Hay ocasiones en las que es necesario que se recuerden ciertas verdades y logros para tenerlos presentes y seguir avanzando. Esa mirada cómplice de una madre que dice «Cariño, tú puedes», esas frases célebres de una abuela que recuerda lo que consiguió realizar en época de guerra y esas entrevistas sobre mujeres que consiguen hacer realidad los sueños de muchas. Valle López-Quesada es un ejemplo de incansable luchadora a quien prestar atención para hacer crecer esa voz interior que dice cada mañana: «Deja de quejarte… y construye tu mapa profesional». Así se llama la ponencia que va a dar el 8 de marzo en el Club Diario de Ibiza con motivo de Ewoman.
Inscribirse GRATIS a #eWoman

¿Cómo ha logrado ser la directora comercial de Womenalia?

Fue una casualidad. Hace años tuve la suerte de que me invitaran al ‘Inspiration Day’, un evento que organiza Womenalia y que reúne a más de 1.500 mujeres. Me fascinó y pensé que algún día me gustaría trabajar en Womenalia. Cuando hace un año vi que había una oferta libre para su Dirección Comercial y Expansión del Negocio me lancé. Toda mi carrera profesional ha estado vinculada al mundo del marketing y de la publicidad y siempre muy enfocada al nuevo negocio, con lo cual la labor comercial siempre ha sido mi fuerte.

¿Qué piensa sobre los procesos de selección actuales?

Sin duda, hay mucho que mejorar. Seguimos asistiendo a procesos lamentables de discriminación en los procesos de selección. De hecho, no hace ni un mes que una mujer denunció públicamente haber sido descartada de un proceso para un puesto, con el argumento de que la marca «buscaba un hombre para poder aguantar mejor la presión». En Womenalia, apostamos por ir implementando paulatinamente la selección a través de currículum ciego y así evitar que cualquier prejuicio o estereotipo pueda afectar a la toma de decisiones final.

¿Cree en la educación postgrado o en una formación dentro del entorno laboral?

Creo que ambas opciones son válidas. Los estudios de postgrado aportan una visión global en muchos casos y en concreto a mí me sirvió para reciclar conceptos y tener una visión más amplia de la empresa, pero la formación dentro del entorno también debe darse. Es una manera de seguir evolucionando, de progresar, y forma parte del denominado ‘sueldo emocional’ que cada vez valoran más los empleados.

«a la mujer se le exigen más méritos para optar a un mismo puesto»

¿No es triste que deban existir plataformas como Womenalia que muestran, una vez más, la realidad en la que vivimos?

Realmente lo que es triste es que en pleno siglo XXI aún tengamos que reivindicar el espacio social y laboral que la mujer merece. Nuestro objetivo, sin duda, es hacer visible una realidad, que aunque va evolucionando, deja aún patente todo el trabajo que queda por hacer hasta conseguir que hombres y mujeres disfruten de las mismas oportunidades a todos los niveles. Cuanto más visible lo hagamos, más conciencia generaremos. Nuestro objetivo lo tenemos claro.

¿Cómo es su día a día?

Comienzo el día muy temprano para poder organizarme la agenda y preparar el día: reuniones, visitas, etc. Me gusta despertar a mis hijos, desayunar juntos y llevarles al colegio. Soy una persona que siempre ve el lado positivo de las cosas y creo firmemente en el trabajo en equipo. El día a día suele transcurrir con vistas a clientes, presentaciones de proyecto y la gestión de mi equipo. Intento llegar a casa a cenar pronto y pasar un buen rato con los niños y compartir tiempo de calidad con ellos. Para mí, la gestión de la agenda es la clave. Ahora quiero volver a incorporar una dosis de deporte al mediodía y seguir sacando una hora al día para leer y seguir formándome.

¿Qué valora más en el transcurso de un día laborable?

Tener el equipo tan estupendo con el que cuento. Un buen ambiente de trabajo es fundamental.

¿Cree que existe una palabra mágica que contribuya a una buena dinámica en el trabajo?

Sí, claro. Para mí son «gracias» y «por favor».

¿Cómo compagina la vida laboral y familiar?

No te negaré que, en algunas ocasiones, es difícil conciliar con ello. Hoy por hoy tengo ayuda en casa y un compañero de viaje que para mí es fundamental: mi marido. Sin él no habría sido posible llegar hasta aquí.

Si le llamasen para ir a un colegio y explicar a niños y niñas de diez años en qué consiste su trabajo, ¿cómo lo haría?

¡Lo he hecho! El año pasado, sin ir más lejos, y fue estupendo. María Gómez del Pozuelo y yo fuimos a nuestro antiguo colegio a dar una charla inspiradora a niñas y niños acerca de las oportunidades que tenían y para animarles a que no tuvieran miedo en elegir carreras Steam. Desde hace dos años llevamos a cabo el Observatorio de Mujeres y Tecnología y este es uno de nuestros cometidos. Muchos querían saber en qué consistía nuestro trabajo y qué hacía Womenalia.

Mujer emprendedora. ¿Está a favor o cree que no hace falta poner etiquetas a nadie para demostrar lo que vale?

No se trata de poner o no etiquetas, sino de describir una realidad. Los perfiles profesionales han evolucionado al igual que las necesidades y las oportunidades laborales, por lo que toca reinventarse. Atrás hemos dejado aquello del empleo para toda la vida y hemos pasado a fomentar el trabajo por cuenta propia, la innovación y el diseño de proyectos. Para ello se requieren habilidades determinadas que, por supuesto, hay que poner en valor. Lo cierto es que cada vez existe menos diferencia cuantitativa en el resultado final de hombres y mujeres que se lanzan a emprender, si bien es verdad que la tasa de abandono entre mujeres es mayor dado que uno de los principales handicaps con los que se encuentran es la imposibilidad de conciliar vida laboral, personal y profesional.

¿Cómo es para usted una mujer emprendedora?

Si hay algo que define a la mujer emprendedora es la capacidad de simultanear tareas, la orientación al logro, una alta dosis de compromiso, y la capacidad para la innovación y perseverancia. El hombre también lo tiene, pero a diferencia de la mujer no necesita una aprobación constante.

Trabajar desde casa, ¿a favor o en contra?

Muy a favor. Teletrabajar es un gran avance que nos han traído las nuevas tecnologías. Según los expertos, algunos de los beneficios que se consiguen con el teletrabajo son el aumento de la productividad, la reducción del absentismo y de las enfermedades laborales, una mejora de la calidad de vida, etc. Pero exige, como todo, un alto compromiso por parte de los empleados.

El colectivo directivo está básicamente formado por hombres, pero poco a poco hay más mujeres que consiguen llegar a esos puestos. ¿Qué le diría a su sobrina si le dijese que de mayor quiere ser directiva?

Que si es su sueño, lo persiga. Si se tiene que encontrar un ‘no’ por el camino que no sea el suyo. Y, por supuesto, que persevere, que crea en sí misma y se organice. Planificación, rigor, compromiso y esfuerzo. De ahí, hasta donde quiera llegar.

¿Cómo puede una mujer optar al mismo puesto que un hombre y conseguir sus mismas condiciones?

A día de hoy, a la mujer se le exigen más méritos que a los hombres para optar a un mismo puesto de trabajo. En algunos casos, es incluso la propia mujer la que se frena por el cúmulo de trabas con el que se encuentra. Eso suele ocurrir cuando se analizan los puestos de mayor responsabilidad. Lo triste es que hay mujeres sobradamente preparadas que no acceden a este tipo de puestos de dirección debido a la ausencia de medidas de conciliación.

Recientemente se ha visto la reacción de mujeres famosas reivindicando el papel de la mujer: vestidos negros en la alfombra roja, abanicos con mensajes de protesta enfrente de los photocall y denuncias públicas emitidas en televisión. ¿Cree que es una buena campaña de influencers para despertar esa mujer que reclama lo que es suyo pero no se atreve a hacerlo?

Como comentaba anteriormente, visualizar los logros y el trabajo que aún queda por hacer es necesario para crear conciencia y sumar apoyos. El cambio es responsabilidad de todos, hombres y mujeres. Lo que ocurre es que un exceso desmedido de campañas extremadamente visuales, apoyadas en personas públicas muy mediáticas, por mucha fuerza que puedan tener, podrían llegar a provocar el efecto contrario. Por una parte que la denuncia social se acabe convirtiendo en mero espectáculo y, por otra, que quien esté cansado de este tipo de acciones dé un paso atrás considerándolo una campaña de marketing más.

Gracias a su carrera profesional, ha logrado estar en algunos de los festivales más importantes del sector de la publicidad, como los EFI, el Sol o Cannes. El año pasado, DDB se llevó el Grand Prix, en los EFI, con la campaña para Audi ‘La muñeca que eligió conducir’y McCann arrasó con ‘Una Niña sin miedo’ cuando decidió colocar la estatua de una niña enfrente del Toro de Wall Street. ¿Qué piensa sobre ambas campañas?

Ambas campañas son magníficas. De hecho, recientemente, en Womenalia hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Eva Santos, Global Chief Creative Officer de Proximity Wordlwide, y nos contó cómo surgió la idea: fruto del trabajo en equipo de cliente y agencia y de la valiente decisión de Audi de abanderar, desde la marca, un discurso de paridad dentro de la automoción de lujo.

Inscribirse GRATIS a #eWoman

- Publicidad -