Pip-pip-pip-pip-pip. Suena el despertador. Es hora de levantarse y empezar un nuevo día. Para quienes tienen niños en casa saben que es un momento donde el sueño y la falta de energía no pueden aparecer. Despertar a los más pequeños de la casa, darles un desayuno ideal, prepararles el almuerzo y ayudarles a vestir para que a las nueve en punto estén en clase. Carreras contrarreloj donde un pequeño obstáculo puede romper el orden del resto de tareas.

Hay que evitar los productos con un alto contenido en azúcar.
Hay que evitar los productos con un alto contenido en azúcar.

A los niños les espera una gran jornada llena de actividades y necesitan recargar sus baterías con un desayuno ideal y completo. Los años y las grandes campañas publicitarias han enseñado una manera muy rápida de alimentarles. Se trata de los temibles enemigos: los cereales procesados. Estos productos, cuyas raciones recomendadas se componen de 30 gramos y los usuarios suelen servirse raciones de entre 60 y 100 gramos, contienen una gran cantidad de azúcar. Hay algunos incluso que llegan al 55% de la ingesta de azúcar diaria recomendada para un niño de tres años.

Es por ello que los expertos en nutrición infantil recomiendan preparar desayunos a base de fruta, lácteos y cereales integrales.

Ideas de desayuno ideal para los niños

Ya sean tostadas de cereales integrales con tomate y aceite de oliva, fruta fresca con yogur, batidos de leche con fruta y almendras, tortitas de avena con chocolate y plátano o un bocadillo de jamón, queso y aguacate planchado, acompañado de un zumo de fruta natural son ideas fáciles para elaborar un desayuno ideal que les darán energía para empezar el día.

- Publicidad -