ceba vermella ibicenca
Esta cebolla formada por hojas gruesas cargadas de agua, confiere un gusto suave y fresco a los platos ibicencos.

La huerta de Ibiza ha sido tradicionalmente una fuente de riqueza para la isla, además de la despensa natural de su población. La combinación de gustos locales y adaptación a las condiciones climatológicas de la isla dio lugar a una selección de variedades de hortalizas que se han transmitido de generación en generación como un bagaje vivo estrechamente vinculado a las tradiciones y sabores específicos que están en la base del patrimonio gastronómico de Ibiza. Entre ellas se encuentra la ceba vermella ibicenca.

Este verano, quienes quieran disfrutar de la ceba vermella en la isla, la encontrarán diferenciada en el mercado, dentro de la marca ‘Sabors d’Eivissa, varietat tradicional’, una apuesta promovida por el Grupo de Acción local Leader.
Este verano, quienes quieran disfrutar de la ceba vermella en la isla, la encontrarán diferenciada en el mercado, dentro de la marca ‘Sabors d’Eivissa, varietat tradicional’, una apuesta promovida por el Grupo de Acción local Leader.

Se trata de una cebolla fácil de diferenciar en el mercado gracias a su forma aplanada similar a un disco y su color violeta que se torna a blanco en sus capas más internas. Esta cebolla formada por hojas gruesas cargadas de agua, confiere un gusto suave y fresco a los platos ibicencos, con un toque ligeramente picante, que le proporciona una diferenciación que pocas cebollas en el mercado podrían compararse con ella.

Este verano, quienes quieran disfrutar de la ceba vermella en la isla, la encontrarán diferenciada en el mercado, dentro de la marca ‘Sabors d’Eivissa, varietat tradicional’, una apuesta promovida por el Grupo de Acción local Leader. Sin duda, no hay mejor manera de conservar los productos locales y promocionar su consumo que a través de campañas como esta.

- Publicidad -