Ports de Balears. Joan Gual de Torrella. APB
Joan Gual de Torrella. APB

Joan Gual de Torrella es presidente de la Autoridad Portuaria de Balears desde 2015. Nacido en Palma en 1956, formó parte del Consejo de Administración de la APB como vocal desde 2006 a 2013 en representación de la Cámara de Comercio de Mallorca, entidad de la que fue presidente. En el ámbito empresarial fue fundador y director general de la empresa MENU Mallorca desde 1979 a 2014. También es miembro del Cercle d’Economia de Mallorca que promovió y del que fue vicepresidente, y miembro del Consejo Económico y Social de la Universitat de les Illes Balears.

Usted conoce el puerto de Eivissa desde muy joven, ¿qué recuerda de aquella época?
Sí, claro, empecé a ir cuando tenía 15 años. Entonces había dos opciones para atracar; el Club Náutico Ibiza o el Muro. Había mucho sitio, no como ahora. También veía los barcos de carga amarrados, solía haber seis o siete, en lo que ahora es la zona donde se ubican las barcas de Formentera. Como anécdota me acuerdo también de un barco fuera de uso que vi durante mucho tiempo.

Ha mencionado el Club Náutico Ibiza. Durante su mandato, se ha garantizado a que el Club continúe en las instalaciones que ya gestiona desde hace más de 90 años. ¿Qué supone para la isla?
Se trata de una figura de carácter social que permite que el residente tenga una opción de practicar las actividades náuticas.

Los precios de los amarres en Eivissa y Formentera son inalcanzables para la mayoría.
Efectivamente, los precios corresponden a la escasez de la oferta y a la gran demanda. Las Illes Balears, y sobre todo Eivissa, tienen una gran demanda a nivel internacional de amarres. Por ello, entidades como el Club Náutico Ibiza ayudan a corregir esta inflación de los precios.

Aunque Vila tiene mar, da la impresión de que no estaba integrado en la ciudad ¿es así?
Es cierto que a través de distintas instalaciones, se llegó a generar una barrera para el ciudadano con la imposibilidad de acceder a la primera línea de mar. Por ello, desde que tomó posesión el consejo de administración que presido, la decisión que se fijó en todos los puertos de Balears, y especialmente en Eivissa, fue que el ciudadano tuviera derecho a la primera línea de mar y pudiera pasear por el mismo borde del puerto.

¿Cómo se está solucionando?
El Martell ya se ha integrado en la zona de paseo, la zona donde están las barcas de Formentera se está urbanizando, el Club Náutico Ibiza se remodelará en breve, el varadero va a desaparecer, Marina Ibiza está eliminando las barreras visuales, así que creo que va quedar un puerto donde no habrá diferencia entre la ciudad y el mar. Además, esperamos que la licitación de Marina Botafoc se realice antes de que termine el año.

Otro gran proyecto presentado hace unas semanas es el aparcamiento subterráneo bajo el muelle pesquero.
Se trata de casi 700 plazas que ayudarán a paliar la falta de aparcamiento y contribuirán a que tanto turistas como residentes de la isla puedan disfrutar de la primera línea de mar.

«La ubicación de las barcas de Formentera fue un ejercicio de voluntad de acuerdo»

La Savina tampoco es un lugar atractivo para pasear. ¿Cómo se mejorará?
La reforma consistirá en un pavimento más agradable para pasear y la plantación de vegetación.

El faro de la Mola es otro proyecto destacado para Formentera.
Se trata de un edificio de mitad del sigo XIX, y el Consell de Formentera está teniendo una gran sensibilidad en la rehabilitación. Va a ser un gran atractivo turístico y cultural en una isla con poca edificación antigua.

El acuerdo para ubicar el muelle en el que amarran las barcas de la línea con Formentera ¿es uno de sus grandes logros?
Creo que se han conseguido todas las metas que nos propusimos, aunque falta concluirlas. La ubicación del muelle fue un ejercicio de voluntad de acuerdo en el que al final todas las partes han quedado satisfechas.