El incremento en la actividad de la construcción en los últimos años ha traido consigo un aumento de la siniestralidad de manera exponencial.Los datos así lo confirman, el año pasado en Balears se produjo un incremento de la tasa de siniestralidad laboral del 2,08%, y se situó en 4.970,77 puntos. Por actividades, desde 2012 el sector de la construcción ha continuado incrementando su índice de siniestralidad y se sitúa en 10.909,46, más del doble de la tasa media de la Comunidad.

La seguridad laboral debe ser una constante en el sector. VESTALIA
La seguridad laboral debe ser una constante en el sector. VESTALIA

Por este motivo Govern y patronales van a impulsar medidas para intentar rebajar los accidentes laborales que se registran en la construcción, un acuerdo que se alcanzó en medio de notables tensiones y reproches mutuos, pero que se hace necesario.

El principal punto de acuerdo es que ante la elevada tasa de siniestralidad existente en el sector, que todos admiten, las organizaciones empresariales y la conselleria van a impulsar una campaña destinada a concienciar a todas las empresas del sector, técnicos de prevención y trabajadores de la importancia radical que para limitar los accidentes mortales y graves tiene la aplicación de medidas de seguridad colectiva (como las dirigidas a evitar que el obrero caiga desde elevadas alturas, por citar un ejemplo). A su vez, el Govern mantiene su intención de elevar las inspecciones sobre el sector porque «su efecto disuasorio no ha sido suficiente y hay que elevarlo», y de aumentar su plantilla de técnicos sobre riesgos laborales.

IMPULSO DESDE EL GOVERN Y LA PATRONAL

Pese a los puntos de fricción, coinciden en tomar medidas
Las organizaciones empresariales y la conselleria van a impulsar una campaña destinada a concienciar a todas las empresas del sector, técnicos de prevención y trabajadores de la importancia radical que para limitar los accidentes mortales y graves.

Cabe destacar que los estudios permanentes que se realizan sobre las causas de siniestralidad han detectado que más del 40% de los accidentes –sin evaluar el grado de gravedad– se producen en los tres primeros meses de contrato. Es decir, que la duración del contrato incide directamente en el índice de siniestralidad, ya que se incurre en menor formación en prevención de riesgos laborales cuando el contrato es temporal y de corta duración.

La alta siniestralidad en el sector de la construcción es un cúmulo de causas. Para Antonio Marí, responsable de Vestalia en Ibiza, empresa experta en seguridad, asegura que hay que tener en cuenta diversos factores. «Por mi experiencia personal de las visitas que hago a las obras, veo que los plazos para ejecutar las obras son en casi todos los casos muy apretados. Con prisas disminuyen las habilidades de las personas y se van prescindiendo de las medidas de seguridad. Aquello de que, es solo un momento, es poca cosa, para qué voy a avisar o a instalar yo…será solo un momento. Si juntamos a los plazos cortos la alta competencia que obliga a bajar precios, donde se suele terminar ahorrando es en las medidas de seguridad, en personal cualificado y en personal de control», analiza.

LAS CLAVES

LOS DATOS

Más del doble de siniestralidad laboral

La tasa de siniestralidad laboral en la construcción duplica la media de la comunidad balear.

POCO TIEMPO

Un 40% se producen a los pocos meses

Los últimos estudios coinciden en que el 40% de los accidentes se producen en los tres primeros meses del contrato.

INVERSIÓN

El Govern anuncia un Instituto de Seguridad Laboral

Ese es uno de los objetivos del Govern balear en esta legislatura, que ya ha incrementado el presupuesto en este apartado.

 

Más formación

Respecto a la falta de cualificación en el sector, Marí considera que no es un problema exclusivo del sector. «En las islas se da un fenómeno social, y es que se convive con el turismo y el sector servicios (camareros, etc.) Cuando pones un anuncio de se busca personal formado y cualificado, te llega un 90 % de personas con experiencia en ‘camarero’ o ‘reponedor’. Esta masa social que no completó los estudios, que alterna camarero con albañil, que (y lo comprendo y me solidarizo) coge lo que le dan, dentro de una obra no es capaz de dimensionar todas las cosas que le pueden pasar. Falta formación y supervisión de la práctica segura en la empresa», considera este empresario.

Para Marí lo que hace falta en las islas es más «cultura laboral», algo que cree que se está logrando y donde los empresarios tienen «mucho que decir». «Si el empresario es consciente del problema ya no asumirá ciertos contratos de obra, no contratará sin hacer selección, pondrá supervisores en la empresa. No para que la inspección no le pille, sino para tener una plantilla y por lo tanto una empresa que conoce los riesgos de su trabajo y cómo prevenirlos».

Los trabajadores deben llevar la protección adecuada.

El conseller de Trabajo, Comercio e Industria, Iago Negueruela, anunció a principios de mes la adopción de nuevas medidas para la prevención de riesgos laborales en el ámbito de la construcción.

En primer lugar, Negueruela anunció la próxima incorporación de tres técnicos especialistas en salud laboral en la plantilla del departamento de Seguridad y Salud de la conselleria. Con estas incorporaciones se alcanzará el número máximo de técnicos que habrá tenido Trabajo.

Más inversión

En este sentido, hasta 2018 el Govern ha invertido más de 3 millones de euros y tiene previsto lanzar en un futuro próximo el Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (IBASSAL), que se creará a través de la Ley de Promoción de la Seguridad y Salud en el Trabajo.
Así mismo, se va a poner en una campaña de inspección en construcción, donde se visitarán más de 100 obras, junto con Inspección de Trabajo. Porque todas las prevenciones nunca son suficientes cuando se habla de seguridad laboral.

- Publicidad -