas compras con ellos, es un hábito que puede comenzar conjuntamente con el inicio de curso escolar.

Por último, resaltar las enfermedades que se transmiten por contacto o por vías respiratorias, puesto que afloran en los espacios cerrados, como son las aulas escolares y se facilita el contagio de enfermedades como la gastroenteritis, el resfriado o la conjuntivitis.

Muchos doctores señalan la importancia de las medidas higiénicas y la creación de un buen hábito. El lavado frecuente de las manos, un mínimo de tres veces al día, la utilización de los geles desinfectantes, por otro lado, la ventilación adecuada de las diferentes estancias que utilice el niño, como puede ser su habitación o sala de juegos y la limpieza de materiales comunes en el aula, al menos una vez a la semana.

Se recomienda a los padres que informen siempre sobre cualquier patología que padezca el menor al equipo directivo del centro.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!