Con la llegada del otoño, muchos restaurantes se despiden de la isla hasta la próxima temporada. Port Balansat, el clásico de la gastronomía ibicenca y mediterránea del Port de Sant Miquel, hará lo propio el día 29 de octubre. Así que todavía quedan unos días para deleitarse con sus sabores y aromas, que siempre llegan a la mesa con el servicio más familiar.

Atmósfera familiar en un restaurante de toda la vida.

¿Un consejo? Escoger el delicioso bullit de peix que, servido con arroz a banda, conquista a los paladares de residentes y turistas año tras año. Las paellas, arroces y pescados frescos elaborados al estilo tradicional son una tentación para muchos, sin olvidar los ricos mariscos del vivero propio.

Un clásico en el Port de Sant Miquel.

Comer frente al mar siempre es una buena opción, y más todavía en este mes de octubre, en el que el ambiente en la playa es mucho más tranquilo. Una increíble gastronomía que no olvida los postres (hay auténticos caprichos en la carta), buenos vinos y la mejor compañía esperan en Port Balansat, el rincón marinero con esencia ibicenca perfecto para un día inolvidable.

- Publicidad -