La alimentación es uno de los gastos más habituales de cualquier hogar español. Según el Informe Trimestral de Perspectivas del Consumidor de Kantar Millward Brown, el 60 % de los españoles considera que actualmente es un buen momento para comprar alimentos y posiciona en segundo y tercer lugar a los productos de droguería y belleza, respectivamente.

Para poder reducir el importe de la cesta, basta con pequeños trucos pero, sobre todo la constancia para poder ver reflejado el ahorro de forma significativa en la cantidad invertida a lo largo del año.

Consejos prácticos

Comprar pescado en oferta y congelarlo hasta su consumo es otro modo para ahorrar. foto: Sergio g. cañizares
Comprar pescado en oferta y congelarlo hasta su consumo es otro modo para ahorrar. foto: Sergio g. cañizares

Comprar siempre en el mismo supermercado es un buen método de ahorro ya que con ello se aprovechan mejor las herramientas de fidelización y, por consiguiente, se consigan más descuentos y promociones.

Según Kantar Worldpanel, en 2014, el e-commerce suponía, en España, menos del 1% de la facturación total en alimentación, droguería y perfumería. Actualmente, casi en un 25% de los hogares españoles se compran productos de gran consumo en plataformas online. Este gesto ayuda a hacer la compra en cualquier lugar y a cualquier hora, ganando más tiempo para otras actividades o tareas, a la vez que se reducen los gastos de traslado y se aprovechan las ofertas exclusivas que las cadenas de gran consumo ofrecen en sus plataformas de compra online.

Truco: las promociones 3x2 en productos de baño o limpieza y almacenarlos en la despensa. foto: EP
Truco: las promociones 3×2 en productos de baño o limpieza y almacenarlos en la despensa. foto: EP

Tener una buena despensa también es un punto a favor del ahorro. Permite que productos como la alimentación en conserva, encurtidos, frutos secos, pasta, arroz, agua, leche o productos de limpieza y baño se compren en formato ahorro, es decir, en grandes cantidades aprovechando así las promociones.

Hacer una lista de la compra es otro consejo que hay que valorar. Preparar el menú semanal, apuntar todos los ingredientes en una lista junto a los productos de limpieza y baño que se han acabado ayuda a no comprar más de lo necesario y, con ello, a ahorrar.

Comprar verdura fresca, además de aportar salud a nuestros platos, rebaja el coste de la compra. foto: Sergio g. cañizares
Comprar verdura fresca, además de aportar salud a nuestros platos, rebaja el coste de la compra. foto: Sergio g. cañizares

El momento de la compra es clave en ese aspecto, porque es conocido que comprar con hambre aumenta las posibilidades de hacerse con más de lo necesario. Hacer la compra con prisa también es negativo, ya que puede que no se vean las promociones o nos olvidemos artículos que nos hagan volver.

- Publicidad -