Transporte de un grupo de la central de Eivissa (1968). fotos: Endesa
Transporte de un grupo de la central de Eivissa (1968). fotos: Endesa

Pocas empresas existen en Balears con el arraigo y la larga trayectoria de Endesa y Diario de Ibiza, convertidas desde su creación en fundamentales para la vida diaria de la sociedad pitiusa. El germen de la actual Endesa es la Sociedad para el Alumbrado por Gas, creada en 1856. Diario de Ibiza comienza su andadura el 1 de agosto de 1893 y desde entonces y a lo largo de su dilatada historia relata los avances tecnológicos y el progreso que irá transformando profundamente la realidad de Eivissa y Formentera desde finales del siglo XIX, durante todo el XX y en el XXI. Así, Diario de Ibiza contó cómo los principales núcleos urbanos instalaban alumbrado público, cómo la electricidad llegaba progresivamente a los hogares de los pitiusos; las inversiones y mejoras sucesivas en la generación y distribución de electricidad, fundamental para el desarrollo económico y la prosperidad de las islas.

En la época contemporánea, dos de los indicadores por excelencia del progreso y la modernización de una sociedad son su consumo informativo y energético, cuya evolución es paralela durante todo el siglo XX. Y no únicamente respecto al grado de control estatal (nacionalización o censura), sino también en sus procesos de profesionalización e inmersión tecnológica y, en definitiva, en sus estrategias para vencer las sucesivas crisis que han afectado periódicamente a la economía española en el último siglo. La continua adaptación a los avances tecnológicos también es otra característica que comparten ambos sectores.

Endesa con Eivissa

El compromiso de la compañía con la isla se ha traducido desde el principio en la remodelación continua de las centrales de producción y de las líneas de distribución. Desde 1957 toda la isla pudo poseer distribución eléctrica. Solo un año más tarde se dejaba la vieja central Matutes y se inauguraba la nueva central. Y, en apenas una década, con 9.800 abonados, la producción había consolidado un incremento anual en torno al 40% y se estaba procediendo a ampliar la nueva central y a electrificar definitivamente la isla de Formentera.

Grupos de la central de Eivissa (1958).
Grupos de la central de Eivissa (1958).

El crecimiento de la demanda originada por el auge turístico y el progreso científico y tecnológico recomendaron la interconexión de las redes eléctricas de Ibiza y Formentera. Fue un proyecto pionero y exitoso. Así, en julio de 1972 finalizó la instalación de una primera línea de 15 kilómetros de cable submarino, seguido por una nueva conexión en 1976 y una tercera fase de ampliación de la central de Eivissa en 1982.

Desde entonces, y hasta hoy, se han producido continuas remodelaciones y ampliaciones de potencia. Las puntas de demanda superaron los 100 MW en 1997, los 200 MW en 2008, y en 2017 alcanzó su mayor cota con 240,7 MW.

A finales de los años noventa, la central de Eivissa constaba de once motores diésel con más de 140 MW de potencia, algo así como 350 veces la potencia instalada 50 años antes. En paralelo, desde los años noventa, la central de Eivissa ha implementado programas para el control y reducción de residuos y emisiones.

La última década ha representado un momento crítico para todos los sectores económicos del país, obligados además a afrontar una transformación digital que ha modificado de forma radical el propio proceso de producción y organización de las compañías. Las empresas de sectores clave, como el informativo y el energético, han tenido que formar a su personal e incorporar nuevos perfiles, con el fin de dar respuesta a los nuevos retos y afrontar con garantías el futuro.

Las empresas que perduran, no sólo en el sector energético, lo hacen gracias a una gestión rigurosa de sus principales recursos. Los principales son la experiencia y la profesionalidad. Un periódico como Diario de Ibiza no hubiera sobrevivido si no se hubiera desmarcado de tentaciones sensacionalistas y hubiera mostrado en todo momento un tratamiento serio de la información de su entorno. Pero también, no cabe duda, que la transparencia, la inmersión digital y la vocación de servicio público son garantías de supervivencia sea cual sea el ámbito de actuación de una empresa.

«Que podamos celebrar el 125 aniversario de una publicación diaria es algo milagroso. Nosotros sabemos, sin embargo, que en el caso de Diario de Ibiza, es una consecuencia lógica de su trayectoria», concluye Endesa.