Mariano Mayans: «La prevención es la clave de la salud»

Mariano Mayans, doctor en la Clínica Mayans de Ibiza hace hincapié en la prevención como clave de la salud bucodental.

Empieza un nuevo año y Clínica Mayans quiere hacer hincapié en la necesidad de prevenir para mantener una correcta salud bucal. Fundada en 1983, Clínica Mayans, con un equipo de especialistas odontólogos y un personal auxiliar que trabaja con esfuerzo y dedicación, ofrece en cada consulta una atención dental profesional y cuidada.

Con más de 35 años de historia y ubicada en la planta baja de la calle Murcia número 27, Clínica Mayans agradece la fidelidad de sus pacientes y quiere explicarles una vez más la importancia de mantener una boca sana y fuerte.

Empieza un nuevo año y Clínica Mayans quiere hacer hincapié en la necesidad de prevenir para mantener una correcta salud bucal. Fundada en 1983, Clínica Mayans, con un equipo de especialistas odontólogos y un personal auxiliar que trabaja con esfuerzo y dedicación, ofrece en cada consulta una atención dental profesional y cuidada.

Con más de 35 años de historia y ubicada en la planta baja de la calle Murcia número 27, Clínica Mayans agradece la fidelidad de sus pacientes y quiere explicarles una vez más la importancia de mantener una boca sana y fuerte.

La palabra mágica es prevención, ¿en qué medida?

  • Toda ciencia médica debe basarse en la prevención. Siempre. Si no es así es que está mal enfocada. En odontología, como en cardiología, ginecología o urología… La prevención es la base de todo.
¿Puede evitar enfermedades?

  • Ahora bien, con la prevención retrasaremos muchas enfermedades. Tanto como podamos. Pero no podemos evitar el paso del tiempo y por tanto el envejecimiento, y antes o después la aparición de problemas. Pero hoy en día, y con una buena prevención, podemos mantener la salud oral hasta edades mucho más avanzadas que hace unas décadas. En odontología la prevención debe de estar siempre presente. En una boca sana o después de cualquier tratamiento para alargarle la duración.
¿En qué consiste la salud bucodental?

  • Muchas veces se define la salud como la ausencia de enfermedad. Las enfermedades de la boca pueden ser múltiples. Podemos decir que una boca sin caries, sin problemas gingivales y con una oclusión y estética correctas seria, en líneas generales, una boca sana.
¿Influye la genética en la salud de la boca?

  • Sí, mucho. Pero no debemos caer en la fatalidad y achacar nuestros problemas dentales a la genética o a la mala suerte. Incluso con una mala herencia genética en cuestiones dentales podemos, con cuidados estrictos, mantener una muy buena salud bucal.
¿Cómo decirle a un niño que es importante la salud bucal?

  • Los niños deben de incluir en su rutina el cepillado de dientes y encías ya desde siempre y como una cosa habitual, como peinarse o como lavarse las manos antes de las comidas.
Más allá de la genética de cada paciente, la higiene es muy importante para mantener una buena salud. Foto: Sergio G. Cañizares
Más allá de la genética de cada paciente, la higiene es muy importante para mantener una buena salud. Foto: Sergio G. Cañizares
¿Cuál debe ser la rutina diaria para una correcta higiene?

  • Una higiene a fondo una vez al día, preferiblemente antes de acostarnos, limpiando minuciosamente todas las caras de todos nuestros dientes, con el cepillo habitual y los interdentales o la seda dental, y el uso de algún colutorio si así nos lo ha recomendado nuestro dentista. Después de cada comida hay que cepillarse también los dientes bien cepillados.
¿Qué papel desempaña el tabaco en la salud bucodental?

  • El tabaco es nocivo para la salud bucal. El humo del tabaco, por el calor y por las substancias tóxicas que tiene, pueden provocar enfermedades en nuestras encías. Desde enfermedad periodontal hasta cáncer en la boca. Cuanto más se fuma, más problemas en la boca.
¿Nos puede dar una pauta general para el cuidado bucal?

  • A grandes rasgos, para mantener una boca sana hay que tener una higiene correcta, una dieta sin exceso de hidratos de carbono –y nunca azúcares ni harinas refinadas entre las comidas principales– así como visitar al dentista regularmente: cada año, cada seis meses, o con mayor frecuencia incluso según el estado de nuestra boca, para que él detecte cualquier desviación de la salud y nos aplique la solución adecuada.
¿Se aplica en todos los casos?

  • Esta pauta es válida tanto en una boca sana como si hemos recibido algún tipo de tratamiento. Higiene, dieta y control serían las palabras clave. El objetivo es siempre el mismo: mantener nuestra salud en el mejor estado posible, el máximo tiempo que seamos capaces.
- Publicidad -