La somniloquia suele heredarse. JLA.
La somniloquia suele heredarse. JLA.

Muchas personas hablan en sueños y no lo saben. De hecho, hay personas que son capaces de llegar a mantener una conversación mientras están dormidas y después ni acordarse. Se trata de un fenómeno benigno, muchas veces con un componente genético.

El coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología, Carles Gaig, explica que la somniloquia o hablar en sueños es un fenómeno «bastante frecuente». De hecho, precisa que hasta un 50% de la población «hablan dormidos».

Se puede mantener una conversación simple con una persona dormida.

Eso sí, Gaig aclara que no se está dormido cuando se habla en sueños, sino que se ha sufrido un microdespertar breve y transitorio a mitad de la noche, del que no se es consciente. «La personas no dormimos de un tirón sino que cada hora nos podemos despertar hasta 10 veces, con segundos, y se cambia de postura. Son microdespertares muy breves y no nos acordamos. Hay que estar un buen rato despierto para acordarnos de que nos hemos despertado», señala.

Mientras, las especialistas de la Unidad de Sueño del Hospital Universitario HM Puerta del Sur, Adela Fraile y la Rybel Wix sostienen que hablar en sueños es más frecuente en niños, aunque también pueden tener lugar en la edad adulta. Señalan que generalmente no se es consciente de lo que se está diciendo mientras se duerme porque el cerebro está dormido, aunque se sea capaz de emitir un sonido.

«Se puede mantener una conversación simple con una persona dormida. Éste emitirá respuestas automáticas que no se procesan de manera consciente. El recordar el contenido de la conversación depende de la fase de sueño en la que se produce y para recordarlo tenemos que despertarnos en esa fase del sueño», agregan.

No se es consciente de lo que se dice mientras se duerme porque el cerebro está dormido

Por su parte, el doctor Javier Puertas, miembro de la Sociedad Española del Sueño, destaca que es muy frecuente que personas que hablan durante el sueño tengan a algún familiar que lo haya hecho. También asocia esta parasomnia con el estrés, ya que «el cerebro sigue procesando información» a pesar de que se esté dormido y, pone de ejemplo una persona que se ha quedado preocupada con una situación o con una conversación y por la noche sigue desvelando aquello que le inquieta.

Con todo ello, el experto sostiene que hablar en sueños no precisa de tratamiento puesto que se trata de un fenómeno benigno. «No es un fenómeno que revista gravedad, excepto si se acompaña de gritos o de una conducta motora violenta en defensa, más típico de personas más mayores y puede asociarse a enfermedades neurológicas», agrega.

No solemos dormir de un tirón

El también especialista en la unidad del Sueño del Hospital de la Ribera menciona el trastorno de conducta durante el sueño REM, una parasomnia no tan benigna como la somniloquia, en la que se representa, a veces con cierta violencia, lo que se está soñando, «aunque son más excepcionales». Por ejemplo, cita una persona que está jugando un partido de fútbol y se ve cómo le pega patadas al balón.

- Publicidad -