Inicio Etiquetas Recetas

Etiqueta: Recetas

Gastronomía mediterránea todo el año

0

El Hotel Rural Can Curreu, ubicado en el corazón de Sant Carles, es el lugar ideal para desconectar del ajetreado ritmo invernal y disfrutar de unas vacaciones en un enclave mágico, donde los únicos sonidos que acompañan a los asistentes son el canto de los pájaros y el murmullo del agua….

Ir al artículo original

Un delicioso anticipo de 2020

0

El restaurante La Llama propone un delicioso encuentro para mostrar a sus clientes un anticipo de lo que les espera en su cocina en 2020. El 26 de octubre es el día elegido para esta celebración, en la que los comensales podrán saborear las delicias de su carta al ritmo de la música. Al…

Ir al artículo original

Mestizaje culinario a cuatro manos

0

Pocas veces un mestizaje consigue tan alto grado de compenetración gastronómica como el logrado por el chef ejecutivo del restaurante La Gaia, Oscar Molina, y el mexicano Roberto Ruiz único chef mexicano con estrella Michelín de Europa y creador del restaurante Punto MX de Madrid. Molina y…

Ir al artículo original

Restaurante La Llama es el nuevo punto de reunión en Ibiza

0

Platos para todo tipo de paladares en La Llama. Foto: La Llama

El célebre chef Haim Cohen, creador de la carta de La Llama, utiliza el fuego como elemento clave para diseñar ingeniosos platos llenos de sabores auténticos basados en producto local, pescado y marisco selecto, así como en…

Cómo aprovechar las comidas navideñas

0

La Navidad es una época del año donde el consumismo y el gasto excesivo salen a relucir más que en ningún otro momento del año. El «por si acaso» o el «esto por si no le gusta el asado» hacen que las despensas y las neveras se llenen más cantidad de comida y bebida de la necesaria. Por esta razón, la cocina, donde se suele llevar a cabo el reciclaje de los envases del resto del hogar, es también el punto donde dar una segunda vida a los alimentos.

Es importante que antes de las fiestas se vacíe el congelador, ya que al terminar la Navidad, habrá que congelar gran cantidad de los alimentos. También habrá que recuperar los envases de comida para llevar y así repartir todo aquello que sobra.

Más allá de compartir y congelar la comida que sobra hay que ser creativo y darle una vuelta a los alimentos para que se conviertan en recetas, un poco más ligeras, pero igual de sabrosas para consumir los siguientes días a Navidad.

Los canelones son una solución muy popular. Foto: Puré de palabras
Los canelones son una solución muy popular. Foto: Puré de palabras

Más allá de los tradicionales canelones de Sant Esteve o los pasteles de carne rellenos del pavo asado, hay muchas maneras de disfrutar de las tradicionales recetas navideñas una vez finalizan las fiestas. El caldo, además de ser consumido, puede ser una base excelente para cremas de verduras. Un truco es congelarlo en una cubitera y así utilizar cubitos cada vez que sea necesario. Las carnes asadas o guisadas, además de convertirse en canelones o ropa vieja, pueden ser el ingrediente que le de sabor a unas originales croquetas o a unas empanadillas. Por no hablar de los sándwiches de pavo asado, ¡están deliciosos!

Recetas rápidas

Los garbanzos cocidos son ideales para un hummus y la patata, junto con la col y la panceta, se convierten en una tradicional receta del Pirineo catalán: el trinxat de la Cerdanya.

El marisco tiene un uso más escaso, pero no menos delicioso. Se deben congelar al instante, pero si se congelan las almejas sin concha, podrán ser una base muy rica para unos espaguetis con almejas. Los langostinos, pelados y sin cabeza, congelados podrán convertirse en el relleno de un milhojas de calabacín con langostinos. Una idea rica, elegante y muy sana.

Sin duda, es importante saber darle una segunda vida a la comida, pero es más importante llevar a cabo una compra responsable y adquirir solo aquello que realmente uno vaya a necesitar. De ese modo, se consigue reducir el desperdicio de comida.

Un buen pienso, el mejor alimento para gatos y perros

Alimentar a los animales co­rrectamente es esencial para ve­lar por su salud y bienestar. Por ello es importante conocer cier­tos aspectos biológicos de las mascotas para no equivocarse a la hora de ofrecerles alimentos que no solo no les benefician, sino que pueden causarles da­ños irreparables.

Los gatos tienen un tracto intestinal demasiado corto como para digerir verduras.

Existe un listado de frutas y verduras que perros y gatos no pueden comer.  «A pesar de las bondades de la comida prepara­da en casa, de la que somos de­fensores, hay ciertos ingredien­tes que son buenos para los hu­manos, pero no para los perros y los gatos», explica el veterinario Fernando Ribas, quien advierte de que las necesidades de una y otra especie son diferentes, pero hay alimentos que ninguno de ellos debe ingerir.

Los gatos son carnívoros pu­ros. Su tracto intestinal es dema­siado corto para digerir verduras, que tienen gran cantidad de fibra y son más difíciles de procesar. «La carne necesita menos longi­tud para que sus nutrientes sean absorbidos en el intestino», co­menta Ribas, quien destaca que, si el gato no ingiere la carne sufi­ciente, «a menos que se calcule la dosis exacta de suplementos artificiales», enfermará. ¿Puede un gato comer verduras? «Sí, sí que puede, pero no en exceso — responde Ribas—. Las frutas y verduras no deberían exceder el 10% de la ingesta diaria del gato».

Los perros son omnívoros, comen carne pero también cereales, vegetales y fruta.

Los perros son omnívoros, como los humanos: comen car­ne pero también cereales, vege­tales y fruta. «Hay propietarios que intentan trasladar su estilo de vida a las mascotas, algo que no recomiendo», apunta el vete­rinario, quien explica varios casos de gente vegana que quiere que sus perros lo sean también. «Un perro podría ser vegano, pero habría que suplementar muy bien las vitaminas que apor­ta la carne y, sobre todo, el cal­cio», recomienda Fernando Ribas, quien alerta ante la venta de piensos veganos para gatos: «Un gato nunca puede ser vegano, es una barbaridad».
Al margen de que los mininos y los perros puedan comer za­nahorias, guisantes, y otras verduras, hay una serie de frutas prohibi­das por los efec­tos que tie­nen en sus cuer­pos:

• Uvas y pasas. Las uvas son frutas tóxicas para gatos porque en grandes cantidades, tanto las uvas como las pasas, pueden afectar al riñón del animal, y en pequeñas cantidades causan diarrea.

• Plátanos. El plátano también es una fruta tóxica para gatos y perros: «les causa diarrea, a menos que les des un trocito muy pequeñito», informa Fer­nando Ribas.

• Cítricos: naranjas, limones, pomelos. Los cítricos general­mente también causan diarrea y malestar estomacal a gatos y pe­rros. El veterinario subraya: «Pero esto es menos grave, por­que ellos de modo natural no se sienten atraídos hacia estos ali­mentos, con lo cual el riesgo de accidentes es bajo».

También hay una serie de ver­duras que jamás deben comer los perros y los gatos:
• Cebollas y ajos. «Cuando de­cimos cebolla y ajo, también hay que incluir las hortalizas relacio­nadas como puerros o cebolli­no», anuncia Ribas. La cebolla y el ajo en muy pequeñas dosis de vez en cuando no son dañinos para los gatos y los perros, pero sí son peligrosos en dosis consi­derables o repetitivas. Estas ver­duras contienen tiosulfato, que puede llegar a destruir los glóbu­los rojos de la sangre en gatos y perros, con lo cual pueden cau­sar anemia. Entre ajo y cebolla, es peor la cebolla, porque contie­ne el tóxico en dosis mucho ma­yores que el ajo. «Recomenda­mos que no se incluya ajo ni ce­bolla en las recetas que se prepa­ren, especialmente para los mi­ninos», asevera Ribas.

• Patatas crudas. «He leído en internet y visto algún vídeo en el que se dice que los gatos no deben comer patatas, porque son tóxicas. Eso es falso —lamenta Fernando Ribas—. Y es una pena, porque esos vídeos tienen miles de visitas y la información simplemente es incierta».

Los gatos son carnívoros puros.

La realidad es que las patatas crudas, las hojas y el tallo de las plantas de patata contienen una sustancia llamada solanina. «La solamina es amarga y muy tóxica, tanto para animales como para humanos, incluso en pequeñas dosis. ¿Entoces? La parte buena es que este alcaloide tóxico desaparece cuando hervimos las patatas. Así que las reglas son: no tengas plantas de patata cerca de tus gatos y dales patatas como parte de su dieta si lo deseas, ¡pero siempre patatas hervidas!», indica el veterinario.

• Tomates verdes, hojas y tallos de la planta del tomate. El tomate es pariente de la patata, o sea, miembro de la familia de las solanáceas y, por tanto, también contiene solanina. «Como en el caso anterior, tomates verdes, hojas y tallos de la planta del tomate son alimentos totalmente a evitar para los gatos y los perros», remarca Fernando Ribas, quien añade: «Por suerte, recordemos que la toxina desaparece al hervir. Por eso, se podría dar al gato parte de una lata de sardinas en tomate, por ejemplo, o un poco de pasta con salsa de tomate».

• Aguacates o paltas. El aguacate es fruto del aguacatero o persea americana, familia de las lauráceas. «Por muy bueno que esté, y os aseguro que su textura aceitosa resulta atractiva para los gatos y los perros, no es bueno darles aguacate —destaca Ribas—. Estamos en lo de siempre, no van a morir porque les demos un mini trocito de vez en cuando, pero ingestas grandes o continuadas son nocivas para los gatos a causa de la persina».

Una alimentación inadecuada provoca problemas de salud.

La persina es una sustancia fungicida que produce esta planta para matar hongos y mohos que le perjudicarían, y está presente en sus hojas, fruto y semillas. Así que tiene lógica que la persina sea tóxica. «No se sabe exactamente cuál es la dosis que provoca reacciones adversas, pero sí se sabe que la persina es tóxica para muchas especies de animales: perros, gatos, caballos, ganado y aves por ejemplo —enumera Ribas—. Por precaución, mejor evitar dar aguacate a las mascotas (y mantenerlos fuera de su alcance, porque ellos sí lo intentan comer por su untuosidad y consistencia agradable)».

RESTAURANTE CAN CAUS / COMPANATGE, sinónimo de tradición y calidad

Companatge es sinónimo de tradición. Hace más de 25 años esta empresa comenzó a fabricar embutidos y quesos tradicionales a partir de recetas típicas, y cada vez ha ido incorporando nuevos productos que son altamente valorados por quienes los consumen.

En estas fechas, Companatge está en pleno lanzamiento de una nueva referencia: un queso auténticamente ibicenco elaborado con cuajo de flor de cardo. Al tratarse de una materia vegetal es un producto apto para vegetarianos. Este queso se suma al catálogo que Companatge presenta durante todo el año: quesos de cabra y oveja con pimentón y especias, y quesos frescos como el requesón o recuita. Otro de los productos estrella de esta empresa es el aceite de oliva Can Caus virgen extra, que se elabora a partir de las aceitunas de la finca ecológica de Ca ses Ties en Santa Gertrudis.

Los embutidos son esenciales en toda mesa que aprecie el sabor tradicional: sobrassada, butifarró y vientre se elaboran en Companatge, además de la línea gourmet Ses Matances Can Caus.
Todos estos productos pueden degustarse en el restaurante Can Caus, donde presentan una selección de carnes de calidad a la brasa: chuletón de buey, pollo payés, conejo lechal y lechón de Ibiza. La carta se completa con cous cous de cordero ibicenco y arroces.

Rosa Esteva, “El arte de ser buen anfitrión es tratar a los clientes como familia”

Empresaria gastronómica y emprendedora. Es una de las empresarias más importantes del sector gastronómico de Cataluña con 18 locales entre los que figuran restaurantes emblemáticos como Tragaluz, Mordisco, Pez Vela, Moo y Roca Bar (bajo la dirección de los hermanos Roca), el Hotel Omm, Tomate (Madrid) y nuevos proyectos en Dubai y Londres. A esta mujer de gran carácter, acusada personalidad y talante sencillo y simpático le gusta la cocina de las ideas, inventar para que el producto tenga más sabor sin adulterarlo.

Rosa Esteva (Barcelona) desvela las claves de su éxito como empresaria de restauración y su amor por Ibiza en su famosa casa de color rosa en Cala Salada

—¿Cómo se siente en esta casa?
—La construyó mi hermano, que era artista, también hizo una película sobre ses Salines de Ibiza. Queríamos mantener la esencia de la casa tradicional ibicenca solo con un añadido, no queríamos cambiar nada de lo esencial. Es de color rosa almagra para que no destaque tanto con la naturaleza como el blanco. La gente la llamaba al principio ‘el bunquer,’ pero este calificativo no tiene nada que ver conmigo; después la llamaron ‘casa rosa’. Me siento identificada con esta casa, parece muy grande pero cuando estás dentro se amolda al espacio humano y también da la impresión de que es cerrada pero en el interior es muy espaciosa y luminosa.

La empresaria y emprendedora en una terraza de ‘Casa Rosa’. SERGIO G. CAÑIZARES
La empresaria y emprendedora en una terraza de ‘Casa Rosa’. SERGIO G. CAÑIZARES

—Sus locales gastronómicos mantienen la esencia del lugar donde están ubicados. ¿Qué importancia tiene este factor?
—Siempre busco que el cliente se sienta a gusto y como en su casa. Cuido al detalle la vestimenta del camarero, la decoración y la comida … todo tiene que ver con la esencia del local en el que está situado. El establecimiento del restaurante Mordisco es diferente al Tragaluz, al Hotel Omm, al Rojo-Negro, El Principal, el Pez Vela (Hotel W), Cuines Caterina o Contraluz en Barcelona; Bar Tomate y Luzi Bombón (Madrid) o Tragamar (Girona) y a todos los demás. Es como cuando te vistes, escoges lo que te vas a poner en función de dónde vas.

—¿Cuál es el secreto de su éxito como restauradora?
—La palabra fundamental es cariño, cariño y cariño. Un local no es un restaurante más. En algún restaurante no gano tanto, pero no me importa. Soy anfitriona al 100% y la gente que trabaja conmigo también. Mi lema es tratar al cliente como si fuera de la familia, como si los comensales vinieran a tu casa. Es el arte de ser un buen anfitrión.

—Usted cuenta con casi 20 establecimientos gastronómicos en Barcelona, Girona, Madrid y Ciudad de México, entre otros lugares. ¿Cuántos empleados suman sus diferentes empresas?
—Somos 1.200 empleados o incluso más en todo el grupo, algunos llevan conmigo más de 25 o 30 años. A muchos los invito a venir a Cala Salada para conseguir crear un ambiente familiar que trasladar luego a mis locales. No soy empresaria y ya está. Si ellos trabajan ocho horas yo veinticuatro. A veces termino en uno de los restaurantes pasada la medianoche y a las nueve y media ya estoy organizando los restaurantes del Hotel Omm.

—Ahora se habla mucho de la importancia de la materia prima. ¿Es moda pasajera o volvemos a la cocina más tradicional?
—Yo voy más allá. Quiero que mis productos sean cercanos, no que lleguen en aviones desde muy lejos. No quiero importar carne de Japón, sino de Galicia; quiero productos españoles que tengan la calidad primordial de la materia prima. Evidentemente hay productos procedentes de otros países que son mejores, como es el caso de la quinoa, que es mejor en Sudamérica.

Con productos ibicencos.
Con productos ibicencos.

—Si miramos las propuestas de sus diferentes restaurantes no hay un nexo común entre ellos. ¿Su cocina no tiene un estilo propio o particular?
—No, mi cocina son ideas. Empecé con el restaurante Mordisco, con dos personas, éramos solo la cocinera y yo porque no tenía dinero y tenía cuatro hijos que mantener. No podía hacer platos muy complicados y de cocción de larga duración y entonces pensé en dar algo rápido y sencillo. Mi filosofía entonces fue práctica: ‘no es una comida, es un mordisco’.

—¿Qué le llama más la atención de la cocina?
—Lo que más me intriga y me complace es la invención para que la comida sepa mejor. Me gusta ver cómo de una simple patata se hacen platos absolutamente maravillosos.

—Usted tiene una gran relación con los hermanos Roca, incluso veranean en su casa de Sant Antoni. ¿Cómo los conoció?
—Conozco a los hermanos Roca desde hace mucho tiempo, antes de que fueran famosos, y tenemos muy buena sintonía. Quería hacer un hotel en Barcelona y les propuse que llevaran la cocina del hotel porque lo hacen muy bien. Compartimos la idea de que la cocina es cariño, es básica para vivir y es necesaria para sentirse vivo. Con estos fundamentos decidimos colaborar y montar el restaurante Moo y el Roca Bar en el Hotel Omm.

Entrevista Rosa Esteva, Casa Rosa, Cala Salada
Entrevista Rosa Esteva, Casa Rosa, Cala Salada

—En su hotel de Barcelona se puede dormir, desayunar, comer, cenar en un restaurante de una estrella Michelin dirigido por los hermanos Roca y hasta tomar un cocktail de diseño. ¿Cómo lo ha conseguido?
—Inventé el restaurante Mordisco por necesidad, para comer, después creé el hotel. Parte del terreno era de mis hermanos, les compré su parte con mucho esfuerzo, tuve dificultades con el Ayuntamiento porque la normativa del Paseo de Gracia no me dejaba construir el proyecto que tenía en mente y los ventanales como yo quería, pero a base de tesón y mucho esfuerzo logré sacar el proyecto adelante y crear un precedente gastronómico con Joan, Josep y Jordi Roca en el restaurante Roca Moo y el Roca Bar.

«No tengo un estilo de gastronomía particular. Mi cocina son ideas, me intriga y complace la invención»

—¿Qué come normalmente?
—Como sobre la marcha según lo que tenga en casa. Me gusta mucho salir a pescar, este verano ya llevo 100 pescaditos. Suelo hacer un suquet del caldo de pescado con lo que pesco… sin comprar nada más. Si estoy en el barco puedo elaborar una ensalada de lentejas o de peix sec. En este aspecto me parece increíble la imaginación de un pueblo a la hora de conservar los alimentos para que duren más tiempo. El pan seco o el pescado seco son ideas geniales para que salga un plato muy rico. Ahora en Tragaluz tenemos una cocinero maravilloso que se llama Rafa y hacemos recetas tradicionales de la madre y les damos un toque nuestro, les añadimos los mejores ingredientes y aportamos un saborcito especial, pero al final hacemos recetas que ha ideado una madre, que siguen siendo básicas en la cocina.

Rosa María Esteva es también amante del arte.
Rosa María Esteva es también amante del arte.

—Los chefs actuales dan una gran importancia a la creatividad especialmente a la hora de cocinar.¿Es vital la creatividad para comer bien?
—Me gusta la creatividad, buscar la esencia de los sabores y me fascina inventar. Me encanta lo que hace Adrià porque es un genio, le conozco desde hace 30 años. Tengo una anécdota muy simpática en su restaurante El Bulli: una vez le pregunté a qué sabía el mar y me dio a probar una espuma de mar, me levanté de la mesa, fui corriendo a beber agua del mar y comprobé que es malísima, sin embargo la cucharada de espuma de mar de Adrià era deliciosa.

—¿Qué haría si le dejaran?
—Haría un restaurante muy particular, una combinación entre el Mordisco y Pez Vela.

«Ibiza esta teniendo un momento de gastronomía brutal con la llegada de Adrià, Arola y Roncero»

—¿Qué productos utiliza cuando cocina?
—Cocino con lo que hay, invento sobre la marcha con lo que tengo, pero nunca repito. Puedo tener invitados en casa durante diez días y no repetir un solo aperitivo.

—¿El pà amb tomaquet es el mejor invento de la gastronomía catalana?
—Es un gran invento y muy bueno pero hay cosas ricas en todas partes.

«Comparto con los Roca  la idea de que la cocina es cariño, básica para vivir y necesaria para sentirse vivo»

—¿Qué conoce de la cocina ibicenca?
—Más que nada los pasteles, el pescado en todas sus formas y muchas más cosas.

—En su casa de Cala Salada cuelgan tomates, ajos y muchas otras cosas. Entiendo que le gusta utilizar ingredientes de la isla.
—Son de mi huerto. En Ibiza hay mil cosas ricas como los tomates, los higos y las almendras. Pero estoy indignada con la patata ibicenca ya que ha dejado de existir. La venden como ibicenca pero la semilla no es de aquí, compran semillas americanas y luego dicen que es de Ibiza. La patata ibicenca era lo mejor del mundo, ni el caviar era tan rico, pero ya no es lo mismo.

«La patata ibicenca era la mejor del mundo, ni el caviar era tan rico, pero ahora no es lo mismo»

—¿Cuál es su plato favorito?
—Depende del momento. Me puedo comer una paella en el Pez Vela (restaurante del Hotel W en Barcelona) y parecerme la mejor del mundo y otra paella no gustarme nada. La comida tiene que ver mucho con el ambiente y la atmósfera. Puedo degustar una hamburguesa en Mordisco elaborada con carne de primerísima calidad pero no me la como en ningún otro sitio. Ibiza está teniendo un momento de gastronomía brutal con la llegada de Adrià, Roncero y Arola.

—El desembarco de estos renombrados chefs está revolucionado el nivel de la gastronomía en la isla. ¿Cómo lo ve?
—Me parece fantástico, soy muy amiga de mis amigos, he comido en los restaurantes de todos ellos. Hay sitios a los que volvería y otros no. Hay lugares que me encantan por el ambiente y el cariño que le ponen a las cosas. Pero si un sitio es lento sirviendo no volveré porque no puedo esperar una hora entre plato y plato, me sienta mal y tengo mala digestión.

«En Ibiza falta gente que corrija la sinrazón urbanística y que tenga buen gusto y lógica»

—¿Qué le parece el cambio hacía el turismo de el lujo que estamos viviendo?
—Si la gente lo paga es que lo encuentra bien pero creo que en Ibiza es exagerado, aquí dejan hacer construcciones descomunales como las de Cala Tarida que era una de las calas más bonitas de la isla, no he visto nada igual. Permiten hacer una mega construcción feísima pero luego no te dejan hacer una casa bonita y con buena estética urbanística frente al mar. Hace falta gente que corrija esta sinrazón y que tenga buen gusto y lógica.

Primer plano de Rosa.
Primer plano de Rosa.

—¿Se está deteriorando la isla?
—Formentera está conservando muy bien las cosas, todo está muy limpio y conservado. Me gustaría que Ibiza siguiera ese ejemplo. En Sant Antoni dejaron construir al lado de un faro magnífico unos edificios monstruosos, cosa que no tiene sentido.

—¿Se come bien en Ibiza?
—Hay sitios que están muy bien, donde se come estupendamente y hay algunos que son también bastante caros.

“Me gusta que la comida  diaria sea rica, que esté bien pensada y que sepa al producto que se cocina» 

—¿No ha pensado montar un restaurante aquí?
—Me han ofrecido muchas veces empezar un negocio en Ibiza, pero siempre lo he rechazado porque los pocos ratos que tengo para descansar y estar tranquila se verían truncados y no podría descansar nunca. En vez de relajarme estaría en el restaurante. A veces me dan ganas de coger un chiringuito y reformarlo solo para mantener su identidad y que no se deteriore. Hay locales que están muy dejados.

—¿Cómo ve el futuro de la gastronomía?
—Ha habido una racha de ego muy importante, deberíamos echarnos un poco atrás, tendríamos que pensar más en la persona que come. Para mi Adrià es un Dios porque aplica una técnica extraordinaria pero luego hay cocineros que no. Un día puedo probar cosas especiales pero en el día a día me gusta que la comida sea rica, tiene que estar pensada, debe saber al producto que se cocina. Si como pescado quiero que sepa a pescado, puedo añadirle unas gambas solo para que potencie el sabor del plato.

Marí Mayans, Ibiza en tu copa

Cada botella de los licores y destilados tradicionales Familia Marí Mayans esconde una historia que funde tradición, experiencia y, ahora, novedosos y punteros métodos de control de la calidad, respetando las recetas manuscritas originales de mediados del s.XIX y la elaboración artesanal.

Vídeo de presentación en www.fmarimayans.com.
Vídeo de presentación en www.fmarimayans.com.

Aromas y sabores con un sinfín de matices se sirven en copa en forma de hierbas ibicencas, frígola, palo, absenta y la nueva ginebra IBZ Premium Gin, que ha sido toda una sorpresa para paladares de todo el mundo.
Las bebidas de Familia Marí Mayans son de elaboración 100% ibicenca: todo el proceso, desde la selección de plantas hasta el destilado y el embotellado, se lleva a cabo en su destilería ubicada en Montecristo (Sant Antoni).

Hierbas rumbo al alambique de cobre. AISHA BONET
Hierbas rumbo al alambique de cobre. AISHA BONET

La historia de esta empresa nace en Formentera allá por el año 1880, cuando Juan Marí Mayans estudiaba las plantas aromáticas locales y comenzó a elaborar destilado de tomillo con su licor Frígola. Más adelante, la producción se trasladó a Ibiza, donde ha ido creciendo generación tras generación hasta dar el gran salto internacional.

Entre tradición y modernidad

Las hierbas ibicencas son la estrella de Familia Marí Mayans, por lo que han supuesto para la trayectoria de esta empresa y para el conocimiento de esta bebida por parte de la sociedad en general. A base de plantas del campo ibicenco, se fabrican según la receta tradicional, siguiendo cinco procesos bien diferenciados: destilación, maceración, infusión, ebullición y fundición del azúcar para conseguir un almíbar natural.

Frígola, un licor típico ideal para la sobremesa.
Frígola, un licor típico ideal para la sobremesa.

A pesar de llevar casi 140 años elaborando destilados de máxima calidad, Familia Marí Mayans ha continuado en constante innovación. Un claro ejemplo es la ginebra IBZ Premium Gin, una bebida que nace para satisfacer los gustos del momento. La receta de la ginebra no es nueva para Familia Marí Mayans, ya que hace más de 50 años que elaboran esta bebida. Sin embargo, ha sido recientemente cuando la empresa se ha dedicado a estudiar más a fondo las características de este destilado y lanzarlo al mercado, recibiendo una grata respuesta por parte de los consumidores.

La nueva IBZ Premium Gin, una ginebra 100% ibicenca.
La nueva IBZ Premium Gin, una ginebra 100% ibicenca.

IBZ Premium Gin es una excelente combinación de botánicos,frutos y aromáticas que permiten saborear la isla en cada trago. Esta ginebra 100% ibicenca no falta en las cartas de coctelería de los más prestigiosos clubes, lanzada con un diseño que recuerda a la etiqueta de facturación de un aeropuerto, añadiendo detalles como la geolocalización de Ibiza y la explicación del proceso de producción.

- Publicidad -