Un robot submarino que minimiza riesgos

El vehículo está diseñado para la inspección e intervención en remoto en el mantenimiento de sus instalaciones térmicas

No te lo pierdas

Un oasis con vistas en el centro de Ibiza

Contemplar unas vistas impresionantes y poco frecuentes es solo uno de los atractivos del Restaurante Belvedere, ubicado en la...

Un clásico que se reinventa año tras año

Un clásico que se reinventa año tras año Ir al artículo original

La gastronomía más auténtica y casera de Italia

Comida casera, pizzas en horno de leña, pasta, pescados, carnes y deliciosos postres forman la carta de DeGustibus,...
Ángela Fernández
Ángela Fernández
Redactora de Diario de Ibiza Community Manager en Prensa Ibérica

 Endesa, dentro de su proceso de digitalización, ha probado con éxito el nuevo robot submarino, ROV (vehículo operado de modo remoto), diseñado para la inspección e intervención en remoto en labores de mantenimiento de sus instalaciones de generación térmica.

Se trata de un vehículo de pequeñas dimensiones (29 x 34 x 52 cm y 12,5 kg de peso) que se opera a distancia y puede ser manejado por el personal de las plantas. El vehículo submarino permite realizar trabajos hasta 300 metros de profundidad y ha sido diseñado, fabricado y suministrado por la start up española NIDO Robotics, siguiendo las especificaciones de Endesa para adecuarlo a las labores bajo el agua de inspección y mantenimiento requeridas en una planta.

Un robot submarino que minimiza riesgos

Entre las ventajas del submarino destacan:

Minimiza riesgos laborales de personal propio o de terceros, ya que evita total o parcialmente el empleo de submarinistas en tareas de inspección y mantenimiento.

Reduce costes en las tareas submarinas puesto que no es necesaria la subcontratación de equipos de submarinistas.

Optimiza el tiempo de respuesta para el análisis y la posible resolución de incidencias en activos que, por estar total o parcialmente sumergidos, no son accesibles.
Este nuevo mecanismo se ha probado con éxito en la central térmica de carbón y terminal portuaria de Carboneras, en Almería; en el ciclo combinado de San Adrián del Besós, en Barcelona; y en la central diésel de Melilla.

Entre las actuaciones, además de la toma de imágenes, se han realizado trabajos de limpieza por cavitación de elementos metálicos o recogida de muestras de agua y lodos. El ROV cuenta con un brazo robótico que permite el manipulado y transporte de objetos hallados en el lecho marino y está dotado con un sistema de dragado de fondos para la limpieza y extracción de lodos en balsas, depósitos y conductos .
Esta iniciativa es un ejemplo más de la apuesta de Endesa por la digitalización de los procesos, en línea con la estrategia seguida desde el Grupo Enel, del que forma parte.

Más artículos de este tipo