La fiesta de San Juan es una de las noches más importantes en el calendario. Que sea la noche más corta del año no implica que no dé tiempo a celebraciones, sino todo lo contrario: debe ser una de las fiestas más mágicas del verano.

Preparar una fiesta así requiere de un gran grupo de amigos y familiares, una larga lista de canciones para animar el evento y un menú a la altura de la fiesta y muchas, pero que muchas ganas de pasarlo bien. Los amigos y los familiares se apuntarán solos y acudirán a la fiesta con alguna que otra botella de vino o el postre, la música no es un problema gracias a las aplicaciones y plataformas sociales que existen actualmente, pero, ¿qué hay de la comida? ¿Cómo elaborar un menú para una noche tan especial? El blog puredepalabras.com trae una serie de recetas, trucos y consejos para conseguir sorprender a los invitados sin la necesidad de pasarse 10 horas en la cocina porque, al fin y al cabo, lo más importante de la cocina es disfrutar al comerla, pero también al conceptualizar el menú y durante su elaboración.

¡Manos a la obra! Lo más importante al pensar el menú de una fiesta de verano es tener claro que será un encuentro desenfadado, sin protocolos ni normas, donde comer con las manos y usar servilletas de papel es casi una obligación. Para ello, las recetas deberán seguir esa línea. Una crema fría, entrantes para picar y uno o dos platos principales que no requieran mucho esfuerzo en su elaboración y puedan dejarse preparados por la mañana.

Una propuesta de menú puede ser un gazpacho elaborado esa misma mañana o incluso el día anterior. Un truco es almacenarlo en la nevera, en botellas de plástico recicladas con capacidad para cinco u ocho litros hasta que lleguen los invitados. Así, se conservará fresquito hasta su consumo y al acabarlo, no hará falta lavar el recipiente, sino todo lo contrario, con llevarlo a su contenedor correspondiente será suficiente.

Un entrante muy goloso es el queso, así que @puredepalabras recomienda tener en la nevera queso tipo Camembert con trozos de sobrasada y, cuando lleguen los invitados, únicamente habrá que gratinarlo cinco minutos para que se funda el interior y sea una fondue ideal para entretenerlos mientras se prepara el resto de platos.

Muchas veces, no hace falta un gran plato principal si se preparan muchos aperitivos. Así es como otras de las recetas que propone el blog de cocina es una escalivada con queso de cabra a la plancha, una ensalada de pollo, guacamole casero o hummus de garbanzos. Lo importante es conseguir un conjunto de platos con gran variedad de ingredientes.

En estas fiestas hay dos cosas que tampoco pueden faltar: un gran cubo con mucho hielo para enfriar la bebida y el postre. ¿Qué tal un Tiramisu de té matcha? Sin duda una variedad muy divertida y visual del tradicional postre italiano que dejará a los invitados con ganas de otro trozo.

- Publicidad -