Inicio Etiquetas Arquitectura

Etiqueta: Arquitectura

Hacia una arquitectura sostenible

En una sociedad en la que la sostenibilidad y la eficiencia energética parecen estar en boca de todos, promover una arquitectura que respete el entorno debería ser una prioridad. El uso de energías renovables en los edificios y la proyección de construcciones que necesiten menos consumo energético marcan el futuro del sector, pero todavía existen muchos vacíos que complican que se convierta en una realidad próxima.

El Real Decreto 235 de 2013 dice que, el 31 de diciembre de 2020, todos los edificios de nueva construcción han de ser Edificios de Consumo Casi Nulo (ECCN), una normativa que, para edificios públicos, comienza el 31 de diciembre de 2018. Pero, ¿qué es un Edificio de Consumo Casi Nulo? «Es lo que en su momento diga el código de edificación, pero todavía está sin definir», afirma el arquitecto técnico Álvaro Martínez, de Terravita, que añade: «Debemos correr mucho para definir estos términos si queremos llegar a cumplir el plazo establecido por Europa».

Reciclaje durante la ejecución de las obras. TERRAVITA

En otros países europeos sí que han definido ya qué son los Edificios de Consumo Casi Nulo, estableciendo los máximos de energía que debe consumir un edificio de nueva construcción por metro cuadrado.

Aspectos a tener en cuenta

Aún sin disponer de una normativa específica para conocer los detalles de los Edificios de Consumo Casi Nulo, existen diferentes parámetros que ayudan a construir de forma eficiente. Escoger la orientación más adecuada para la vivienda es uno de los aspectos a tener en cuenta para construir edificios sostenibles, con el fin de utilizar mejor la luz y así necesitar menos energía. También es muy importante evitar las pérdidas de energía por transmisión (resistencia del muro a dejar pasar el calor o el frío), por lo que es esencial disponer de un buen aislamiento térmico en el envolvente del edificio, instalar ventanas de alta calidad y eliminar los puentes térmicos.

Una buena orientación y evitar pérdidas de energía son puntos esenciales para construir una casa eficiente

Para evitar la pérdida de energía por ventilación se pueden instalar sistemas de ventilación mecánica que permiten que el aire esté constantemente en circulación. «Además, mediante un recuperador del calor, la temperatura que entra se equilibra con la que sale, aportando un gran confort térmico y enorme ahorro de energía», apunta el arquitecto técnico de Terravita.

Con todos estos sistemas, es posible reducir el consumo energético entre un 80 y un 90%, como ha demostrado Terravita con su vivienda Can Tanca. «El coste mensual de la energía de esta casa de 210 metros cuadrados ronda los 30 euros, cuando en viviendas de 60 ó 70 metros los usuarios están pagando facturas de 100 euros», afirma Álvaro Martínez.

Las certificaciones energéticas sirven para conocer dónde mejorar la eficiencia de la vivienda o local

Hoy en día existe una gran falta de concienciación respecto a los valores de consumo en los hogares. «Si te compras un coche de, por ejemplo, 20.000 euros, ¿qué te preocupa? Lo bonito que sea y lo que consuma a los 100 kilómetros. En cambio, te compras una casa, en la que inviertes como mínimo 10 veces más, y nadie se pregunta cuánto gasta esa casa -lamenta Martínez-. Y son facturas grandes, seguramente gastas más en facturas de agua y electricidad para tu vivienda que lo que inviertes en el coche».

En este sentido, los promotores deben concienciarse de que poner a la venta un edificio eficiente es sinónimo de potenciar su valor ya que, además de tener menos gastos en el consumo directo de energía, los propietarios tienen más ventajas como pagar menos impuestos.

Un trabajador en el desarrollo de una obra. TERRAVITA

Se estima que el sobrecoste de construir un edificio de este tipo puede situarse entre el 0 y el 10% y el retorno del dinero en las facturas está entre cero y siete años. «Por la vida útil del edificio, siempre es más rentable económicamente construir bien, ya que un edificio se calcula para, al menos, 50 años».

Certificaciones energéticas

Una excelente herramienta para conocer el consumo aproximado de la vivienda son las certificaciones energéticas. A nivel usuario, a día de hoy, solo son obligatorios estos certificados cuando vas a vender o alquilar una vivienda. «Pero es una herramienta muy buena para conocer qué puedes hacer para que tu vivienda consuma menos», afirma Vicent Cardona, delegado del Colegio de Ingenieros Industriales de Balears en Ibiza.

Las cifras del sector

90% ahorro

Medidas a favor de la eficiencia

Un edificio proyectado y ejecutado atendiendo a los parámetros de códigos de edificación sostenible permite ahorrar entre un 80 y un 90% de energía respecto a construcciones convencionales.


0-10% sobrecoste

Construcciones sostenibles

Los profesionales estiman que construir edificios energéticamente sostenibles cuesta entre un cero y un 10% más que ejecutar edificios sin atender a estos parámetros.


40% viviendas

Las viviendas consumen una gran parte de la energía total

En Europa, las viviendas consumen entre el 35 y el 40% de la energía total. Por ello, los profesionales ven imprescindible tomar medidas

Desde el punto de vista profesional, existen diversas certificaciones energéticas nacionales e internacionales para quienes quieran aportar ese valor añadido a sus construcciones. Una de ellas es Passivhaus, un estándar de construcción de eficiencia energética que se fundó hace más de 25 años en Alemania con el fin de dar solución al elevado consumo energético que tienen los edificios. Mediante esta certificación, los constructores pueden saber en qué nivel se encuentra su edificio energéticamente hablando, y demostrarlo gracias a los auditores externos que verifican que, efectivamente, estás ofreciendo datos reales.

Además de los certificados relacionados directamente con el consumo energético, existen otros más globales, que se centran en aspectos medioambientales. Es el caso de BREEAM (Building Research Establishment Enviromental Assessme Methodology), un método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación técnica más avanzado. Este documento evalúa impactos en categorías como la gestión, salud y bienestar, transporte, agua, materiales, residuos, uso ecológico del suelo, contaminación e innovación, y otorga una puntuación final por la que se decide si el edificio está en alguna de las categorías BREEAM: Aprobado, Bueno, Muy Bueno, Excelente y Excepcional.

Estos no son los únicos certificados destinados a promover una edificación más sostenible, pero sí dos de los más relevantes a nivel internacional.

«En Europa, entre el 35 y el 40% de la energía total que se consume, la consumen los edificios -informa Martínez-. Hay que romperse la cabeza y conseguir reducir la demanda al construir un edificio, pensar en local para actuar en global. El objetivo es llegar al problema energético que hay para todos, no quedarse solo en cómo me duele a mí en el bolsillo».

Polígono Montecristo, motor industrial de Ibiza

El polígono de Montecristo es el área industrial de mayores dimensiones de las Pitiüses. Desde su creación en el año 2.000, como respuesta a las necesidades de este tipo de suelo por parte de las entidades locales que necesitaban ubicar sus sedes, en esta zona han proliferado empresas de sectores muy dispares que ocupan en torno a 140 parcelas de entre 1.000 y 2.000 metros.

En la actualidad, el polígono de Montecristo vive uno de sus momentos más brillantes de su historia. Empresas punteras en sectores como los transportes, arquitectura, construcción, decoración, reciclajes, alimentación, talleres mecánicos, carburantes, electrónica, menaje para hostelería o impresión, entre muchos otros, permanecen en una extensión de 350.000 metros cuadrados.

Una de las vías principales de la zona industrial, la más extensa de las Pitiüses. SERGIO G. CAÑIZARES

Accesos amplios y cómodos, calles de un solo sentido y grandes avenidas para facilitar la entrada de camiones

Uno de los mayores atractivos de este área industrial es su ubicación privilegiada en la isla: en el municipio de Sant Antoni, pero a escasos kilómetros del puerto de Ibiza, y en la principal carretera de la isla.

Una correcta planificación de la zona industrial desde sus inicios ha permitido dotar al polígono de unos accesos cómodos, altamente recomendables para facilitar la entrada y salida de vehículos pesados, como sucede a diario en este área. Otra ventaja son las grandes avenidas y arterias de un solo sentido que hacen más cómodo el paso de camiones y mejoran las tareas de carga y descarga de todo tipo de mercancías.

Accesos cómodos que facilitan la entrada y salida de camiones. SERGIO G. CAÑIZARES

Un buen mantenimiento

Viales de la zona industrial. SERGIO G. CAÑIZARES

El polígono de Montecristo ofrece un aspecto cuidado en general. Una junta de compensación compuesta por los propietarios de los terrenos gestiona esta gran área industrial, y se encarga de que los trabajos de jardinería, limpieza, mantenimiento e iluminación de las calles se desarrollen en las mejores condiciones. Esta junta también gestiona el tema de la seguridad en la zona, imprescindible para que las empresas desarrollen sus trabajos con normalidad durante todo el año.

El mantenimiento de todo el polígono corre a cargo de la junta de compensación, formada por los propietarios

La mayor parte de las empresas de Montecristo están perfectamente asentadas, y solo algunas pequeñas entidades abrieron y volvieron a cerrar sus puertas a causa de la crisis económica, tal como ha sucedido en los cascos urbanos con pequeños negocios que no lograron sobrevivir. Sin embargo, a grandes rasgos, en los últimos años no ha habido apenas movimiento en las naves del polígono y permanecen ocupadas prácticamente al 90%, lo que dota a Montecristo de una gran estabilidad.

Rolf Blakstad, «El minimalismo ha estado muy presente en las casas payesas»

Diseñador de espacios. Es el heredero natural del proyecto de desarrollo de la vivienda tradicional y de la casa payesa que inició su padre. Mantiene vivo su legado y trata de culminar los sueños del famoso arquitecto canadiense buscando la forma de construir viviendas más sostenibles y ecológicas sin perder las raíces de la tradición y sabiduría milenaria de la arquitectura tradicional. Por ello diseña casas para vivir a gusto y disfrutarlas, en donde el equilibrio, la luz y los espacios armónicos permiten que sus habitantes se puedan fundir en ellos. Defiende la vigencia del diseño tradicional ante lo moderno y minimalista porque la arquitectura es continuidad.

Rolf Blakstad mantiene viva las ideas y el legado de su padre, Rolph, auténtico promotor de la evolución de la casa payesa a la que convirtió en un icono de la arquitectura internacional. Sueña con una casa ecléctica y desordenada, muy activa, para disfrutarla.

—Me llama la atención que ha cambiado el nombre de Rolph de su padre por el Rolf suyo. ¿Es un signo de nuevos tiempos?
—Fue mi padre quien me lo cambió. Mi abuelo era noruego y mi padre nació en Canadá, así que mi abuelo decidió hacer el nombre más anglosajón y mi padre lo retornó a la forma clásica noruega.

—¿Cómo va el legado Blakstad?
—Ante todo me gustaría aclarar que no soy arquitecto licenciado, me dedico al diseño. El legado va muy bien, en el sentido que después de mucho tiempo está de moda el diseño de vivienda tradicional, se buscan hogares más cálidos, con acabados más rústicos y se distancia del minimalismo. Son ciclos que pasan y ahora mismo están en auge las casas rústicas.

—¿En un sitio como Ibiza con tanta luz es más fácil crear interiores luminosos o cálidos?
—Durante mucho tiempo del año estás queriendo atenuar la luz. Esto es lo que le encanta y sorprende a la gente que viene del norte de Europa. Quedan impresionados por la maravillosa luz que hay en la isla, especialmente la que aparece después de un día de viento y lluvia. Es impresionante.

—¿Qué papel juega la luz en los espacios?
—Crea mucha profundidad en el juego de distintas cantidades de luz, en las diferentes dependencias y a través de las aperturas se puede apreciar que hay otras estancias y darle más profundidad al espacio. Con buena luz se consigue más amplitud en un espacio sin tener que recurrir a ventanas o puertas.

«La casa es evolutiva, puede mutar a través del tiempo según las necesidades  familiares o del momento»

—¿La iluminación nocturna es un factor que usted trabaja mucho para ambientar una casa de noche?
—Es difícil porque las visitas a las casas suelen hacerse de día, y la iluminación es algo realmente complicado. A veces al acabar la obra el efecto de la luz nocturna es casi una sorpresa para saber si has acertado o hay que seguir trabajando para mejorar la ambientación.

—¿Cómo se consigue una adecuada luminosidad nocturna?
—Tiene que ser siempre muy sutil. Escoger pocos elementos en los que enfocar la luz y el resto que sea muy suave. El color es muy importante, si se busca una luz cálida, u otros tonos.

—En Ibiza hubo una mezcla de espacios minimalistas con toques étnicos y balineses que creó estilo. ¿Qué se lleva ahora?
—En realidad llevamos 2.500 años años de historia de minimalismo con diferentes etnias así que es como una continuidad. La arquitectura es una continuidad constante, el minimalismo está muy presente en las casas tradicionales payesas. El hecho de que Ibiza haya sido objeto de interés de arquitectos de vanguardia que proyectaban arquitectura y minimalista ha logrado que este se haya desarrollado de una manera muy interesante. Ahora hay un auge de personas que buscan casas más rústicas, pero se mantiene el minimalismo y se hacen casas de este estilo muy bien hechas e interesantes.

—El concepto Blakstad ha proyectado el cubo de la casa payesa de diferentes formas. ¿Sigue siendo la base de su pensamiento arquitectónico?
—Siempre trabajamos con cubos, es un juego de cubos.

—¿La sencillez de este elemento complica la forma de diseñar?
—Es tan sencillo que a veces llegamos a complicarnos. Lo realmente importante es encontrar el equilibrio, no desarrollar la complicación y mantenerse en lo sencillo. A veces tendemos a desarrollar demasiado lo sencillo y ahí es donde se complica. Se trata de ir evolucionando aunque termines cerca de donde habías empezado, pero con un proyecto mejorado.

—¿Cómo sería la casa de sus sueños?
—Hogareña, relativamente pequeña y desordenada. Tenemos muchas actividades siempre en marcha en nuestro hogar, lo que le da un carácter ecléctico y falto de orden, pero muy activo, usado y sobre todo disfrutado.

—¿Y arquitectónicamente como sería su hogar ideal?
—De estilo ibicenco.

—¿Con qué sueña?
—Con espacios y la forma de poder crear espacios armónicos en los que puedes estar a gusto, sentir que eres parte del espacio y te puedes fundir en él.

«La luz crea profundidad. Con buena luz se consigue más amplitud en un espacio sin recurrir a ventanas»

—La nueva tendencia es una casa con una pared llena de sombreros, una pequeño mueble antiguo, un sofá minimalista, una foto impresionante… Muchos elementos que el desarrollo arquitectónico normal ve impensable. ¿Este fenómeno se debe a como vive la gente en la isla o a su gusto particular?
—Creo que se dan ambas cosas: el gusto, que puede ser algo pasajero, y la base, cuyos elementos pueden ser transitorios ya que el ambiente de una casa puede cambiar según el momento o la época que estás pasando. Una casa puede mutar a través del tiempo según las necesidades de las familias o el momento que esté viviendo que son muy distintos a lo largo de los años. La casa es evolutiva.

—¿Si su padre levantara la cabeza cree que estaría orgulloso de lo que ejecuta ahora?
—Sí, de hecho su sueño era que siguiera la evolución de la casa payesa y que se adaptara a las necesidades de hoy en día. Lo que falta por cumplir de su sueño es llevar esta idea a un nivel de sostenibilidad. No hace falta intentar reinventar la rueda sino tomar el ejemplo de una tradición milenaria que tiene tanto que ofrecernos. A veces pensamos que lo moderno supera todo lo tradicional, pero es muy importante apreciar la sabiduría milenaria. Nos faltaría desarrollar este aspecto y estamos en ello.

—¿Cómo construye esta idea?
—Llevar la construcción que tenemos entre manos a un nivel sostenible es también uno de mis sueños. Quiero hacerlo en dos áreas para que la construcción de la vivienda en sí sea mucho más sostenible y ecológica, minimizar el gasto de todas las instalaciones y servicios que usamos (gasto de energía y de recursos) y ser mucho más conscientes de ello.

—Estudia a un cliente para ver que casa le hace o proyecta la casa que usted tiene en la cabeza.
—Es muy sencillo, la casa es suya y es para quien la vive, por tanto se tiene que adecuar a sus necesidades, no las mías. Simplemente me acoplo a tus gustos.

—¿Se está animando la construcción otra vez en Ibiza o solo se piden más licencias?
—Hay una presión en la isla que ha aparecido en los últimos años. Se ha animado en los dos últimos años porque Eivissa está muy de moda y por varios factores internos y externos. Habrá que ver lo que dura.

—¿A dónde nos conduce el gran lujo y la proliferación de espectaculares mansiones en la isla?
—Por lo que vemos se está limitando. Me imagino que la limitación de viviendas nuevas nos llevará a potenciar las reformas.

—¿La reforma del PTI con un volumen máximo de 300 m2 por casa es una manera de contener la presión urbanística?
—No soy profesional del sector y mi opinión no será la más acertada. Es un tema muy complejo que necesita ser estudiado desde muchos ángulos. Los cambios son buenos, pero me pregunto qué pasará con la gente que ha mantenido sus terrenos tanto tiempo para su familia. No hay que olvidarse de ellos, esta gente se merece que se acuerden de ella y que se busquen soluciones.

El equilibrio de la luz

0

Las tendencias en diseño de interiores y decoración cambian con los tiempos y los lugares donde se edifica o se reforma una casa o vivienda. El orden ya no es una prioridad, se impone el estilo transversal, los ambientes complejos que no lo parecen. La simplicidad, calidez y lo artesano sumado a lo práctico marcan la tendencia de interiores más cálidos, acogedores y eclécticos. Menos orden y control.

Eivissa es un cromosoma de diversos estilos arquitectónicos por su diversidad, internacionalidad y la estructura mediterránea de vida en la que conviven mansiones de estilo moderno o minimalista con casas ibicencas tradicionales, nuevas o restauradas.

Esta dualidad arquitectónica que camina en paralelo con el interiorismo otorga a las casas de Ibiza un sentido especial, particularmente en el diseño interior donde se refleja la personalidad del propietario, sus gustos, preferencias y hasta su nacionalidad.

Se impone la diversidad de estilos en la concepción decorativa de los espacios de las nuevas casas

El atractivo de la ‘marca Ibiza’ ha actuado como ‘efecto llamada’ en la última década para la construcción de increíbles mansiones, lujosas viviendas y casas de estilo tradicional ibicenco modernas o adaptadas a las necesidades y gustos del morador.

El minimalismo ha pasado de actualidad aunque sigue vigente en muchas construcciones de residentes y extranjeros. La casa tradicional ibicenca mantiene su protagonismo, aumentado por la evolución en el concepto cúbico de la estructura de la casa payesa y su evolución hacia espacios interdependientes que crean ambientes diferentes e intercomunicados de estilo mediterráneo.

De la mano del prestigioso fotógrafo Conrad White, el diseñador de espacios Rolf Blakstad y la diseñadora de interiores catalana Malales Martínez Canut, presentamos un recorrido por las tendencias actuales en la decoración y el interiorismo de viviendas de diferentes estilos que se construyen actualmente en la isla más famosa del mundo.

La diversidad y la mezcla de estilos se imponen en estos momentos en la concepción decorativa de los espacios. No hay un estilo concreto, rígido, ni definido, sino una amalgama de elementos decorativos singulares que conforman ambientes cálidos y luminosos que buscan el espacio y el confort.

La mezcla de elementos decorativos permite combinar la fotografía con muebles de todo tipo

La mezcla de elementos decorativos es amplia, desde piezas clásicas y contemporáneas, un gran cuadro o fotografía a pequeños retratos; sofás modernos en colores suaves con mesas bajas antiguas con candelabros y velas de madera; sombreros de diferentes formas y colores colgados de forma irregular en la pared, modernas chimeneas, suelos de madera o cemento y techos de sabinas.

La luz y la búsqueda de la comunicación con las terrazas o los espacios exteriores con grandes ventanas o puertas tradicionales y de cristal son elementos que marcan poderosamente el diseño interior de las nuevas viviendas rurales sobre todo.

La fotografía en sus múltiples estilos y tamaños se ha convertido en un elemento clave para la decoración junto a las lámparas que juegan el doble papel decorativo y de cuidada iluminación ambiental nocturna.
Curiosamente han desaparecido las plantas.

Conrad White: «Lo importante en la fotografía es leer la luz»

Conrad WhiteEl fotógrafo holandés afincado en la isla prepara un nuevo libro sobre las casas y mansiones de Ibiza tras el éxito internacional cosechado por su último trabajo ‘Blakstad Houses’ del que se han vendido más de 5.000 copias en todo el mundo: «Este libro significa mucho para mí, creo que es uno de los mejores trabajos fotográficos de casas de Ibiza, quizá porque he podido dirigir todo el proceso editorial y hacerlo como realmente me gustaba».

El volumen representa la arquitectura ibicenca del arquitecto Rolph Blakstad y su evolución contemporánea con el trabajo de sus hijos: «Su obra está muy cerca de la arquitectura tradicional ibicenca y sus formas y el libro ha potenciado en buena parte su valor: «Su padre hacía casas para gente mayor pero ahora hay una nueva generación de jóvenes que prefieren otro estilo, más moderno y contemporáneo basado en la arquitectura local». Este nuevo concepto valora, según Conrad, «la importancia de ver una nueva dimensión de las casas con la misma estructura cúbica. Las personas hacen las casas y les dan su personalidad». A la hora de fotografiar White busca elementos como «el equilibrio y los puntos de luz como referencia; la composición de la foto tiene que reflejar el ambiente de la casa sin deformar la realidad. En una foto tiene que ocurrir algo que llame la atención del espectador y que deje volar su fantasía para investigar o descubrir cosas nuevas en una segunda mirada. Hay que leer la luz como se escucha la música. La luz es básica, determina dónde si sitúa una ventana o una terraza o detalles que marcan el estilo de la arquitectura».

- Publicidad -