Representa actualmente un papel protagonista en la comedia musical ‘El guardaespaldas’ en el Teatro Coliseum de Madrid, espera un buen papel para volver a la televisión y el cine y volverá a grabar en Estados Unidos la segunda parte de la serie ‘Ingobernable’ para Netflix. Es Maxi Iglesias, un atractivo actor con vocación y ganas de hacerlo todo bien.

¿Cómo vive su papel en el musical ‘El guardaespaldas’?
Va muy bien, a nivel profesional supone descubrir cómo enfrentarte a diario ante 1.400 personas y representar un personaje tan icónico como el guardaespaldas. Es muy gratificante ver el resultado día tras día pero no pretendo dejarme influenciar por eso. Haya ese aplauso final o no, pienso que tienes que dar el 100%. Es una filosofía que aplico también a la vida. Tienes que hacer las cosas bien independientemente del reconocimiento que pueda haber después . Al final se trata de una satisfacción propia, de lo tú quieras hacer en la vida.

¿Le ha picado el gusanillo del teatro?
Me ha picado por todo lo que me han comentado los grandes compañeros con los que he trabajado. Actores y actrices como Aitana Sánchez Gijón, José Sacristán, Juan Diego… Gente que me he encontrado durante mis proyectos, que me ha ido contando que el teatro ha sido un elemento clave en sus carreras. Le tenía mucho respeto, me han ofrecido subirme a las tablas en diferentes formatos, pero estaba esperando el momento clave. Me rijo mucho por el momento oportuno, su época, abanico o expansión.

¿Se siente mejor o más cómodo como modelo, actor, presentador…, es un actor ‘multitask’?
Donde más disfruto y más reto siento, más allá del personaje, es actuando. Ante todo, me gusta disfrutar con lo que hago. Enamorarse de la vida que uno hace, intento buscarle el sentido a todo lo que hago, sino no lo hago. Pueden pagar muy bien o ser un trabajo muy notorio para la sociedad, pero si no me llena, no me estimula o no me gusta, no lo hago.

¿Aunque eso le aporte más notoriedad o popularidad?
La popularidad es algo de lo que tienes que saber el precio que has de que pagar. Te puede aportar cosas muy buenas, te abre puertas de sitios únicos a los que no se puede acceder fácilmente, pero ojo con eso. Me encanta la popularidad para temas de ayudas sociales, para darle visibilidad a proyectos que están aparcados en la sociedad. Muchas veces si ves un nombre famoso en un artículo te apetece leer sobre esa enfermedad o sobre ese tema social.

Maxi Iglesias posa en exclusiva para Diario de Ibiza en el Hotel Sir Joan. foto: Aisha Bonet

«Donde más disfruto y más reto siento, más alla del personaje, es actuando. Me gusta disfrutar siempre con lo que hago»

Le he visto leyendo un guion antes de la entrevista. ¿un nuevo proyecto de cine o televisión?
Me gusta leer guiones aunque luego no vaya a participar en el proyecto, me agrada informarme y descubrir en qué trabajan todas esas mentes pensantes. Hay proyectos muy buenos en este país. Últimamente le estoy diciendo que no a muchas cosas, no por nada en especial, sino porque me estoy dedicando en cuerpo y alma al musical en el que trabajo, algo que nunca pensé que requiriese tanta energía. Me gusta hacer las cosas bien.

¿Quizá porque tiene pensado volver a Estados Unidos?
Sé que tengo que volver y hacer la segunda temporada de ‘Ingobernable’ con Kate del Castillo y eso también me condiciona. He dejado de lado un par de proyectos que me interesaban y en los que hubieran encajado, pero debo retomar esta serie en la que hago el papel de un joven hacker perseguido por la Interpol.

¿De nuevo a la televisión?
No solo me metí en este proyecto porque es una serie de Netflix y es internacional, sino porque creía en él, quería estar ahí. Había salido de la serie de Antena 3 ‘La embajada’, y nos apetecía una alternativa. Lo bueno de Netflix es que es una plataforma con la que se puede hablar directo, sin miedo a que la gente se vaya a escandalizar. Se pueden afrontar proyectos más abiertos. Siento que cuando la gente paga es más exigente y condescendiente. Si pago intuyo que me ofrecen algo adicional. En cambio, en una serie en antena, la gente no es tan exigente, no les interesa demasiado, no esperan nada, sólo desconectar.

Ha venido a Ibiza a la presentación del nuevo Seat Ibiza. ¿Qué le aporta ser imagen de un coche tan emblemático?
Más conocimiento sobre los diferentes modelos de Seat y el mundo del motor, que me encanta. En el caso del Seat León, del que es imagen, tiene un peso en el sector muy importante. Me involucro en un proyecto porque me gusta y me interesa. Estamos en Ibiza en invierno y está lloviendo, pero me apetecería igual si estuviera pasando frío en un circuito o en una presentación más seria.

¿Qué es realmente ser embajador de una marca?
Como embajador de una marca tienes que estar en todos lados. No me gusta que me saquen los colores. Por ejemplo, corrí una carrera de 10 km hace unos días en Madrid y luego tenía que estar en un estand de concienciación con el lema ‘Corre la carrera pero no en la carretera’. No podría transmitirle eso a la gente si no hubiera estado en la carrera, no podría transmitir eso.

¿Le interesa el mundo del motor y pilotar coches?
Es un sector diferente al cine, teatro o la televisión ya que la promoción es muy distinta. He tenido oportunidad de probar distintos coches en diferentes circuitos y me encanta, he conocido a gente maravillosa que me ha enseñado mucho sobre el mundo del motor, como Jordi Gener. Me gusta saber de lo que hablo.

Usted ha compartido cartel con actores de renombre ¿Cuál le ha impactado más?
Me siento muy identificado con una serie que se llamaba ‘Toledo’, que hablaba de la mezcla de las tres culturas de la época medieval en España: judía, cristiana y musulmana. Me gustó la responsabilidad que tenía y de lo que hablaba, elementos muy básicos como pueden ser el rechazo de un padre a un hijo, querer avanzar y cambiar cosas y ver y sentir que no puedes o un amor prohibido por diferencias religiosas y sociales. Estaba ambientada años atrás pero podría ser una historia de hoy en día.

¿Qué supuso para su carrera la serie ‘Física y química’?
Sin duda ‘Física y química’ me dio a conocer y relevancia. Pero me he sentido muy a gusto en lo que he hecho recientemente porque siempre intento dar lo mejor de mí y aprender continuamente, ya sea en cursos o con la vida misma.

¿Si pudiera elegir que haría más: cine, teatro o televisión?

Me gustan las tres, todo depende de qué y en qué momento, me gusta ir combinando. Me siento más cómodo en las series, es donde me puedo mover más, el teatro es muy fijo. En las series puedes hablar con guionistas y participar, respetando esa creatividad.

¿La industria cinematográfica española está en un buen momento?
Cada vez es más latente la capacidad que hay. No tanto económicamente sino a nivel de talento. Se está entendiendo más lo que exige el público. A nivel internacional se ve mucho lo que hacemos aquí, hay que aprovechar las plataformas que hay ahora mismo como Netflix, etc… y esto es maravilloso.

¿Se tendría que potenciar más esta industria como en otros países vecinos?
Hay que concienciar a la gente desde pequeños de la cantidad de puestos de trabajo que proporciona y del talento que hay en España.

El joven actor de la serie
‘Física y Química’ es un enamorado de Eivissa, su lugar de descanso y desconexión
firma: Aisha Bonet

¿La televisión está acabando con el cine clásico?.
Creo que una potencia a la otra y viceversa. Hay actores de cine que están dándole un plus de calidad a la series y, al revés, esto genera interés y notoriedad. En mi caso las series me aportan mucho porque luego me dan la posibilidad para que me llamen y hacer cine y si hago una buena película es más fácil que me llamen para hacer series, es recíproco. Lo importante es ofrecer calidad y amplia oferta.

Parece un tópico pero todavía hay que triunfar fuera para que te reconozcan en España.
Para muchos productores esa oportunidad es una manera de percatarse de que tienes una serie de herramientas que otros no tienen. Hay actores a los que por motivos personales, o por comodidad, no les ha apetecido actuar fuera. Personalmente me ha gustado mucho aventurarme a ir a esa zona de no confort, fuera de los amigos, la familia y de tu casa, pese a que a veces lo pasas mal.

¿Le han ayudado?
La primera vez que salí fue para rodar la película ‘Los niños del paraíso’ en Miami, y ahora con ‘Ingobernable’ me he encontrado con un equipo de actores que me han arropado a nivel personal y profesional, que avivan esas ganas de hacer las cosas en conjunto y fuera de España.

Se escapa a menudo a Ibiza. ¿Qué le gusta de la isla?
Me gusta mucho viajar y las playas, no me gusta la saturación así que intento no venir en agosto. Me agrada venir en noviembre para disfrutar de la tranquilidad, tener tiempo para leer, escribir y descansar. Si vengo con amigos quiero disfrutar de buenos restaurantes y de planes divertidos. Las Islas Baleares son destinos muy completos, de Ibiza me gusta el centro para pasear por las callejuelas, las calas de la parte noroeste para desconectar, la puesta de sol. Este verano descubrí en Sant Antoni un lugar muy chulo para ver la puesta de sol, fuera de lo típico, en lo más alto de la isla, donde están las antenas de San Llorenç. También me gusta hacer rutas en moto por la parte norte, la Cala Sant Vicent, etcétera.

El actor de la serie de Netflix ‘Ingobernable’ acudió a la presentación del Seat Ibiza en la isla y pese a la lluvia mostró su mejor cara y profesionalidad. fotos: Aisha Bonet

¿Qué sueña a su edad?
Seguir trabajando y viviendo de lo mío. En cosas cada vez más relevantes y en temas de interés, sin dejar de entretener. Nuestro trabajo es entretener, no somos políticos ni médicos. Viajar y conocer a gente interesante que me sorprenden y enriquecen cada día. Me doy cuenta de que todos nos movemos por los mismos impulsos o necesidades pero todos lo sentimos y actuamos de forma diferente. Gracias a mi profesión tengo más acceso a todo esto. Estoy viviendo un sueño hecho realidad, mi sueño es que esto se prolongue… Hacer una gran producción y viajar a Estados Unidos por trabajo.

- Publicidad -