Decoración es sinónimo de imaginación, de creatividad, siempre atendiendo a unas normas básicas que no atenten contra el sentido común y la funcionalidad de los espacios. Si bien la tendencia de fondo es la vuelta a lo natural, a las maderas, mármoles y piedras, en los últimos catálogos de las principales firmas se aprecia una apuesta por el color y la alegría que aporta su aplicación a las viviendas. Tendencias más luminosas que aportan atrevimiento y dan más dinamismo a los espacios más variopintos.

El mueble de madera natural, ese que parece que tiene que durar toda la vida, aporta la calidez que se agradece en estos meses de otoño. Sin embargo, la vida continúa brillando con pinturas que contrastan y dotan de estilo propio a cada rincón de la casa, además de papeles pintados y textiles con los que aportar esa nota de color que atrapa la mirada.

Maderas naturales en diferentes muebles del hogar. Fotos: istock

El efecto decorativo de acabado arenoso que ofrecen algunas pinturas puede resultar muy interesante para quienes aprecien los juegos de texturas, que multiplican las posibilidades en la ornamentación de las estancias. Quienes se atrevan con algo más impactante, se pueden decantar por pinturas con efecto cristal, que ofrecen acabados coloreados en distintas tonalidades, muchas de ellas de intensidades realmente impactantes. Y, como tercera propuesta, cada vez más apreciada por los decoradores, están los efectos metalizados en plata que, bien utilizados, son una garantía para lograr una atmósfera moderna y atractiva.

Antes de decantarse por cualquiera de las infinitas opciones de la pintura, los expertos aconsejan tomarse su tiempo, no dejarse llevar solo por las tendencias y buscar detalles a juego con las tonalidades escogidas, con el fin de dar la sensación de conjunto.

Vinilos y papeles pintados
Los vinilos son un recurso muy accesible para dar un cambio en el hogar. Hoy en día parecen estar a la venta en cualquier parte, aunque es recomendable cuidar su calidad para obtener un resultado óptimo. Su aplicación es en forma de adhesivo, y sirve para paredes, muebles, electrodomésticos, cristales, puertas… Los hay de colores lisos, con texturas, con fotografías que crean un gran impacto, pequeños detalles ambientales y un largo etcétera.

Los papeles pintados son otra opción posible, ya que también brindan un sinfín de posibilidades para adaptar nuestro espacio a nuestros gustos. Con los papeles pintados se puede dar un toque refrescante apostando por el verde de la hierba, ambientar con estampados florales que vuelven a estar presentes esta temporada o dar un punto geométrico a la estancia.

Los guiños a la naturaleza son casi siempre un éxito en decoración.

Textiles, al alcance de todos
Cuando el cambio de estación despierta la tentación de cambiar la estética del hogar pero, por motivos económicos, no es buen momento… Siempre queda el recurso de utilizar los textiles, mucho más económicos que otras opciones.

Especialmente cuando llega el otoño y el invierno está a la vuelta de la esquina, utilizar mantas, cojines y otros textiles puede ser el recurso fácil para dar una nota de color y calidez al hogar. En el salón o en las habitaciones, las telas son siempre bienvenidas para cambiar la imagen de la estancia sin tener que invertir demasiado.

- Publicidad -