MONTSE MONSALVE
Gerente de Imam Comunicación

Si las redes sociales, internet y en general las nuevas tecnologías han logrado algo en la última década ha sido globalizar la información. Ser cronistas ‘de la vida’ y de nuestro día a día ya no está reservado a periodistas y medios de comunicación, sino que cualquiera puede convertirse en un redactor influyente, o influencer, como prefieran, con un poco de pericia al teclado, a la cámara y con algo interesante y distinto que contar.

La gastronomía, la moda, el deporte, la música o los videojuegos han hecho que apasionados de estos sectores dejen de compartir solo con su entorno sus conocimientos y los vuelquen al mundo entero. Pero, como en todos los sectores, para transmitir con éxito hay que saber hacerlo. No todo vale y hay unas reglas básicas, al menos de gramática y de sintaxis, que es preciso que se respeten por respeto al idioma y al lector.

Hoy vivimos en la cultura del ‘picoteo’ y de la multitarea. Le damos ‘me gusta’ o retuiteamos artículos que no nos leemos y hemos pasado de la lectura rápida de los titulares en prensa a la búsqueda de información en foros y blogs.

Para transmitir con éxito hay que saber hacerlo. No todo vale y hay reglas que se deben respetar

Viajamos a otros continentes y seguimos las hazañas de un viajero que ya lo hizo antes, si no sabemos si comprarnos una falda de cuero, por si no somos trendys, una bloguera nos destapa las tendencias de la temporada en un clic. Hacemos brownies sin lactosa gracias a un cocinero amateur y leemos artículos de periodistas que por fin pueden publicar su opinión sin filtros ni censura.

La experiencia, la paciencia, la capacidad de crítica y la lectura son algunos de los consejos que nos marca el sentido común, pero en este mundo no siempre triunfan los más correctos y nos encontramos con casos de éxito de personas cuyo dominio del lenguaje es incluso doloroso.

Consejos:

1. Debemos escribir con mucha asiduidad. La frecuencia óptima de posteo son dos o tres artículos a la semana con contenidos propios, interesantes y trabajados.

2. Si queremos destacar debemos ser creativos, divertidos y sinceros, es decir incluir verdaderos insights o lo que es lo mismo estudios fiables ya sean ajenos o propios, infografías, fotografías, vídeos…y sin siliconas.

3. Nuestro blog debe tener unos objetivos claros y ser fácil de encontrar, de leer, de cargar y de acceder, por eso, para quienes buscan profesionalizarse en este ámbito, deben contar con un diseño, desarrollo y alojamiento propio.

El blog debe tener objetivos claros.

4. El lenguaje debe ser casi periodístico, aunque sea más cercano, precisa ser claro, entendible, organizado, coherente y conciso. No se deben cometer ni faltas de ortografía ni incorrecciones gramaticales.

5. Si nuestro blog es de consejos estos deben ser lo suficientemente claros para nuestros seguidores, además de útiles y relevantes.

6. Propón conversaciones e invita a tus seguidores a hablar contigo de forma directa y sencilla, eso sí, respóndeles con rapidez, del mismo modo que en tus redes sociales.

7. Promociona tu blog, contrata SEM (Search Engine Marketing), Incluye su URL en todas las comunicaciones que hagas y utiliza hashtags (#) atractivos cuando lo postees.

8. Si tienes contenidos muy relevantes remíteselos a medios de comunicación o a otros blogs especializados.

9. Envía la dirección de tu blog, site, a Google y utiliza herramientas como Google Webmasters tools.

10. Masajéate de vez en cuando el cuero cabelludo.

11. Haz un buen uso del SEO, utiliza palabras clave, no copies nunca contenidos y usa títulos adecuados.

12. Haz concursos.

- Publicidad -