Publicidad

La historia en anuncios

La publicidad ha sido imprescindible en la trayectoria de es Diari a lo largo de sus 125 años. Muchos de sus anuncios, por su lenguaje, por su contexto, incluso por lo que promocionaban, forman parte del relato histórico de esta isla

José Miguel López Romero

La publicidad es un elemento imprescindible para los medios de comunicación, pues es necesario para su subsistencia. Los anuncios tienen una función clara: destacar entre las noticias para vender, comprar, intercambiar, promocionar o reclamar algo. Pero con el tiempo cobran un valor para el que no fueron pensados: son parte de la historia. Formaron parte de las páginas de Diario de Ibiza desde su primer número.

1Trajes confeccionados «con prontitud y economía»

En la segunda página del primer ejemplar, publicado el 1 de agosto de 1893, aparecía ya el primer anuncio ibicenco de la historia de este periódico. Era de La Americana, la sastrería de José Ferrer Sorá, establecimiento donde se confeccionaban, «con prontitud y economía» y «con el esmero y elegancia que el dueño del mismo tiene acreditados, toda suerte de trajes para caballeros y niños». Es historia, entre otras razones, por su lenguaje casposo. En ese mismo ejemplar había un hueco en blanco en el que se imprimió, en vertical, la palabra ‘Disponible’. Pronto se llenó.

2Estoy localizable en…

Salvadora Puget, representante de Los Previsores del Porvenir insertó el 29 de mayo de 1918 un aviso para los socios: le podían localizar en la [casa de] fotografía de «Don Narciso Puget» entre las 10.30 y las 12 horas. De cuatro a siete de la tarde, «hora oficial», estaba en su casa. De cuando Ibiza era como un pueblo.

3Al bello sexo

Anita M. Sallés se publicitaba como «acreditada profesora en flores finas de tela». El 6 de junio de 1899 se dirigía «al bello sexo» para que supiera que estaba terminando un curso y que se podrían apuntar más «señoritas», se supone que de sexo bello.

4Criadas que sepan su obligación


No una, sino dos criadas buscaban en Ibiza en diciembre de 1942. Pero,ojo, no valía cualquiera: «que sepan su obligación», se precisaba. Sin concretar. Ese uso del léxico ha desaparecido, no así el machismo que destilan, a veces explicitamente, muchos anuncios.

5Viuda o soltera, sin hijos y, a poder ser, payesa

Sirvienta sonaba tan mal como criada, pero también era una palabra de uso común en esa época. Hasta se utilizaban esos términos en el padrón de habitantes. En un anuncio de febrero de 1943 se buscaba una «para servir» en Vila. Pero tampoco valía cualquiera: debía ser «soltera o viuda sin hijos», y a ser posible payesa. Mujeres de ciudad, abstenerse.

6Siete soldados dispuestos a casarse con «señoritas» de Vila


A veces (muchas) se trataba a las mujeres como a ganado. En enero de 1943, siete hombres, cuyos nombres y apellidos fueron publicados, estaban tan necesitados que insertaron en Es Diari un anuncio en el que, sin rodeos, directos al grano, decían «desear» a siete «señoritas de esta ciudad para contraer matrimonio». Ellos eran soldados «peninsulares» que formaban parte de la 66 Batería de Costa de la isla. El diario ejercía de Meetic o eDarling, pero a lo bruto.

7El zapatero Sebastián


Hay anuncios que son historia porque quienes los pagaron tuvieron un papel destacado en el devenir de la isla: por méritos propios o a su pesar. El zapatero Sebastián Monserrat seguro que hubiera preferido seguir remendando «con perfección esmeradísima» los calzados que le traían a su zapatería de la calle Montgrí, 11, donde tenía una «sección especial en calzado barato», tal como se indicaba en el anuncio publicado en septiembre de 1923. Pero, desgraciadamente, pasó a la historia 13 años más tarde, cuando fue fusilado por un grupo de fascistas llegados a la isla. Su nieto, Andreu Manresa, es ahora director de IB3.

8Regreso a Talamanca


En 1934, Benjamí Costa, Laieta, enlazó Vila con el flamante centro de baño de Talamanca, diseñado por Erwin Broner. El 7 de julio de 1940, tras la guerra, se avisaba de que la lancha ‘Talamanca’ volvía a conectar con esa playa. Debido «al aumento del precio de la gasolina» costaba una peseta la ida y vuelta los domingos, y dos pesetas los días laborables. En 1943 subió a una peseta sólo la ida, y 1,5 ida y vuelta.

9Educación y guano


Antoni Albert Nieto fue maestro de escuela, político, concejal de Vila y secretario del Pósito de Pescadores, entre otros cargos. Porque tenía múltiples facetas: en marzo de 1899 anunció en estas páginas que vendía Guano Pinkley, «fertilizante e intensivo». Ya en 1923 promocionó su Academia Politécnica para ese curso. Formaba parte del profesorado Juan Morales Cirer (farmacéutico que, por ser masón, acabó tras la Guerra Civil en la prisión de Carlet, donde murió). Albert impartía «ciencias exactas».

10El ‘boom’ del turismo


A partir de mediados de los 60, las páginas de Diario de Ibiza se llenaban en primavera de anuncios en busca de personal, como este del Hotel Fenicia de abril de 1968. Principalmente, buscaba «camareras de pisos, mujeres para limpieza y una buena planchadora». Porque, como todo el mundo sabe, eso no lo sabe hacer un hombre. Ese mismo día se anunciaba la pérdida de «un cordero marrón de patas blancas». Informes, «al encargado del campo de fútbol».

11Carreras en Can Bufí


Hace escasas semanas se derruyeron los muros del antiguo hipódomo de Can Bufí. En mayo de 1968 se anunciaban «grandes carreras de caballos» allí, un lugar que ya es historia.

12Festival Club: otra instalación que ya es historia


Cerca de Sant Agustí, en medio del bosque, el anfiteatro del Festival Club se llenaba de turistas durante sus fiestas camperas y actuaciones de mediados de los años 60. Ahora, aquel antiguo «cortijo-escuela taurina» es una completa ruina.

13Cuando la paella para dos personas costaba 100 pesetas


La paella se paga ahora casi a precio de caviar, pero hubo una época en la que una para dos personas sólo costaba 100 pesetas (60 céntimos de euro). Era una de las especialidades del Hotel Noray (en pleno puerto de Ibiza, el primero con ascensor de la ciudad) a finales de los años 60, tal como se anunciaba en las páginas de este diario. Pero esos precios también son ya historia.