Transformación digital. Varios redactores observan la pantalla que muestra en tiempo real qué leen los usuarios en la web de Diario de Ibiza. Toni Escobar
Varios redactores observan la pantalla que muestra en tiempo real qué leen los usuarios en la web de Diario de Ibiza. Toni Escobar

Dos ordenadores conectados a sendas impresoras de aguja escupen sin parar una ristra de papel continuo que atasca el pasillo de la redacción. Es el año 1993 y así se reciben en Diario de Ibiza (y en los demás periódicos) los teletipos que envían las agencias. La primera ocupación del responsable de componer las páginas de teletipos, Luis Mas, cuando llega por la tarde es cortar cada noticia y distribuir los papeles en montones: aquí las noticias de nacional; aquí las de local; las de sociedad, economía… Sin duda, la transformación digital ha beneficiado a los bosques, en algún lugar del planeta. El gasto en papel era tremendo.

La revolución digital desbarató los medios de comunicación por completo

A principios de los noventa, las fotos llegan por un ordenador de Efe; aparecen en la pantalla y la que interesa, se imprime. En esta época las fotos aún son en blanco y negro y las cámaras, analógicas. Cada día alguien tiene que ir al puerto a esperar la barca de Formentera en la que el corresponsal en la isla, Carmelo Convalia, envía el carrete con las fotos del día. Si el mar lo permite, claro, porque si hay temporal no hay forma de tener fotos de Formentera. Los fotógrafos lo revelan en el pequeño laboratorio situado al fondo de la redacción, y sacan las ampliaciones necesarias que luego se escanearán.

Elaboración artesanal

El proceso de elaboración del Diario es artesanal: el redactor jefe da la lista de las imágenes necesarias a un fotógrafo, que coloca una pegatina en la foto y anota con bolígrafo en qué página y lugar va y su tamaño. Las fotos se entregan a Talleres para que las escaneen y, después, las coloquen en cada página. Si alguien entonces nos hubiera dicho que llegaría un día en que las fotos se descargarían directamente de la cámara digital al ordenador y que éstas se colocarían automáticamente en la página, simplemente arrastrándolas con el ratón hasta la caja de la foto, en la maqueta, habríamos llorado de emoción. Las horas que hemos dedicado a hacer trabajos manuales…

Era una época sin móviles en la que la memoria era capaz de retener decenas de números de teléfonos fijos. La información se buscaba en los libros, y era frecuente tener que ir a documentarse a una biblioteca, si fallaba el recurso rápido al pitagorín de turno. Las preguntas a voz en grito en la redacción eran continuas: «¿Quién dirigió la película esa en la que aparecía ese actor rubio bajito…?»; «¿Alguien recuerda en qué año se inauguró el aeropuerto?»; «¿Cómo se llamaba el primer alcalde de la democracia de Sant Antoni?»… La memoria era un valor muy cotizado antes de internet.

Parece que ha pasado un siglo desde entonces. La revolución digital desbarató los medios por completo, que tuvieron que adaptarse a marchas forzadas a una realidad que cambiaba a un ritmo vertiginoso. Diario de Ibiza inaugura su web en 1998, pero en esta primera fase la fuente fundamental de las noticias es el volcado del periódico del día. La redacción todavía está de espaldas al futuro que espera a la vuelta de la esquina. Una persona se ocupa de la web de lunes a viernes, y los fines de semana y festivos la actualiza Redacción Central, que proporciona información a todas las medias de Prensa Ibérica y está ubicada en Bilbao.

El inicio: la redacción paralela

A finales de 2009 aumentan las plantillas de las redacciones de las webs de todo el grupo: diariodeibiza.es cuenta con cinco redactores y un community manager, una figura que todavía era muy desconocida. Se trata de una redacción paralela a la de papel: aún lejos del modelo actual, que acabó imponiéndose en todos los diarios del mundo y que se basa en la integración de las redacciones y el trabajo en ambas plataformas de forma simultánea: una única redacción produce contenidos para la web y para el papel con los mismos criterios de calidad y la misma garantía avalada por la marca informativa. Y con la misma apuesta por los contenidos locales, que son nuestra especialidad y fortaleza en ambas plataformas. A finales de 2011 los efectos de la crisis también impactan en la web, que queda con dos personas más un comercial.

La transformación digital se acelera a partir de 2014, cuando diarios como Información de Alicante (del mismo grupo que Diario de Ibiza) se marcan unos hitos para avanzar en este camino. A lo largo de 2015 se introducen cambios estructurales en todas las redacciones de los diarios de Prensa Ibérica, y se elige a los coordinadores multiplataforma, uno por periódico, que son subdirectores, redactores jefes o jefes de sección que tienen una misión fundamental: conseguir que las plantillas modifiquen sus dinámicas de trabajo para adaptarse a las necesidades de la web, dentro de una estrategia general marcada para todos los diarios de Prensa Ibérica. En Diario de Ibiza, la redactora jefa, Cristina Martín, ocupó este cargo, y César Navarro, jefe de sección, la sustituyó cuando fue designada directora del periódico en noviembre de 2016.

se inicia un cambio de mentalidad fundamental ante los nuevos retos

Es en esta fase cuando los redactores, así como todos los jefes, aprenden a manejar la web y a subir sus noticias; a pensar en la web primero cuando surge algo que hay que publicar cuanto antes y no puede esperar a mañana. Se inicia un cambio de mentalidad fundamental, sin el cual no es posible modificar las rutinas de trabajo, organización y planificación asentadas a lo largo de tanto tiempo y que respondían a las necesidades de la edición impresa. Este cambio implica aprender nuevas destrezas: a escribir para la web (con claves distintas al papel), a hacer vídeos, a pensar en la puesta en escena digital, a considerar los tiempos de forma distinta, pues la web es información continua y exige inmediatez y mucha agilidad. Todo el personal asiste a cursos de formación de forma asidua.

Una noticia nace, crece y evoluciona

Las noticias evolucionan en la web a lo largo del día (se actualizan, se enriquecen con galerías de fotos, vídeos, enlaces a otras noticias u otros elementos) y adoptan otra forma más elaborada para la edición en papel del día siguiente, que a su vez regresan a la web gracias al volcado automático de la edición para volver a iniciar el proceso: también se enriquecen y evolucionan. La interdependencia de las ediciones impresa y digital es permanente, por eso es tan importante la planificación global de la agenda y las tareas. Una plataforma complementa a la otra. El objetivo: proporcionar al lector la información más completa y actualizada posible, con todos los elementos a nuestro alcance: fotos, enlaces, vídeos, cajas de directo, gráficos…

Entusiasmo por lo digital

Los cambios profundos que sacuden una organización suelen provocar inquietud: lo desconocido a veces asusta. Sin embargo, el cambio se va introduciendo día a día, y poco a poco los recelos iniciales se sustituyen por confianza y por un mayor o menor grado de entusiasmo que no tiene ninguna correspondencia con la edad, al contrario de lo que podría imaginarse. El jefe de Deportes, Sebastián Candela, a quien le queda poco para la jubilación, se pone al frente de la transformación digital de su sección, y es el motor fundamental para que los redactores se sumerjan en la web. Lo mismo ocurre en la sección de Local, de la mano del director, la coordinadora y los dos jefes de sección. El concepto ya se entiende bien: las dos plataformas se complementan y retroalimentan. La web no es una amenaza, como años atrás la consideraban algunos; es nuestro presente y nuestro futuro. Los criterios y la exigencia de rigor que rigen en la edición digital son los mismos que los de la impresa: periodísticos y editoriales.

El primer Plan de Integración de Prensa Ibérica se elabora en 2015. En aquella hoja de ruta se marcaron varios hitos comunes a todos los periódicos: los redactores empiezan a elaborar contenidos para la web, tanto desde fuera de la redacción como desde dentro; cada sección debe gestionar la web igual que lo hace con el periódico impreso; se introduce el conocimiento, uso y la aplicación de las métricas en las decisiones estratégicas de las secciones; el tratamiento del SEO de las noticias para mejorar su posicionamiento; el trabajo con las redes sociales; la realización de vídeos informativos como parte de la cobertura de la noticia; franjas sin personal específico de web se cubren con redactores de la sección…

A lo largo de los tres últimos años el proceso de transformación ha sido imparable. En este momento, el desarrollo del vídeo es una de las líneas estratégicas de las media de Prensa Ibérica, así como la mejora del SEO de las informaciones, pues la mayor fuente de entrada de lectores a la web de Diario de Ibiza en la búsqueda de contenidos en Google.

Diario de Ibiza ha empezado este año a hacer entrevistas en directo en Facebook desde el plató instalado en la redacción, que sustituyen a los antiguos chats en los que los invitados debían escribir las respuestas a las preguntas que enviaban los lectores, también por escrito. Ahora, éstos nos envían sus cuestiones en tiempo real y el periodista que entrevista al invitado se las formula en directo. La emisión de acontecimientos en Facebook Live ya es habitual en Diario de Ibiza desde 2017.

Los redactores de Diario de Ibiza graban vídeos habitualmente, bien con un móvil, bien con un Ipad, y algunos también los editan. Además, las dos gestoras de home y el community manager hacen y editan vídeos como parte de sus labores diarias.

La subdirectora, Rita Vallès, explica las correcciones de un texto al redactor Daniel Azagra. Vicent Marí
La subdirectora, Rita Vallès, explica las correcciones de un texto al redactor Daniel Azagra. Vicent Marí

la revisión del producto impreso, la joya

La transformación digital implica la necesidad de revisar el modelo del periódico impreso, que es nuestro producto Premium (por el que pagan nuestros lectores), el que proporciona el grueso de ingresos de la empresa y que por tanto debe ser mimado especialmente. No se debe trasladar el modelo impreso a la web ni viceversa; es decir, hay que huir de la tentación de llenar el periódico en papel de noticias y convocatorias que se vuelcan sin límite de espacio en la web. La edición impresa de un periódico está limitada por el número de páginas y por el espacio, determinado asimismo por los anuncios. Por tanto, hay que seleccionar lo mejor para el papel: los contenidos mejor desarrollados, los análisis, los reportajes, noticias y entrevistas exclusivos… Diario de Ibiza está cuidando especialmente el diseño de la edición en papel, que ha incluido elementos más informales que rompen la maquetación típica y fría de las páginas. Es lo que se viene a llamar «arrevistar» un periódico. Esto ha sido posible gracias a la incorporación de una maquetadora a la redacción.

Elena González, redactora de cierre, corrige una página. Vicent Marí
Elena González, redactora de cierre, corrige una página. Vicent Marí

La tendencia en todo el mundo a corto, medio y largo plazo es que los ingresos procedentes de las ediciones impresas se vayan reduciendo poco a poco, mientras se incrementan los de la web y los eventos, otra línea de negocio abierta por los periódicos que responde a las nuevas necesidades y reclamaciones de los propios clientes. No obstante, esta evolución representa una adaptación del periódico impreso a los nuevos tiempos que al final no deja de ser lo que han hecho los diarios desde que se empezaron a publicar los primeros diarios de avisos. Una transformación constante que marca también el resto de los medios de comunicación: la radio, la televisión, los propios medios nativos de internet. Ahora, los medios rompen sus fronteras tradicionales gracias a sus webs, y así, los periódicos y radios producen vídeos y usan las técnicas narrativas de las televisiones; y tanto las televisiones como las radios, a su vez, convierten sus ediciones digitales en plataformas de noticias, como si fueran diarios. Internet ha roto definitivamente los límites de los medios.

La planificación, básica

La planificación es un pilar básico para el día a día de un diario: a lo largo del día se celebran varias reuniones en las que se decide qué temas se van a cubrir y cómo, tanto para la edición impresa como para la digital, con una visión global del producto informativo que incluye las dos plataformas para sacar el máximo partido a las informaciones en cada una de ellas. Así, a la una de la tarde se reúnen la directora, la subdirectora y los jefes de sección para distribuir los temas en las páginas; a las cinco, cuando ya se han revisado los teletipos y correos recibidos en la redacción al mediodía (suele haber una avalancha), se celebra la reunión de portada, en la que participan los anteriores, así como la gestora de home y el community manager. Primero, se hace un repaso de las noticias de la edición impresa, página a página. Luego, se decide el tema de apertura y la foto de portada (que ya se han perfilado como apuestas en la reunión de portada del día anterior), y se hacen las especificaciones necesarias para la web: si hay que cerrar algún tema (las entrevistas del domingo siempre se cierran en la web como contenido exclusivo para suscriptores, por ejemplo) o hay que mantener la url de alguna noticia que ha sido muy leída para que la nueva versión no pierda su posicionamiento en Google…

La edición impresa está limitada por el espacio, por lo que se selecciona lo mejor para el papel

A continuación, los reunidos examinan la agenda de previsiones del día siguiente para planificar las distintas coberturas y decidir posibles temas de apertura y foto de portada, así como el tratamiento que se debe dar a cada tema en cada una de las plataformas. La asignación de tareas a los redactores y fotógrafos se suele hacer la tarde anterior. Aunque a menudo los imprevistos dinamitan la planificación y hay que reorganizarlo todo de nuevo. Hacer y deshacer es la dinámica continua en un periódico.

Los lunes por la mañana tiene lugar la reunión del Comité de Transformación Digital, integrada por todos los anteriores y por la directora de Desarrollo de Negocio, y en la que la gestora de home y el community manager exponen las métricas de la semana anterior para analizarlas, así como para poner de manifiesto los errores y los aciertos. La principal fuente de aprendizaje son los errores, especialmente cuando se analizan en equipo y con ánimo constructivo, con el fin de hacer las cosas de forma diferente la próxima vez. Aunque ese día nos demos de cabezazos contra la pared, por ejemplo, por no haber colgado a tiempo un vídeo o no haberlo encargado ni siquiera.

Un periodista edita un vídeo en una tableta. Toni Escobar
Un periodista edita un vídeo en una tableta. Toni Escobar

En la reunión del comité también se planifica la semana, día a día, y se decide si merece la pena hacer un Facebook live, o si grabaremos un vídeo de experto sobre un tema candente, o cuáles van a ser las principales apuestas informativas, entre otras muchas cuestiones.

Todo se puede medir

En la web es posible medirlo todo al milímetro: cuántas personas leen cada noticia, a qué hora, cuánto tiempo permanecen en la web, si usan móvil, PC o tableta; si han llegado a diariodeibiza.es mediante una búsqueda en Google, de forma directa o por redes sociales. Esta es una de las grandes aportaciones de internet: el conocimiento al detalle del lector, lo que proporciona claves preciosas para establecer las prioridades de la agenda. En Ibiza, por ejemplo, el gravísimo problema de la vivienda es uno de los temas que más interesan a los lectores, y es una apuesta editorial de Diario de Ibiza. No obstante, las métricas sirven para tomar decisiones estratégicas, pero no lo son todo: siempre prevalece el criterio periodístico, que nos lleva a descartar un tema que puede dar muchas visitas pero que no se ajusta a nuestra línea. Un ejemplo: The Sun lanzó un concurso para elegir a la mujer con el pecho más grande, y el premio era un viaje a Ibiza. No lo publicamos.

El e-paper es otro producto derivado de la transformación digital que ha roto las fronteras. Los suscriptores de Diario de Ibiza pueden leer la versión digital de la edición impresa (tal como se ha publicado) en cualquier soporte: móvil, tableta o PC, y desde cualquier punto del mundo. Los viajes o vivir lejos de Ibiza ya no son ningún impedimento para seguir la actualidad informativa de Diario de Ibiza al detalle, tal y como se ha publicado en papel.

Una redactora prepara una noticia para la web en la app del móvil. Toni Escobar
Una redactora prepara una noticia para la web en la app del móvil. Toni Escobar

del carrete de fotos al whatsapp

Ahora los móviles son una herramienta fundamental en una redacción: la comunicación entre jefes, redactores y fotógrafos se realiza por Whatsapp. Los periodistas usan los teléfonos inteligentes para grabar vídeos y hacer fotos, y si hay prisa los envían por Whatsapp a la redacción. Una app permite escribir una noticia para la web desde un móvil y dejarla lista para publicar, con foto y todo. Los redactores también utilizan tabletas para, con esa app, subir noticias a la web desde fuera de la redacción, y hacer fotos y vídeos.
En los años 90 los fotógrafos revelaban los carretes en blanco y negro en el laboratorio del Diario, y cuando el periódico empezó a publicarse en color, era necesario acudir a una tienda de fotografía para obtener los negativos. Después, Es Diari adquirió una reveladora de carretes de color, una máquina enorme.

Ahora, cualquier persona con un teléfono móvil envía de inmediato fotos y vídeos de cualquier suceso o acontecimiento a la redacción y la publicación en la web es casi inmediata, tras las comprobaciones indispensables, por supuesto. El móvil especialmente y, en general, las nuevas tecnologías han revolucionado el trabajo periodístico, han simplificado las tareas y han permitido ahorrar muchísimo tiempo en los procesos. La oficina ya no es física, en cualquier momento y lugar se pueden hacer gestiones y trabajar: solo es necesario un teléfono móvil. Los lectores están conectados las 24 horas y en cualquier lugar, y también los trabajadores de la redacción de Diario de Ibiza. La rapidez a la hora de publicar en la web una noticia de última hora es tremenda: se puede hacer desde cualquier lugar que tenga conexión a internet y un dispositivo.