- Publicidad -
El Paladar
El Paladar
El Paladar
El Paladar

La elección de un buen juguete es importante para el desarrollo y la educación del niño. En primer lugar es fundamental que los juguetes, juegos y similares siempre estén adaptados a los gustos del niño, pero también a su edad, porque este es uno de los errores  más comunes en el que caen los mayores a la hora de comprar un juguete para un niño.
La organización de consumidores Facua, con el fin de ayudar a los consumidores a comprar juguetes con criterios racionales y educativos, ofrece una serie de consejos para la compra inteligente de juguetes. En primer lugar, los padres deben concienciarse de que los juguetes, además de ser divertidos, pueden utilizarse como instrumentos para la educación infantil. No hay que dejarse maravillar por los anuncios más sorprendentes.  Lo mejor es rechazar juguetes sexistas o que fomenten conductas agresivas. En torno a los cuatro o cinco años resultan convenientes los juegos de manualidades que ejerciten la habilidad del niño así como el juego en grupo. Cuando los niños son mayores, son recomendables juegos deportivos o electrónicos. Las advertencias del etiquetado deben tenerse muy en cuenta, sobre todo aquéllas que se refieren a la edad. Un juguete diseñado para un niño mayor puede perjudicar seriamente a uno más pequeño.

Hay que elegir los juguetes en función de la edad. | CRISTINA LOPEZ
Hay que elegir los juguetes en función de la edad. | CRISTINA LOPEZ

Su primer año

Desde el nacimiento del niño hasta los seis meses, se puede pensar que a esta edad todavía no se pueden trabajar movimientos, sin embargo ya se están potenciando puesto que el niño coge y manipula todos estos juguetes. Es conveniente que sean adecuados a su tamaño, no tóxicos y con texturas agradables. Es importante que estén elaborados con materiales resistentes, ya que tienden a arrojarlos al suelo de forma sistemática, con colores llamativos y fáciles de limpiar. Los juguetes deben estimular todas las áreas relacionadas con sus sentidos, ya que es a través de ellos como conocen el mundo que les rodea.
A partir de los 6 meses el niño comienza a gatear, ponerse de pie,  etc. En estos meses, predomina el área de movimiento, aunque no deben olvidarse las áreas anteriores y se introducen andadores, alfombras, pelotas, encajables de gran tamaño.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!