El restaurante Ca La Calma se encuentra situado en la Cala de Sant Vicent, una de las últimas playas de Ibiza en las que se puede disfrutar de una estancia relajada.

Comida y buen ambiente.

Sus propietarios, Jesús Cardona Roig (director manager) y su hermano Vicent Cardona Roig (concept manager), el primero como especialista en turismo y el segundo como gerente de una empresa de diseño, arquitectura y cultivo ecológico, han estado siempre a la búsqueda de un lugar donde poder desarrollar su concepto de comida slow food, o lo que es lo mismo: gastronomía de cercanía. Cuando encontraron este espacio en sa Cala pensaron que habían descubierto el lugar ideal para desarrollar su concepto.

La idea de gastronomía que plantea Ca La Calma pasa por el diseño de un breakfast con frutas provenientes de su finca (Can Jaume/Cas Padrí), situada en Santa Gertrudis, que además cuenta de kiosko propio donde ofertan sus productos. Para el desayuno emplean una extractora slow juice que obtiene el jugo de las frutas ecológicas por prensado lento en frío. El aceite (Olibo) empleado en el restaurante es proveniente del millar de olivos de su finca.

En la comida y la cena el protagonismo es para el pescado, que proviene directamente de llaüts de pescadores ibicencos. En Ca la Calma son partidarios de promover una pesca sostenible y ese concepto se refleja en su carta.

Se ofrece la mejor carne autóctona.

Al igual que el pescado, se ofrece la mejor carne autóctona y de pastos del Norte, donde los animales, junto con la hierba, ingieren la sal que se condensa en las plantas dando ese peculiar sabor a sus carnes. Y en esta línea, los propietarios han decidido crear el primer Calm Club de la isla, donde lo importante es la comida, el buen ambiente y la música relajante. En Ca La Calma están totalmente en contra del ‘chumba chumba’ y desean volver a los orígenes de la isla.

- Publicidad -