Empresas de Ibiza que navegan con rumbo al futuro

Las grandes esloras atracan sin dificultad en los amarres de la zona del puerto de Eivissa. Fotos: S.G.C.

El náutico es desde hace décadas uno de los sectores más fuertes de la economía pitiusa y sigue creciendo. Aunque es difícil precisar con exactitud la cantidad de empresas que se dedican a esta actividad en Ibiza y Formentera, la Asociación de Náutica de la Petita i Mitjana Empresa d’Eivissa i Formentera (Pimeef) estima que cerca de 400 operan legalmente. De ellas, 63 forman parte de esta agrupación empresarial, el colectivo de mayor peso en el sector.

Un mercado que sigue creciendo

Las cifras demuestran que, en España, el mercado de las embarcaciones de recreo sigue creciendo. Según los datos facilitados por la patronal, en estos momentos, en plena temporada náutica, se registra en España un incremento del 6 por ciento en el número de matriculaciones. Eso se traduce en 3.489 embarcaciones matriculadas entre enero y junio.
El mercado del alquiler de embarcaciones, sin embargo, ha bajado un 1,87% respecto a 2018. En este marco, Balears se mantiene como la comunidad autónoma con mayor representatividad en el sector náutico (20,26%). Lidera las matriculaciones con un crecimiento del 6 % y también el mercado del alquiler, ya que el archipiélago concentra el 24% de esta actividad a nivel nacional.

El número de matriculaciones ha crecido en el primer semestre de 2019 respecto al año anterior.

El presidente Ramón Díaz muestra su prudencia

Ramón Díaz, presidente de la Asociación de Náutica de Pimeef, se muestra prudente a la hora de valorar la actual temporada. Considera que el alquiler de embarcaciones cayó ligeramente en mayo, como ya ocurriera en 2018, a consecuencia de la meteorología. Sin embargo, en junio y julio se ha producido una recuperación y, aunque es pronto para aventurar el desarrollo de la temporada, Díaz estima que será muy similar a la anterior o ligeramente inferior en cuanto a ingresos, pero esa disminución se situaría apenas entre un 3 y un 7%.

Los servicios que ofrecen las náuticas pitiusas han evolucionado en la última década. En 2009, el sector vivió su peor momento y se registraron caídas alarmantes en las ventas coincidiendo con la crisis económica internacional. En ese momento, muchas náuticas tuvieron que reinventarse y renunciar a la venta de barcos como actividad principal ampliando el abanico de servicios que ofrecían a sus clientes e incluyendo mantenimiento, reparaciones e incluso concierge.

Embarcaciones fondeadas en Platges de Comte.

Todo tipo de servicios relacionados con la náutica

A día de hoy, las náuticas proporcionan todo tipo de servicios relacionados con la navegación: venta o alquiler de embarcaciones, matriculaciones, seguros náuticos, limpieza y mantenimiento de barcos, cambio de motores, pintura de fondos, custodia, transporte o concierge, ya que sus clientes reclaman también servicios complementarios que van desde la reserva en un restaurante hasta la compra de una vivienda.

El perfil de los usuarios de servicios náuticos es el de una persona de mediana edad que exige profesionalidad en el servicio y sus demandas se cubran a la mayor brevedad posible. «Si hay algo que nuestros clientes detestan -relata Díaz- es tener problemas técnicos con sus embarcaciones durante las semanas de vacaciones que pasan aquí en verano. Para evitarlo, recomendamos realizar revisiones durante el invierno y que estas las lleve a cabo personal bien formado por las diferentes marcas de embarcaciones».

40% de usuarios ibicencos

En contra de lo que podría pensarse, sólo un 30% de los clientes de empresas náuticas son extranjeros. La gran mayoría son españoles y el 40% de los usuarios son ibicencos. Ramón Díaz señala algunas diferencias entre los clientes de alquiler, que «cambian de destino todos los años y evitan el compromiso de tener que atender su embarcación olvidándose del barco hasta el año siguiente», y los de servicios, que, ante todo «quieres que se les resuelva eficazmente cualquier necesidad o petición».

Yates en el puerto de Vila.

Las náuticas de Ibiza y Formentera han puesto rumbo a un futuro en el que la especialización se ha reemplazado por la diversificación, con el objetivo de que sus clientes puedan satisfacer cualquier demanda en un único punto.

Sin embargo, en ese viaje habrán de sortear algunos obstáculos de los que los empresarios son muy conscientes y que desde Pimeef pretenden eliminar. Uno de ellos es la falta de amarres.

A día de hoy, en las Pitiüses existen 3.140 amarres pero Díaz asegura que harían falta al menos 400 más para cubrir la demanda en temporada alta.

La competencia desleal que supone el alquiler ilegal de embarcaciones también preocupa a los socios de Pimeef, que denuncian la proliferación de charters que embarcan pasajeros fuera de los puertos deportivos en zonas como la bahía de Porroig o ses Salines.
Históricamente, los empresarios náuticos han reclamado la posibilidad de instalar rampas públicas con aparcamiento en diferentes zonas de la isla para facilitar el acceso de las embarcaciones al mar así como también solicitan la creación de una línea de ayudas para el desguace de barcos. la creación de un espacio específico en el puerto de Vila para el sector charter y las dificultades para encontrar trabajadores adecuadamente formados son también retos a superar por este sector.

- Publicidad -