La innovación tecnológica y la actividad comercial protagonizaron la convocatoria de este año del Salón Náutico, que celebró una de sus mejores ediciones en línea con la recuperación del sector. El Salón Internacional Náutico, que contó con el respaldo de ANEN (Asociación Nacional de Empresas Náuticas), superó los 56.000 visitantes. Entre los internacionales, la procedencia es principalmente de Francia, Alemania, Reino Unido y Rusia. La próxima edición tendrá lugar en octubre de 2018.

Acorde con la tendencia positiva del sector, el Salón Náutico Internacional de Barcelona, que se celebró en el Port Vell, cerró una de las mejores ediciones de los últimos años gracias a la actividad comercial, las novedades tecnológicas que se han presentado y la afluencia de público. El certamen, que este año creció un 11% en superficie expositiva y muestra flotante respecto a la convocatoria anterior, refuerza su posicionamiento como la mayor cita de la industria náutica deportiva y de recreo en España.

Entre las 120 novedades presentadas destacaron las embarcaciones conectadas
y apps que permiten controlar el barco por móvil

El Salón Náutico de Barcelona, organizado por Fira de Barcelona, navegó a toda vela. En su 56 edición reunió 275 expositores, un 7% más que en 2016, que ocuparon 23.000 m2 de espacio neto (+11%), y exhibieron en los muelles de la Fusta y de España más de 700 embarcaciones, de las cuales 180 a flote (+11%).
Según el presidente del salón, Luis Conde, «este año se ha registrado una intensa actividad comercial en los estands de los expositores, donde se han generado ventas, contactos y nuevas operaciones. Un volumen de negocio –en la feria se genera el 50% de las ventas anuales del sector– que ha ido acompañado de una importante asistencia de visitantes con capacidad de compra».

Para Conde, «los buenos resultados de este año consolidan la recuperación del certamen, que va en línea con la tendencia positiva de la industria náutica española, que ha crecido un 9,23% de enero a septiembre de 2017, y asimismo ha agradecido, en el contexto actual, la confianza de los expositores y visitantes en su cita anual de referencia».

Innovación

El certamen celebró, asimismo, una de sus ediciones más innovadoras y tecnológicas. Entre las 120 novedades presentadas (un 16% más que en 2016), destacaron las embarcaciones conectadas y nuevas apps que permiten controlar el barco a través de un teléfono móvil o un reloj inteligente; también barcos más sostenibles con motores híbridos y nuevos gadgets para practicar deportes náuticos, como la bicicleta acuática o la moto tiburón. Según el director del salón, Jordi Freixas, «la náutica está, sin duda, en plena transformación tecnológica y el certamen ha sido un año más escaparate de las últimas tendencias de un sector que apuesta por los barcos más seguros, confortables y fáciles de gobernar».

Además de las novedades, las cerca de 100 actividades organizadas tuvieron una buena acogida de público. Entre ellas destacaron, en el ámbito profesional, la segunda edición de las Jornadas de Emprendedores y Startups, con un quincena de participantes; la primera ronda de reuniones entre expositores y visitantes en las que asistieron un centenar de empresas; y las presentaciones de importantes regatas.  Las propuestas lúdicas con mayor afluencia de público fueron las salidas a vela y bici acuática, la piscina de paddle surf, los talleres de marina tradicional, las travesías en paddle surf y kayaks y la Noche de la Náutica, con música en vivo y desfiles de moda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here