La alta gastronomía ha llegado a Ibiza para quedarse. Uno de los primeros chefs galardonado con dos estrellas Michelin que apostó por la isla fue Sergi Arola, hace ahora cuatro años. El restaurante Vi Cool, situado en la terraza del hotel de cinco estrellas Aguas de Ibiza, cumplirá su quinto verano esta temporada igual que el restaurante Sublimotion del chef Paco Roncero, dos estrellas Michelin, que abrió también sus puertas en el año 2014 con un concepto totalmente novedoso y presentándose como el primer espectáculo gastronómico del mundo.

Desde entonces otros grandes nombres de la gastronomía mundial han sembrado su semilla en tierras Pitiüses como los hermanos Albert y Ferrán Adrià que llegaron en el año 2015 con su apuesta junto a Guy Laliberté de Cirque du Soleil, Heart Ibiza y el chef Nobu que aterrizó en Ibiza el año pasado. La temporada 2017 fue especialmente fértil para la proliferación de restaurantes reconocidos a nivel mundial como Zela con el cuatriestrellado chef Ricardo Sanz y el restaurante Tatel, la aventura de Rafa Nadal, Pau Gasol y Enrique Iglesias. Este año se suma a todos ellos el restaurante Espai Kru en Cova Santa, del Grup Iglesias uno de los grupos de restauración más prestigiosos del país.

La fiesta que celebra cada año la familia Torres, propietaria del Hotel Aguas de Ibiza junto al chef y propietario del restaurante Vi Cool, Sergi Arola, supone para muchos de sus invitados el pistoletazo de salida de la nueva temporada. Photocall para inmortalizar el momento junto a la estrella de la noche, vino, cerveza, cava y un gran surtido de divertidos canapés son las delicias para los asistentes a esta gran fiesta que cada año el restaurante celebra con las puertas abiertas al público.

Después de probar los bocados de Vi Cool se sabe que la principal característica de su cocina es que cuenta con un producto de gran calidad, unos tiempos de cocción exactos y una técnica de cocina precisa, pero al contrario de lo que se suele pensar, los grandes chefs no siempre ofrecen platos excesivamente caros. Es más, Sergi Arola se declara abiertamente en contra de «la dicotomía Ibiza-caro» y ofrece platos que además de exquisitos son divertidos y asequibles. «Creo que la gente está cansada de que le cobren una burrada por cosas que no valen ni una décima parte, en general. Por más que sea Eivissa, la gente no es tonta» declaró el chef que recibió con una sonrisa a todos los asistentes a la fiesta.

- Publicidad -