La guía en las FERIAS INTERNACIONALES

Escaparates del turismo

LAS MUESTRAS DE TURISMO SON UN TERMÓMETRO PERFECTO PARA MEDIR EL MOMENTO DE LA ECONOMÍA, LAS IDEAS Y LOS PLANES DEL SECTOR A CORTO PLAZO

Juan Suárez

Las ferias de turismo nacionales e internacionales han sido un escaparate para presentar las bondades, idiosincrasia y ofertas de los destinos turísticos y al mismo tiempo un reflejo de los tiempos, la evolución de la industria turística, las modas, la política y la economía. Desde la creación del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) en los años 80, Ibiza y Formentera conjuntamente con Mallorca y Menorca han acudido bajo el paraguas de Illes Balears a las distintas ferias internacionales de turismo para promocionar sus productos, ofertas, innovaciones y la singularidad de cada una de las islas, ciudades y pueblos interesados en atraer turistas.

Así nació en 1933 el Fomento de Turismo de Ibiza y Formentera con el objetivo de promocionar de forma específica la belleza natural, la cultura, arquitectura, el paisaje, la hostelería, gastronomía y oferta complementaria de las islas en los nuevos mercados europeos de Alemania (Internationale Tourismus Böurse), Reino Unido (World Travel Market), Italia (Feria de Turismo de Milan), Francia (International French Travel Market) y los países nórdicos, principalmente. Del mismo modo, ante el turismo nacional en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur). El Fomento potenció desde los 80 convenios y acuerdos con el Govern balear para asistir de forma conjunta a las ferias dentro del pabellón de Balears.

Las ferias han actuado como termómetro para medir la economía a través de los presupuestos dedicados a la actividad y promoción turística, la ideología de las formaciones políticas y su forma de entender y regular la actividad de esta industria, los cambios de ciclos, las nuevas ideas, los progresos tecnológicos, la creatividad y la innovación. Los pabellones han reflejado también el potencial económico del momento de las naciones y comunidades más ricas y más pobres.

Las ferias son un filón de anécdotas de todos los gustos y colores

Ibiza y Formentera hicieron campañas conjuntas con las siglas de Fomento de Turismo de Ibiza y ‘Formentera’ hasta 2007. Tras la creación del Consell de Formentera, éste buscó su independencia turística con una oferta diferenciadora y posibilitó que Ibiza se desligara del yugo de Mallorca creando su propio estand ferial independiente, mientras Formentera siguió acudiendo a las muestras de turismo dentro del pabellón de Balears. Con el traspaso reciente de las competencias de turismo cada isla define ahora por separado su política de promoción turística internacional.

Diversos momentos de la actividad ferial internacional de los últimos años. J.S.

Diario de Ibiza en las ferias

Es Diari ha cubierto la información ferial internacional desde principios de los 90 y ha editado suplementos especiales para Fitur en distintas épocas. La Guía de Turismo de Ibiza y Formentera ha estado presente a lo largo de 27 años desde 1992. Redactores y fotógrafos han acudido a las ferias para llevar a los lectores pitiusos las noticias de las acciones, novedades y actividad ferial de los representantes políticos y empresariales. La importancia de la industria turística en las últimas décadas ha obligado a una cobertura más amplia tanto en la edición de papel como en internet de la marcha ferial a diario. Los periodistas Marta Torres, José Miguel L. Romero, César Navarro, Laura Ferrer y Antonio Pedro Marí han realizado una importante labor informativa en las últimas décadas.

Grandes batallas

En las muestras de turismo se han librado interesantes batallas y luchas por el poder político y económico, especialmente en los periodos electorales, con la creación de nuevos formatos de promoción, decoración del estand, presencia de famosos y fotos, muchas fotos. Los expresidentes de Balears Gabriel Cañellas, Jaume Matas y Francesc Antich pueden escribir sus memorias con profusión de material gráfico. Los ibicencos Pere Palau, Josep María Ribas ‘Agustinet’ y Pepa Marí, también.

Para la clase política una feria es también un escaparate donde presentar proyectos, ideas y planes a corto plazo de inversiones, mejoras y modelos de turismo, por lo que las fotos de las actividades feriales tienen una gran importancia por su visibilidad e impacto en los medios. Algunos políticos acuden a las ferias solo para hacerse la foto oficial.

Los intereses y la instrumentalización de la industria turística han jugado un gran papel durante más de tres décadas. Mallorca ha ejercido a través del ITB (Instituto Balear de Turismo) y la ATB (Agencia Balear de Turismo) su hegemonía como isla mayor y sede del Govern balear para imponer sus criterios en las campañas y acciones promocionales al resto de las islas, lo que ha provocado grandes agravios, arduas disputas, desplantes y enfados por parte de los representantes de las islas menores, desde los tiempos del expresidente Antonio Marí Calvet, en el caso de las Pitiüses.

Formentera ha sufrido de forma especial estos agravios durante mucho tiempo por la doble insularidad. Llorenç Vidal y Cándido Valladolid se ganaron una merecida fama de ‘rebeldes turísticos’ por sus continuas protestas por el trato discriminatorio a la Pitiusa menor durante su fructífera etapa.

De los famosos a la ecología

La etapa al frente del Govern balear de Jaume Matas estuvo presidida por la contratación de rostros famosos para la foto. De la era de los famosos, artistas, deportistas y modelos relacionados con Mallorca y los dispendios en fiestas y eventos se pasó al más puro plan de recortes durante la crisis del 2007. Se impuso la restricción de presupuestos, el ahorro total y el reciclaje de espacios. Esto sirvió para reordenar la funcionalidad del espacio y adaptarlo a los nuevos tiempos, modas y presupuestos. Así llegó el pabellón tecnológico y conceptual de 2017 pensado para el máximo aprovechamiento del espacio de exposición, conferencias y presentaciones.

Los rostros famosos son también protagonistas de la promoción turística. J.S.

Anécdotas sonadas

Las ferias son un filón de anécdotas de todos los gustos y colores. El presidente Jaume Matas siempre presumió de su imagen impoluta de político cosmopolita y se rodeó de grandes nombres como el actor Michael Douglas, la modelo Claudia Schiffer, los tenistas Boris Becker y un joven Rafa Nadal o el guitarrista Paco de Lucía, entre otros, para promocionar Mallorca, sus torneos de golf, el tenis, los congresos o el ciclismo invernal. Todo a base de talonario y grandes presupuestos para el despilfarro lúdico y gastronómico en las ferias que dio casos tan alarmantes y llamativos como la famosa factura del prostíbulo Rasputín de Moscú, al que fueron políticos del PP.

El conseller de Turismo Miquel Nadal presentó a bombo y platillo en 2009, en rueda de prensa en la World Travel Market de Londres, el Festival de Cine de Mallorca como el primer festival de cine de Balears y del Mediterráneo, cuando el Festival Internacional de Cine de Ibiza (IFF) llevaba dos años celebrándose y se había presentado también en la WTM. La periodista de Diario de Ibiza Laura Ferrer le corrigió en directo este detalle y el conseller se lo tomó a la tremenda. Este festival contó con 650.000 euros de presupuesto inicial que se gastó en la presentación, organización y una lata de metal que imitaba a una ensaimada mallorquina que contenía un CD con información del MIFF.

El catalán ha protagonizado divertidas y ocurrentes anécdotas en ruedas de prensa en Berlín o Londres, donde ha habido que buscar traductores especializados para traducir presentaciones de productos del catalán al alemán o inglés.

La revolución tecnológica ha jugado igualmente un papel trascendental en los últimos tiempos y los avances tecnológicos no siempre han estado a la altura de lo que se pretendía o presentaba en una feria, como los famosos buscadores de lugares de las islas en 3D a través de Google Maps que no lograron su impacto el primer año.