Tradición ibicenca directa a la mesa en Can Gat, en la Cala Sant Vicent. Foto: Sergio G. Cañizares
Tradición ibicenca directa a la mesa en Can Gat, en la Cala Sant Vicent. Foto: Sergio G. Cañizares

La primavera ha llegado por fin, y con ella la oferta de restauración de Ibiza y Formentera vuelve a florecer. Desde pequeños restaurantes ubicados en el centro de la ciudad hasta hoteles rurales localizados en el corazón de las islas, pasando por establecimientos gastronómicos situados a pie de mar, vuelven a proponer una variedad de estilos culinarios que dejan ver la riqueza que son capaces de generar las Pitiüses.

Tras un invierno en el que muchos establecimientos habían bajado la persiana para capear el temporal, residentes y visitantes vuelven a tener ahora un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de ese placer cada vez más apreciado que es la gastronomía.

Mariscada en Es Arcs.

Muchos han abierto, sí, pero es cierto que todavía quedan muchos que esperarán al mes de abril o mayo para volver a encender motores de cara a la temporada, y será a partir de ese momento cuando las islas vuelvan a estar en plena ebullición. Mantener abiertos los negocios gastronómicos durante todo el año ya es cosa solo de valientes.

Más vale reservar

En esta Semana Santa, sin duda muchos de estos restaurantes colgarán el cartel de completo. Los residentes quieren aprovechar los días de fiesta para darse un capricho y reunirse con la familia o amigos, y los turistas no pueden perder la oportunidad de sentarse a la buena mesa en su visita a Ibiza o Formentera.

Reservar mesa se convierte en imprescindible si lo que queremos es deleitarnos con la gastronomía ibicenca y mediterránea más auténtica con vistas directas al mar. Las Platges de Comte son un lugar mágico para disfrutar de la mejor cocina (Ses Roques Restaurant), como también escenarios emblemáticos como Cala d’Hort (El Carmen), el Port de Sant Miquel (Port Balansat), la Cala de Sant Vicent (Can Gat o Can Miquel), Benirràs (Restaurante 2000) o Cala Xarraca (Restaurante Cala Xarraca).

Creatividad mediterránea en Can Curreu.
Creatividad mediterránea en Can Curreu.

Si lo que buscas es una gastronomía de estilo mediterráneo pero con pinceladas más creativas, hay auténticos tesoros gastronómicos en playas como Cala Jondal (Tropicana Beach Club) o Cala Vedella (Beach-Bar Cocktail Restaurante Ca na Sofía o María Luisa), que además pueden convertirse en lugares mágicos para celebrar bodas y otro tipo de eventos.

Pero no solo la costa es interesante para descubrir Ibiza, sino también su naturaleza interior. En la zona de Sant Carles está ubicado uno de los hoteles rurales con más encanto de Ibiza, Can Curreu, cuyo restaurante despierta los halagos de sus comensales durante todo el año.

Entornos urbanos

Cuando la preferencia es un entorno urbano, el restaurante Es Nàutic es una opción perfecta para empaparse del ambiente marinero, y otra joya gastronómica es el restaurante Estel, ubicado en el paseo de Santa Eulària (perfecto para deleitarse antes o después de visitar una de las localidades más familiares de la isla).

Más cerca de la ciudad de Ibiza, una de las zonas más agradables es la de Talamanca (con opciones como el restaurante del Hotel Simbad o el del Hotel ses Figueres), donde dar un agradable paseo frente al Mediterráneo.

Máxima calidad a la mesa y vistas a los ‘llaüts’ en Es Nàutic.
Máxima calidad a la mesa y vistas a los ‘llaüts’ en Es Nàutic.

Si eres turista y quieres conocer otros restaurantes a los que suelen ir los ibicencos, en el paseo de ses Figueretes de Vila hay opciones más que recomendables (como All Ibiza o Prince), o muy cerca, en es Vivé (la arrocería Es Arcs), donde probar menús muy completos pero asequibles. Lo mismo ocurre con el restaurante Bon Lloc, situado en Jesús.

Para comer unas deliciosas carnes a la brasa, el restaurante asador Sissi’s Ibiza, en Platja d’en Bossa, es una buena opción (que, además, en estos meses, presenta también platos ibicencos). Así como el restaurante El Gallo Viejo, en la zona de Port des Torrent, o el San Francisco Bar, en la carretera de ses Salines.

En esta Semana Santa, muchos restaurantes colgarán el cartel de ‘completo’,
así que más vale reservar

¿Aprecias la gastronomía italiana y quieres sumergirte en ella esta Semana Santa? En Marina Botafoch existe todo un clásico, Il Giardinetto, donde la tradición se respira y se saborea. En Sant Antoni, mejor no perderse la Pizzería David’s, que además propone platos de cocina francesa.

Y si tus planes se sitúan en la ciudad de Ibiza, no puede faltar una parada en el mítico Café Montesol, en Vara de Rey, o descubrir los sabores mediterráneos e ibicencos en el restaurante Formentera, en el puerto. Precisamente en los andenes también es posible tomar un respiro para picar algo en cualquier momento del día en Café Mar y Sol, o bien acercarse más a las murallas para respirar la atmósfera ecléctica de La Bodega o el sabor de La Esquina. También es otra opción sentarse a la mesa en El Cigarral para saborear la gastronomía castellana.

- Publicidad -