Diciembre está a la vuelta de la esquina y con él, un maravilloso puente ideal para escapar cuatro días y enamorarse de un tradicional mercado navideño que hay en algunas ciudades europeas. Los mejores se encuentran en Alemania, Francia, Austria y República Checa, en ciudades como Estrasburgo, Colmar, Viena, Salzburgo, Berlín, Praga, Colonia, Munich, Nuremberg o la encantadora Ratisbona.

Núremberg es una ciudad en la región de Franconia, en el estado de Baviera.
Núremberg es una ciudad en la región de Franconia, en el estado de Baviera.

Núremberg

  • Rodeada por una muralla medieval, Núremberg es una ciudad en la región de Franconia, en el estado de Baviera. Es conocida desde el año 1050, pero actualmente su principal atractivo es su impresionante mercado navideño que durante las cuatro semanas es visitado por más de dos millones de personas de distintas partes del mundo.
El gran árbol preside la plaza del Ayuntamiento.
El gran árbol preside la plaza del Ayuntamiento.

Múnich

  • Es la capital de Baviera y,​ después de Berlín y Hamburgo, la tercera ciudad con más habitantes en Alemania. Bajo el lema ‘München mag Dich’ (A Múnich le gustas) el centro de Múnich se llena de puestos de regalos, comida, objetos decorativos navideños y por supuesto de música, luces y el gran árbol que preside la plaza del Ayuntamiento.
Ratisbona es una histórica población declarada Patrimonio Mundial de la Unesco.
Ratisbona es una histórica población declarada Patrimonio Mundial de la Unesco.

Ratisbona

  • Situada entre Múnich y Núremberg, Ratisbona es una histórica población declarada Patrimonio Mundial de la Unesco. En cuanto llega la época navideña, organiza tres mercadillos: el mercado navideño más tradicional dedicado al Niño Jesús, el de artesanía artística y el mercado de navidad romántico.
El consejo de @TheWorldHooper
Felipe Planells tiene29 años y hace más de 10 que se dedica a viajar por todo el mundo sin parar.
Felipe Planells tiene29 años y hace más de 10 que se dedica a viajar por todo el mundo sin parar.

Todos solemos sobrecargar nuestra maleta con ropa por si acaso. Pero tras años viajando, aprendí que esos momentos por si acaso nunca llegan, y terminas agobiado/a con una maleta tan pesada que incluso te cuestionas si quieres volver a visitar un destino de invierno. La clave está en empaquetar lo justo para hacer turismo cómodamente estando adecuadamente abrigado/a.

Para destinos con nieve, yo opto por llevar una mochila, ya que es más fácil caminar por las calles nevadas sin necesidad de ir arrastrando un trolley. Intento llevar puestas las prendas que más abultan como abrigo y botas, así gano espacio dentro de la mochila para un par de jerséis para alternar, un par de camisetas térmicas, leggins para usar por debajo de los pantalones y accesorios de invierno como bufanda, gorro y calcetines térmicos. Para fotografiar, llevo guantes con las puntas de los dedos índice y pulgar desplegables para poder hacer fotos sin necesidad de quitarme los guantes. Recordad, viajar cómodamente a destinos de invierno con una maleta ligera es posible».

- Publicidad -