Ubicado entre las verdes montañas de Sant Josep, este fabuloso enclave ha formado parte del mito de Eivissa desde su origen, como posible guarida de bucaneros y bribones, hasta la actualidad, convertida en una excelente combinación de gastronomía, música de vanguardia y espectáculos artísticos. Un espacio abierto pensado para el disfrute de los cinco sentidos.

Anuncio de Cova Santa publicado en Diario de Ibiza en 1957.
Anuncio de Cova Santa publicado en Diario de Ibiza en 1957.

Descubierta en el siglo XV y situada en un paraje idílico, Cova Santa está considerado como uno de los rincones más especiales y emblemáticos de la isla desde que fuera abierta al público en el año 1957, año en que comenzó su relación con Diario de Ibiza, que fue el medio encargado de publicar el artículo de la inauguración el 12 de julio del mencionado año. A principios de la década de los 90 se convirtió en una de las principales atracciones turísticas de la isla. Por aquel entonces, ya existía el restaurante y el enclave había crecido hasta convertirse en un hermoso recinto ideado para la celebración de eventos, espectáculos de flamenco y bailes que duraban hasta bien entrada la noche.

el 12 de julio de 1957 diario de ibiza publica la noticia de la apertura de cova santa al público

Los asistentes podrán visitar la cueva durante la cena.
Los asistentes podrán visitar la cueva durante la cena.

Una cueva milenaria

Al llegar al enclave, las diferentes terrazas divididas en bancales reciben a los invitados entre luces y palmeras. En el centro, una fisura se abre paso en la montaña para desembocar en una cueva natural de más de 25 metros de profundidad. El espectáculo es asombroso y mejora a medida que se desciende al interior de la gruta donde estalactitas y estalagmitas han creado una génesis de formas fantásticas propias del maravilloso y oculto mundo subterráneo. La salida de la cueva daba a parar al mar, sin embargo, debido a diferentes derrumbamientos, el paso está cerrado en la actualidad.

Desde la Edad Media hasta el siglo XVIII, Eivissa fue una isla asediada por piratas, de ahí las numerosas leyendas que aseguran que estos filibusteros abandonaban la bravura del mar, el crepitar de la madera y el «leven anclas», para adentrarse en las profundidades de la tierra en busca de refugio y a esconder sus tesoros más ocultos.

una de las principales atracciones turísticas de eivissa desde la época de los 90

El menú sigue centrado en ofrecer frutos de la tierra, los pescados y mariscos más frescos, gambas auóctonas y su característico y jugoso pulpo. Sin embargo, este año el restaurante Cova Santa ha optado por una imagen renovada y ha apostado por la cocina de máxima categoría de la mano de Grupo Iglesias, una de las empresas de restauración más prestigiosos del país, propietarios del Espai Kru en Barcelona.

El restaurante apuesta por una gastronomía de calidad con productos procedentes de todos los rincones del mundo.
El restaurante apuesta por una gastronomía de calidad con productos procedentes de todos los rincones del mundo.

Paladares exigentes

Con una nueva carta que encaja perfectamente en el entorno, filosofía e historia del restaurante, este año la materia prima es la gran protagonista. Procedentes de todos los rincones del mundo, los productos frescos son elaborados con técnicas de cocción de diferentes culturas, como las de Japón, China, Perú, Mexico y Corea; donde brillan las elaboraciones de comida cruda como sashimis, carpaccios o tartares, entre otras. Una experiencia culinaria que un buen amante de la cocina no se puede perder.

Arte y música

El sonido siempre ha estado presente en Cova Santa, un restaurante donde se ha experimentado con la música desde tiempos del movimiento hippy, hasta la actualidad, con la música electrónica más underground.

Músicos y artistas se suben al escenario de Cova Santa para eclipsar al público en cada uno de sus ‘shows’.
Músicos y artistas se suben al escenario de Cova Santa para eclipsar al público en cada uno de sus ‘shows’.

arte, gastronomía, música e historia milenaria en las montañas de sant josep

Cada domingo, la fiesta WooMoon ofrece una tarde noche de entretenimiento y baile entre montañas y mágicas actuaciones. Música en directo, comida vegetariana, cócteles y tenderetes de maquillaje y peinado, ayudan al público a caer en el hechizo de un escenario cargado de misticismo. La música toma el control del lugar y se fusiona con los innumerables shows de baile, teatro, circo y live art de la mano de cuentacuentos, bailarinas y criaturas de otro mundo que consiguen que la fantasía se adueñe durante unas horas del espectacular paisaje de Sant Josep. Un lugar cargado de espíritu ibicenco que, tras más de seis décadas, continúa siendo un sitio de referencia gracias a la innovación, evolución y excelencia de sus servicios.