Inicio Etiquetas Langosta

Etiqueta: Langosta

JORNADAS GRASTRONOMICAS IBIZA SABOR, un viaje por la gastronomía local

Visitar ibiza en las estaciones de primavera y otoño supone disfrutar de una isla verdaderamente privilegiada. Son las estaciones perfectas para sumergirse en la gastronomía local a través de las Jornadas Ibiza Sabor, una iniciativa bianual en la que se pueden degustar recetas tradicionales de la cocina ibicenca así como reinterpretaciones de vanguardia a precios populares, en aproximadamente cuarenta establecimientos de la isla.

Y es que la gastronomía de Ibiza resume perfectamente la cultura y la historia de la isla y es hoy una herencia sumamente valiosa en la que se conjuga la devoción de los ibicencos por los productos frescos y naturales con la variedad que aporta nuestro mar y otras sorpresas inesperadas provenientes de nuestro entorno.
Se trata también de la defensa de una forma de vida saludable con productos autóctonos que maduran bajo el sol a través de la fórmula de la dieta mediterránea, la gran aliada del bienestar, la energía y la longevidad.

Ricas recetas con manjares del mar. SERGIO G. CAÑIZARES
Ricas recetas con manjares del mar. SERGIO G. CAÑIZARES

Las Jornadas Gastronómicas ofrecen la posibilidad de degustar recetas de antaño como el bullit de peix o el guisat de peix y especies tan sabrosas como la roja, el gallo de San Pedro o el mero. Joyas de la gastronomía ibicenca como la borrida de rajada y productos extraordinarios como la gamba roja de Ibiza, la langosta o las espardenyes. Delicias del mar que llegan a la mesa con cuidadas elaboraciones.

Para los que prefieren la carne, existe la opción de seguir la ruta del sofrit pagès, a base de cordero criado en libertad, pollo payés, sobrasada, butifarrón y patata roja de la tierra.
A la hora del postre, una receta medieval de queso con hierbabuena y anís como es el flaó y otros dulces tradicionales como la greixonera.

Sin duda, un viaje gastronómico alrededor de la isla poniendo en valor el trabajo de cofradías, granjas, agricultores, mercados, bodegas o productores de aceite que se completa con actividades paralelas como charlas y conferencias de la mano de chefs, visitas a las bodegas locales o catas de aceite de oliva, entre muchas otras innovadoras propuestas gastronómicas.

Porque sin el placer que la gastronomía de Ibiza proporciona al sentido del gusto, no es posible concebir la práctica de un turismo hedonista.

El sabor auténtico

No faltan en los restaurantes ibicencos los sabores tradicionales, aquellos platos o incluso ingredientes que son característicos de la cocina pitiusa y que los distinguen de la balear o española. El pescado suele ser el que más identifica esta cocina. Eva Riera, copropietaria de Ca na Ribas, destaca por ejemplo la borrida de rajada que preparan, sabor por antonomasia de Ibiza: «La hacemos con caldo de pescado, azafrán, patata, una picadita de ajo y perejil. Y la raya, siempre de Ibiza, fresca».

Ibiza sabe a mar. Los pescados y mariscos son los ingredientes fundamentales
de los restaurantes ibicencos

Toni Juan Ferrer, propietario de Es Caliú, cree que uno de los sabores auténticos de la cocina ibicenca se encuentra en el bullit de peix con arroz a banda, «súper típico» de la isla: «Empleamos rotja, gallo, mero… Todos pescados de Ibiza. Añadimos all i oli y patata hervida ibicenca. Y arroz a banda, que se termina con el caldo del pescado».

Sergio Tur Juan, cocinero y propietario de Es Arcs, se decanta por el pescado a la salmorra: «No lleva patatas ni salsa de all i oli. Se somete el pescado a una densidad de sal, se le hace una cocción y se deja con el punto de sal. Usamos pescado ibicenco: mero, rotja, gallo, sirvia, dentón, sargo… Se sirve en una bandeja para dos con un arroz a banda de acompañamiento».

La ‘borrida de rajada’, el pescado a la salmorra, la paella de langosta, el ‘bullit de peix’ no faltan en sus menús

El pescado es el ingrediente principal de la cocina de Es Nàutic. A juicio de Xesca Guasch, copropietaria, es uno de los sabores de Ibiza esenciales, sobre todo a la hora de preparar uno de los principales platos de la cocina ibicenca, el bullit de peix: «En el restaurante Balanzat fuimos los primeros en hacerlo como comida de celebración. Antes cada uno se lo comía en su propia casa. Con el Nàutic abierto todo el año lo hemos adaptado. Es el plato más tradicional. Siempre usamos pescado de roca de la isla con patatas, judías y la salsa de all i oli». La langosta pescada en la isla «con su correspondiente código y brida de Sabors de Eivissa» es otro de los platos fundamentales, según Guasch. Incluso disponen de un vivero donde la gente puede seleccionar su propia langosta: «Intentamos mantener los platos tal como se cocinaban tradicionalmente, aunque cada chef tiene lo suyo. La paella de langosta tiene que ser suave, pero no melosa, pues si no ya hablaríamos de una caldereta».

Paco Tur Marí, propietario del Celler Can Pere considera que uno de esos sabores netamente pitiusos es el mero a la ibicenca: «Hecho al horno, lo fileteamos con una salsa preparada con tomates, cebollas y ajos, además de patatas. Está de rechupete. A veces se hace así el gallo». No falta, cómo no, la langosta en su menú.

EL REGUSTO DEL CORDERO

El Regusto del Cordero
El Regusto del Cordero

Celler Can Pere: No solo de pescados vive el cliente. En este restaurante preparan la carne con sabor a campo de Ibiza. Paco Tur Marí, su propietario, destaca «la paletilla de cordero asada al estilo ibicenco», al horno con sal y pimienta y un poco de jugo de limón y regada con un poco de vino. Se le añade una salsa a base de cebolla, ajo, un poco de laurel y tomate. «Queda de cine», afirma. Entre los arroces, apuesta en esta época por el sabor del de matances.

EL AROMA DEL ACEITE

El aroma del aceite
El aroma del aceite

Oleoteca Ses Escoles: El aceite típico de Eivissa es uno de los sabores fundamentales de su cocina. En la Oleoteca emplean el suyo, el que se hace en el truy de Can Miquel Guasch: «Marinamos todos los platos con aceite. Servimos mucha tapa y embutido ibicenco. Y preparamos una coca con sobrasada, queso y miel de Ibiza». Cuando cocinan el cordero, lo mantienen «muy limpio, puro, natural: no le echamos salsas ni nada extra, simplemente a la parrilla».

TIEMPO DE 'MATANCES'

Tiempo de 'matances'
Tiempo de ‘matances’

Es Arcs: Para Sergio Tur Juan, su cocinero y propietario, el sabor tradicional de Ibiza se concentra en el arroz de matances: «Caldoso, con gallina ibicenca, cerdo, costillitas, pebrassos (si es la temporada) y especias». Y también el sofrit payés (bajo encargo y para grupos) «con patató ibicenco, judías, gallina, el cordero previamente hervido y separado en dos sabores para luego ligarlo todo, y panceta, carne de cerdo, gallina». La esencia gastronómica de la isla.

CON MIEL DE 'FRíGOLA'

Con miel de 'frígola'
Con miel de ‘frígola’

Ca na Ribas:Las chuletitas de cordero a la miel de Ibiza es el plato que, según Eva Riera, contiene las esencias de los sabores ibicencos en cuanto a carnes y algo más: «Tiene que ser miel de frígola. Primero se hacen a la parrilla, para después echarles una salsa con miel. La base es la de la típica salsa dulce con vinagre y la miel, como cuando haces una salsa a la naranja». Entre los arroces se decanta por el negro, con caldo de pescado, sepia y unas gambitas.

CON LEÑA DE ALGARROBO

Con leña de algarrobo
Con leña de algarrobo

Es Caliú: Toni Juan Ferrer, su propietario, cree que la esencia de los sabores de la isla se encuentran, por ejemplo, en el arroz de matances, para el que cada maestrillo tiene su librillo: «Lo hacemos con setas de la isla, pebrassos, y una selección de carnes de conejo, pollo y cerdo. Nos gusta que salga meloso». Entre las carnes destaca su chuletón de buey a la piedra, al fuego con leñas de algarrobo, olivo o almendro, «maderas de la isla que le dan aroma de aquí».

Gastronomía de invierno

0

[td_block_22 custom_title=”” post_ids=”15700,15736,15800,15816,15818,15844,15855,15881,15893,15919,15940,15987,15994,15996″ sort=”random_posts” limit=”25″]
[td_block_24 custom_title=”” post_ids=”15794,15796,15798,15810,15813,15827,15829,15832,15834,15837,15850,15911,15914,15916,15925,15929,15933,15938,15959,15961,15963,15972,15976,15979,15985,16003″ sort=”random_posts” limit=”35″]

Una marca de éxito

Su nombre científico, Palinurus elephas, suena raro. Es poco comercial. Pero su sabor tras pasar por un fogón la convierte en uno de los manjares de la cocina pitiusa. Y en uno de los crustáceos más codiciados y cotizados, especialmente desde que tanto el Consell de Eivissa como las cofradías de pescadores tuvieron una idea simple pero que en poco tiempo se ha demostrado genial: etiquetar cada una de las que se capturan en la costa ibicenca.

El objetivo era potenciar uno de los productos gastronómicos de más calidad y con más tradición

Las cofradías de pesca de Ibiza comenzaron el 25 de junio de 2015 a colocar bridas numeradas de la marca ‘Sabors d’Eivissa’ a cada decápodo atrapado en sus trasmallos. La primera fue pescada por Javier Torres Torres, Rafal, patrón de ‘Cae’, que aquella jornada se hizo con ella y con otras seis en las redes que caló frente a sa Conillera. En la base de una de sus antenas llevó la etiqueta de color verde con el número ‘0000001’.

Es «un producto fresco, vivo. El animal llega a los restaurantes a las pocas horas de salir del agua»

El objetivo de esa iniciativa era, y lo consiguieron, potenciar uno de los productos gastronómicos de más calidad y con más tradición que hay en la isla. Se potenciaba ese producto y, a la vez, se protegía frente a sus semejantes procedentes de las costas de Túnez y del resto del Mediterráneo español que hasta el momento copaban el mercado de estas islas a precios mucho más económicos. La competencia era feroz, pese a que el sabor de la tunecina o mallorquina es incomparablemente inferior –aseguran los expertos– al de las ibicencas.

La marca «ha permitido rentabilizarla, además de conseguir que sea visible como producto típico»

Una de las razones por las que son más gustosas es que se crían en las cristalinas aguas ibicencas, mientras que las de Túnez no tienen muchas garantías. Pero además, la langosta roja ibicenca, la Palinurus elephas, es mucho más exquisita que la Palinurus mauritanicus de la costa africana porque esta última «se extrae de profundidades superiores a los 120 metros», mientras que la pitiusa se obtiene a entre 70 y 100 metros. Eso sí, proliferan tanto que las han llegado a capturar a 25 metros y cerca del litoral, según señala Toni Box, doctor en Ciencias Marinas y técnico del departamento de Pesca del Consell de Eivissa.

langosta ibicencaDe abril a septiembre

Este manjar se pesca de abril a septiembre en jornadas de hasta 14 horas seguidas que incluyen domingos y festivos. Los pescadores (casi una treintena de embarcaciones de Ibiza se dedican a ella) saben que han de aprovechar el momento, cada minuto de la temporada de la langosta dada su rentabilidad, pues numerosos restaurantes de la isla se las quitan de las manos. Para que lleguen completas, con todas sus patas a los restaurantes, las tratan con sumo cuidado en cuanto quedan enganchadas a la red. Es una pesca muy manual, artesanal, que requiere mucha paciencia porque es muy complicado desenredarlas del trasmallo sin dañarlas. Una vez libres de los finos hilos de las redes, las envuelven una a una, con sumo mimo, en trapos húmedos, para mantenerlas vivas. Si las echaran sobre hielo morirían.

Josep Lluís Joan, técnico de promoción agroalimentaria del Consell de Eivissa explica que la brida que se coloca a cada langosta es «un elemento diferenciador que ha facilitado mucho su salida comercial». La principal diferencia con las que se importan allende las Pitiüses es, además de su sabor, que se trata de «un producto fresco, vivo. Es algo fundamental: el animal llega a las cocinas de los restaurantes a las pocas horas de salir del agua, sin pasar por largos viajes y sin necesidad de usar conservantes».

«Solo extraen las necesarias para no saturar el mercado, lo que les permite mantener unos precios razonables»

La marca, incluida en ‘Sabors de Eivissa’, «ha permitido rentabilizarla, además de conseguir que sea visible como producto típico», insiste Joan. El técnico del Consell califica su pesca de «tradicional, casi quirúrgica» por los métodos empleados. Pero lo más importante es que «los propios pescadores se autorregulan». Eso ha permitido que pese a tener un precio elevado (se cotizan a unos 60 euros el kilo, el doble que las Palinurus mauritanicus) sean rentables». Como consecuencia «los pescadores no esquilman este recurso». Si tuvieran el precio de las de Mallorca o Túnez, afirma, «deberían capturar el doble», lo que provocaría una sobreexplotación.

Antonio Torres Sala, patrón de la barca ‘Hermanos Ros’, asegura que lleva 23 años dedicándose a su pesca y nunca vio que descendiera su número, esencialmente gracias a esa autorregulación: «Solo extraen los decápodos necesarios para no saturar el mercado, lo que les permite mantener unos precios razonables», afirma Box. Cada captura es medida: si la cabeza tiene menos de nueve centímetros la devuelven al mar. Los pescadores se aseguran su futuro: es un animal de gran longevidad pero de crecimiento muy lento, de manera que hasta el tercer o cuarto año no es comerciable.

Una captura artesanal

Todo empezó a comienzos del verano de 2015. Era la primera vez en España que se colocaban bridas a las langostas para diferenciarlas como producto comercial de un lugar concreto, en este caso de Ibiza. El invento ha tenido tanto éxito que incluso «lo quieren imitar en otros lugares» de España. Hasta los mallorquines, señala Josep Lluís Joan, técnico de promoción agroalimentaria de Ibiza.


[vc_custom_heading text=”RECETAS” font_container=”tag:h2|text_align:left|color:%23ffffff” css=”.vc_custom_1480521282286{padding-left: 15px !important;background-color: #005b6d !important;}”]

Langosta frita con ajos, patatas y huevos

Langosta frita con ajos, patatas y huevosINGREDIENTES:
  • Langosta
  • Patatas, huevos y ajos
PREPARACIÓN:

Según Josep Lluís Joan, es una de las recetas que tienen mayor aceptación en los restaurantes de la isla de Ibiza. Se trata, asegura, de «una versión de la que se hace en Formentera frita con ajo» y que incluye patatas fritas y huevos escaldados. Su ventaja frente a otras recetas que se cocinan en los establecimientos de restauración ibicencos es que «además de ser muy gustosa, es rápida de preparar», según el técnico de promoción agroalimentaria del Consell de Eivissa.

En otros restaurantes también se cocina una variedad de la caldereta menorquina que tiene mucho éxito, según Joan. Hay que añadir a esas dos la preparación de ese crustáceo ibicenco con arroz, lo que permite, además, que sea algo más asequible, dentro de que no es un plato barato, claro.

Langosta a la marinera

Langosta a la marineraINGREDIENTES:
  • Langosta, aceite.
  • Ajos, cebollas, pimentón, pimienta, hierbas aromáticas y nuez moscada.
PREPARACIÓN:

El libro ‘Bon profit!’, escrito por Joan Castelló, incluye cuatro recetas típicas pitiusas que incluyen langosta entre sus ingredientes. Una de ellas es la langosta a la marinera. Con un poco de aceite, se hace un sofrito en una olla con un poco de tomate, ajos, perejil, hierbas aromáticas y cebolla. Se sazona con sal, pimienta y pimentón rojo y se pone agua hasta cubrirla. Se cuece entonces la langosta, preferiblemente entera. Después se saca de la olla y se deja enfriar en un plato para, posteriormente, cortarla en rodajas. Luego se echa sobre esos trozos el sofrito, al que se podría añadir nuez moscada, y se riega con un par de cucharadas del agua en la que se preparó la langosta. Se deja cocer unos minutos a fuego suave. El agua sobrante se emplea para hacer el arroz, que debe quedar claro, como de sopa. Si se quiere seco se puede preparar otro sofrito al que se puede añadir un calamar o sepia cortada.

Langosta a la ibicenca

Langosta a la ibicencaINGREDIENTES:
  • Langosta, vino seco
  • Almendras tostadas, piñones, perejil, pimienta y ajos.
PREPARACIÓN:

Según el libro ‘Bon profit!’, hay que cortarla a trozos gruesos, con cáscara y todo. En un recipiente se recoge el líquido que desprende al ser cortada. Las porciones se colocan en una cacerola sobre fuego vivo y con bastante aceite. Seguidamente se añade medio vaso de vino seco, cebolla en abundancia y en rodajas finas, unas hojas de laurel y romero. Se deja sofreír bien y se remueve de vez en cuando para que no se queme la cebolla y se riega con medio vaso de agua y el jugo recogido al cortar la langosta. Mientras, en un mortero se prepara un salsa con media docena de ajos pelados, un puñado de almendras tostadas y otro de piñones, así como perejil, pimienta, pimentón rojo, sal y azafrán. Se ha de reducir todo a una pasta que se aclarará con un par de cucharadas del líquido en que se preparó inicialmente la langosta. La salsa se echa sobre el crustáceo, se tapa la cacerola y se deja cocer a fuego suave.

Peces del mar próximo

0

La rica fauna marina que rodea las Illes Pitiüses es cada vez más valorada por los propios habitantes de las islas, residentes y visitantes por su frescura, inigualable sabor y salinidad. Entre ellos figuran la sirvia, el dentón, el mero, el gallo, el atún, la dorada, el pargo, la rotja, los raors en época de captura, el calamar, la langosta, el bogavante y la denominada cigala real.

Son invertebrados y crustáceos de rico sabor e inigualable textura alabados por los grandes chefs, prestigiosos gastrónomos, gourmets internacionales, príncipes y millonarios de todos los rincones del mundo que visitan las islas últimamente. En este aspecto merece una mención especial la cigala real, también conocida como cigarra o zapatilla que abundaba hace un siglo en las costas de Ibiza y especialmente en Formentera. Hoy en día escasea y se ha convertido en un manjar muy exclusivo. Este exquisito crustáceo de la familia de los escilariados de dura corteza es complicado de encontrar en los mercados por su difícil captura y precio, aunque es muy solicitado por los amantes del marisco. Se prepara a la plancha o en caldereta.

En el gráfico se pueden apreciar las formas y colores de los pescados más comunes en la aguas de Ibiza y Formentera, aunque su situación en este montaje fotográfico no se corresponde exactamente a su posible lugar de captura.

El pescado de las isla está  muy valorado por su tamaño, frescura, variedad y exquisito sabor natural

 

 

Los más vendidos de esta docena de peces y crustáceos son la rotja, el gallo de San Pedro, el dentón, el pargo, los salmonetes y el calamar. El alto precio de las gambas, especialmente la gamba fresca ibicenca, no la sitúa entre los más solicitados por el público local, según pescaderías y cofradías

Existe una lista de los llamados ‘pescados de temporada’ que coloca a lo largo del año los invertebrados de le época. Los de noviembre y diciembre son el besugo, congrio, fletán, liba, mero, palometa, pez espada (emperador), salmonete y tiburón, aunque en las fechas navideñas aumenta la demanda de los clásicos de gran sabor como el dentón, mero, besugo, pargo y gallo, cuyas distinas elaboraciones en el horno son muy frecuentes en la cenas familiares y de empresas cercanas a la Navidad.

El pescado de las islas en general está muy valorado, no solo por tu tamaño o variedad. El gató, el gerret, los salmonetes, la rajada, el moll y los llucets son también muy buscados en mercados y pescaderías. Entre las variedades locales, para hacer guisos y sopas destacan la morralla, el gerret, la rotja, la rascasa y el gallo.

La forma de cocinar tradicionalmente los sabrosos pescados de la costa pitiusa ha elevado la cocina ibicenca a un nivel de gran calidad, muy valorado, reconocido y respetado por ibicencos y residentes. Todos los platos y creaciones tienen como base la larga tradición marinera de estas islas y son una verdadera exquisitez.

El gató, el gerret, la rajada, la rascasa o la rotja son utilizados para sopas y caldos tradicionales

Las calderetas, los bullits y el guisat de peix, la salmorra y otras formas de elaborar los ricos peces y crustáceos de la plataforma marina pitiusa son alabados, especialmente en la última década, por los expertos gastronómicos que visitan la isla. El prestigioso chef vasco Juan Mari Arzak acuñó la frase: «Como la langosta de Formentera no hay nada igual en el mundo», y otros como los televisivos hermanos Torres, la chef valenciana Susi Díaz, Paco Roncero y los hermanos Adrià se deshacen en elogios de la calidad del pescado local.

Entre las exquisiteces que nos brinda el mar pitiuso hay que destacar las espardenyes, los raors y las gambas ibicencas, auténticos manjares para el paladar cuando la temporada de captura el precio lo permita.

Los pescadores pitiusos descubrieron la forma de mantener el pescado mucho tiempo sin que pierda su sabor dejándolo secar al sol en sus barcos o embarcaderos. Así inventó el peix sec, elaborado de forma curiosa y aderezado con especies. El peix sec, muy de moda en la cartas de los restaurantes locales últimamente, se usa para elaborar ensaladas (amanida de Formentera) con pan un poco tostado previamente, pan duro, pescado seco, tomate, patata y cebolla.

Port Balansat. Aires renovados en el Port de Sant Miquel

Los amantes de la gastronomía mediterránea e ibicenca saben que Port Balansat es una elección segura. Su larga trayectoria, una clara apuesta por productos de calidad y una esmerada cocina derivan en platos muy cuidados que cautivan al comensal. Si bien el plato estrella de la carta es el bullit de peix, se está convirtiendo en un éxito la langosta frita con ajos y huevos. Paellas, pescados al horno y una selección de carnes completan su carta. Port Balansat ha estrenado recientemente su decoración marinera, que da un aire fresco y más luminosidad al local.

Gran cocina ibicenca y nueva gastronomía de vanguardia

La cocina de vanguardia está revolucionando la oferta restauradora en dura competencia con la cocina tradicional ibicenca.La gastronomía de Ibiza y Formentera es alabada y ensalzada por prestigiosos chefs en varias entrevistas de este suplemento de gastronomía de verano, lo cual dice mucho de su calidad e importancia y el potencial que tiene para desarrollarla, tamizarla y exportarla como parte importante de la cocina mediterránea.

El gran gurú de la cocina española Juan Mari Arzak apuntó una frase célebre hace tiempo: «A los chiringuitos de Ibiza y Formentera habría que hacerles un monumento», y agregó: «Como la langosta de las islas y las calderetas no hay nada igual». Esto dicho por un vasco, fundador del Basque Culinary Center, poseedor de tres estrellas Michelin y gran entendido de pescados y mariscos, es un aval de oro para reconocer la calidad del producto y la importancia de la cocina ibicenca y formenterense.

Los cocineros mediáticos y televisivos se asombran del producto, de la calidad del bullit, los arroces, calderetas y de la variedad de platos que componen la cocina de mar de esta tierra. Algunos de ellos apuntan frases como:«Los cocineros y productores de las islas tienen que ser conscientes de la calidad que atesoran sus caldos, guisos, fritos, arroces y parrilladas y creerse su profesionalidad y la calidad que atesora su cocina». «Tienen que creérselo y promocionarlo», enfatizan.

Estas frases tan rotundas y de gran calado deberían hacer reflexionar a los grandes profesionales de la isla para promover, con los empresarios del sector y las instituciones, una ‘gran cocina ibicenca’ y una ‘gran cocina de Formentera’, respetando las singularidades de cada una y las divisiones que marca la administración.

Para ello habría que crear una Academia de la Cocina Pitiusa o de la Cocina de Ibiza y Formentera y aunar esfuerzos en una sola dirección y con una estrategia común bien definida con las patronales del sector, Pimeef, Consells, ayuntamientos, Cámara y otras asociaciones ligadas al sector de la restauración isleña. El Consell de Ibiza y el de Formentera han dado pasos en este sentido potenciando eventos como el ‘Ibiza Sabor’, celebrado en el agroturismo Atzaró en el mes de junio y que contó con la presencia de destacados chefs nacionales e internacionales, como Susy Díaz, Jean Louis Neichel, María José San Román y los gemelos Torres, entre otros, junto a cocineros locales.

El mediático Paco Roncero asevera: «En la isla hay muy buen producto, muy buenos cocineros que hacen cocina tradicional, de producto y muy rica, pero se necesita que se hable de ellos. Deberían promover los nombres propios de la cocina española con todos los propios de la cocina de Ibiza, que es maravillosa».

La gran cocina ibicenca puede competir con la gastronomía de vanguardia que importan los Adrià, Roncero, Arola y franquicias de lujo de la costa francesa, Nueva York, Alemania, Italia y Holanda que se están instalando en la isla y emular su vanguardia creativa.

[TS_VCSC_Image_Full image=”14639″ attribute_alt=”true” attribute_alt_value=”Langosta, uno de los grandes manjares del producto local, alabado por la vanguardia.” break_parents=”10″ movement_x_allow=”true” movement_y_allow=”true” margin_top=”10″ margin_bottom=”10″]

La Gaia – Ibiza Gran Hotel. Una fusión muy especial

Un espacio que conjuga gastronomía y arte.
Un espacio que conjuga gastronomía y arte.

Inspirado en la cocina Nikkei, que fusiona los sabores japoneses y peruanos, ha nacido un nuevo concepto gastronómico  en el restaurante La Gaia bajo el nombre de Japeruvian Cuisine. ‘Sorpresa’ es la palabra más adecuada a la reacción de los comensales que se sumergen en una vivencia única para los sentidos en la mágica atmósfera del establecimiento.

 

Platos que despiertan los sentidos.
Platos que despiertan los sentidos.

«De la cocina peruana la gente se ha quedado prácticamente en el ceviche. Cuando empiezas a mostrar más platos, el cliente realmente queda muy satisfecho», comenta el jefe de cocina de La Gaia, Óscar Molina. «Algo parecido ocurre con la gastronomía japonesa. Nosotros tenemos un sushi realmente bueno, pero sabemos que hay muchas más cosas y las ponemos a disposición de nuestros clientes», añade el chef.

Algunas de las gratas consecuencias de esta nueva propuesta culinaria son la ostra del sol Tarbuiech tempurizada con tsume y mayonesa japonesa, el anticucho de langosta con mojo, cilantro y lima, el anticucho de pulpo con cremoso de batata o la terrina de cochinillo a baja temperatura con salsa de coco y yuzu.

Cócteles que siguen el concepto Japeruvian.
Cócteles que siguen el concepto Japeruvian.

Por supuesto, no faltan los ceviches en la selección gastronómica de La Gaia, pero van mucho más allá del básico elaborado con pescado, lima, cilantro y aceite de oliva. En su carta se puede degustar ceviche de atún con roca de aguacate, de corvina tradicional y aceite de ají o de langostinos y fruta de la pasión con miso. Una increíble fusión de sabores.

Para maridar este original estilo gastronómico, Óscar Molina sugiere una selección de cócteles como el Yuki Fuji, el Lychee House Tea, el Nikkei, Chilcano, Wasabi Martini o Sake Mate. «Sería complicado escoger un vino blanco o tinto por la variedad de sabores que hay en los platos que presentamos, así que creo que lo mejor son los cócteles», opina el chef.
Para poner la guinda a la velada gastronómica (La Gaia abre por las noches), se sirven postres que también continúan el concepto Japeruvian con delicias como el helado de haba tonka con palomitas de quinoa, el cremoso de cúrcuma con merengue y polvo de remolacha o el tiradito de mango con helado de cilantro fresco, entre otras opciones.

La barra con las medusas artísticas de Katrin Kirk.
La barra con las medusas artísticas de Katrin Kirk.

El secreto del éxito de La Gaia es que su cocina no para de evolucionar. «Vamos cambiando constantemente. Es una excelente manera de mantener a todo el equipo motivado, con ganas de continuar mejorando día a día».

Restaurante Asador Sissi’s. Variedad de sabores en el jardín de Platja d’en Bossa

El Restaurante Asador Sissi’s es una excelente opción para los comensales que aprecien la variedad gastronómica. En este gran jardín situado en Platja d’en Bossa se pueden saborear desde tiernas carnes a la brasa (destacan el entrecot de Angus, carnes de Kobe o el rico chuletón de buey), asados como el de cochinillo o cuartos de lechazo, una selección mediterránea con paellas, pescados y calderetas de langosta y bogavante y una magnífica selección de sushi. Un universo gastronómico que puede acompañarse con los vinos de Bodegas Arzuaga.

- Publicidad -