Sa Residència. ‘Respiro familiar’ ante una situación de dependencia

    Las personas dependientes necesitan cuidados en ocasiones las 24 horas del día, lo que puede desestabilizar el desarrollo de la actividad familiar

    Diana Blesa
    En Sa Residència los mayores reciben terapias según sus necesidades. Fotos: Sa Residència

    Cuando dentro de un núcleo familiar hay una persona con dependencia, que necesita cuidados y atenciones especiales por parte de un cuidador o integrante de la familia, la relación y los vínculos entre los miembros se puede ver afectada.

    La peluquería, uno de los lugares preferidos por las residentes más presumidas.

    Las personas dependientes necesitan unos cuidados que implican muchísimas horas al día, a veces las 24. Por eso, es necesario y conveniente un descanso que ayudará a que el núcleo familiar no se desestabilice, a que las relaciones sean positivas y a que cada miembro de la familia pueda hacer su vida normal sin tener que renunciar a actividades que les gustaría hacer si no tuviesen esta obligación.

    El respiro familiar es una alternativa que se le da a la familia para que pueda lograr un tiempo de relax. Ese tiempo puede variar, pueden ser días, semanas o alagarse en el tiempo. Esta es una de las alternativas que ofrece Sa Residència, Casa para Mayores, gracias a la flexibilidad en sus tipos de estancia.

    El equipo profesional del centro cuida exhaustivamente y mira desde muy cerca estos casos, teniendo muy en cuenta tanto al residente como a los familiares, para que ninguna de las dos partes se sufra ningún trauma.

    Todo tipo de cuidados.

    El residente puede estar un tiempo determinado, mientras dure el periodo de descanso del núcleo familiar y/o cuidador, y los motivos pueden ser muy variados: vacacionales, laborales, descanso de fin de semana, viajes, enfermedad de otro miembro de la familia, etc.

    Es el tipo de estancia más solicitado en las fechas navideñas. Por eso, Sa Residència pone todas las facilidades posibles, tanto al residente que viene por un periodo que suele ser corto como para la familia que, a veces por primera vez, se enfrenta al dilema y al sentimiento de culpabilidad que suele provocar el hecho de dejar a un ser querido en otras manos.

    Una atención familiar adaptada a cada residente.

    A veces se requiere de la ayuda psicológica, no sólo para el residente sino también para algún miembro de la familia. Por eso, el psicólogo del centro suele estar disponible para ellos en todo momento, con el fin de canalizar todos los sentimientos y pensamientos que afloran ante tal situación.

    Las fechas navideñas, al ser un periodo vacacional, son el periodo en el que más se solicita la estancia denominada ‘Respiro familiar’. Vacaciones, descanso de cuidadores, necesidad de un tiempo de relax para la familia…

    Los expertos del centro aportan los cuidados sanitarios y emocionales necesarios, garantizando el descanso de las familias y el bienestar del residente.

    - Publicidad -